Ebook

Lanzamiento de TINTA ROJA (El escritor desahuciado)

El manuscrito robado

Imagino que muchos de vosotros os acordáis de El escritor desahuciado, publicado por entregas domingo a domingo durante un año en esta casa. Bien, pues Tinta roja no es más que este manuscrito, corregido, revisado y autopublicado en Amazon.

Solo quería comunicaros la noticia de que ya podéis leer esta novela sin interrupciones ni esperas.

Os dejo la sinopsis, mi agradecimiento y un abrazo.

SINOPSIS de Tinta roja

Han pasado veinte años desde que Julio escribiera su primera y única novela. Por entonces, llevado por el sueño de ser escritor, envió su manuscrito a numerosas editoriales y agencias. Nadie le contestó. De manera que decidió dedicarse a los negocios, convirtiéndose en un multimillonario empresario. Pero de la noche a la mañana cae en la más absoluta ruina, y es entonces cuando descubre que aquella historia que escribió siendo casi un muchacho había tenido un destino muy distinto al que imaginaba.

Tinta roja es una novela corta protagonizada por Julio, doña Carmen y su hija Daniela, tres autores que se encuentran en una vieja pensión para escribir la esperada tercera entrega de un libro robado a su autor, en la que los tres serán escritores y protagonistas y uno de ellos deberá morir en el desenlace.

RAZONES PARA PUBLICAR EN AMAZON Y NO AVERGONZARTE COMO ESCRITOR

RAZONES PARA PUBLICAR EN AMAZON Y NO AVERGONZARTE COMO ESCRITOR

¿Existen razones para publicar en Amazon y no sentirte avergonzado como escritor?

Que un autor pase años y años detrás de las editoriales para que finalmente le den un «sí, ya lo leeremos y le avisaremos»; que tenga la santa paciencia de esperar otro año más para leer en su correo «aceptamos su obra»; que después de otro año la vea publicada y le paguen, también otro año después, menos que a cualquiera de los que se lucran con ella, si es que las ventas han dejado algo para el último eslabón de la cadena (el que produce la materia prima), teniendo en cuenta que el producto es mostrado un par de semanas y retirado, con lo cual puede suceder que, si hay adelanto, el escritor no llegue a saldar jamás cuentas con la empresa, además de estar impedido para luchar por su libro porque ni siquiera le pertenecen los derechos; como decía, que un autor padezca este despótico proceso como si fuera un mindundi que no mereciera ni las sobras, solo es culpa suya. Aceptar esta tiranía es del todo descabellado y más en nuestros días.

Antes de seguir, quiero dejar claro que hay honrosas excepciones, de manera que no se sienta aludido todo el mundo y empiecen a lanzar cuchillos los no llamados a esta guerra. Me consta que a veces los tratos son justos, pocos y cada vez menos, la verdad.

Como sabéis los que me conocéis, he padecido en carne propia los ninguneos editoriales y reflexionado mucho sobre este tema desde hace años, y solo se me ocurre que en el fondo aceptar estas totalitarias condiciones de trabajo, más propias del medievo que del siglo XXI, solo puede responder a que hay autores que padecen dos síndromes: el de El primo de zumosol y el de la Pijotería (con perdón por la palabreja). Entono el mea culpa, quede claro que yo padecí el síndrome de El primo de zumosol durante mis primeros años.

El síndrome de El primo de zumosol lo padecen aquellos que sufren falta de confianza, que se sienten incapaces, frágiles ante cualquier adversidad, como esos pequeños que por ser más débiles que sus compañeros tienen que buscar a otros más fuertes para defenderse en el recreo de los mayores que los acosan. Claro, pasa que al primo de zumosol hay que pagarle por protegerte, normalmente con el bocadillo diario, con lo cual el pequeño estará cada vez más delgado y el de zumosol cada vez más fuerte. Esto nos condena a ser los débiles eternamente, o a terminar con la opresión plantándole cara al acosador de una vez por todas.

El síndrome de la Pijoretía es bajo mi punto de vista menos noble que el anterior, me parece más zafio, grotesco y banal, y lo padecen, como su propio nombre indica, los pijos o aspirantes a pijos, especialmente los aspirantes. Me explico, este autor siente la misma sensación de cuando le falta el cocodrilo de Lacoste en sus camisas, se avergüenza como si fuera desnudo por la Gran Vía a las doce del día, pues eso, que si una gran editorial no estampa su sello en sus libros, no son escritores ni son nada, ¡Un libro sin la marca de la editorial! ¡Oh, no, qué bochorno!, qué van a pensar de mí mis coleguis de la pandi. Vamos, que da igual que una camisa sea de más calidad, se arrugue menos, caiga mejor y haya costado diez veces menos, sin cocodrilo es una mierda, bueno, el pijo diría «caquita».

No me cansaré de repetir una y otra vez, si crees que vales para contar historias, si te apasiona la escritura, si quieres vivir de tu trabajo (porque esto es un trabajo tan duro como maravilloso), no escuches cantos de sirenas y no esperes que nadie te dé el pistoletazo de salida cuando quizá ya estés muerto de inanición, lucha y confía, el sello de tus libros eres tú.

Web Mercedes Pinto Maldonado

(Si quieres saber más sobre mis obras y sobre mí te invito a pasarte por mi web oficial picando en la imagen. ¡Gracias!)

EGOCENTRISMO DE LOS ESCRITORES

EL EGOCENTRISMO DE LOS ESCRITORES, MÁS PRESENTE AÚN GRACIAS A AMAZON

 

Mucho se ha hablado y se hablará del dichoso egocentrismo de los escritores, incluso creo que yo dejé por aquí una publicación sobre el tema, me parece que negando esta afirmación, siempre tema de debate entre autores y lectores. Pues el tiempo ha pasado desde entonces y ya no pienso lo mismo. He tenido oportunidad en los últimos años de conocer a muchos compañeros, y también un poco más a mí misma. Sí, por desgracia es cierto: narcisismo, egolatría, egocentrismo, egoísmo, individualismo, vanidad… ¡SOY LO MÁS Y LEVITO POR ENCIMA DEL RESTO DE LOS MORTALES!, son adjetivos atribuibles especialmente a los artistas.

Últimamente he leído y escuchado frases como estas o casi idénticas, os aseguro que no expongo nada que no sea verídico:

«Acabo de escribir una novela buenísima, va a ser un éxito».

Ea, porque tú lo dices, después llegarán los lectores y para qué van a expresarse, tu novela es buenísima de la muerte digan lo que digan.

«Los lectores son tontos».

¿Por qué?, muy sencillo, porque tú escribes mucho mejor que el resto de tus compañeros y vendes mucho menos. Oye, tontos de capirote, pero todos, eh. Que no salvas ni a los pocos que te leen.

«Yo no escribo para los lectores, escribo para mí».

¡Toma castaña! Vamos, que estás en las redes todo el puñetero día dando la tabarra con tus portadas porque te aburres mucho, pero que no se le ocurra a nadie comprar tus obras, que no hace falta.

«He terminado de corregir mi novela y es buena, muy buena. Os va a gustar, estoy seguro/a».

Pues ya está, ¡me la compro ya!, quién mejor que tú, el autor, va a saber que la obra es ‘muy buena’.

«Lo escritores (que se posicionan en las listas de Amazon) son unos chupaculos y malos compañeros».

Claro, claro, cuando mis novelas suben en las listas es mérito propio, por la excelencia de mi prosa, pero si suben otros… eso no puede ser por otro motivo que porque están todo el día tomando café con la cúpula de Amazon.

«(Mensaje recibido por privado) Saludos, Mercedes. Te invito a conocer mi primera novela, es realmente buena, pero necesito que me ayudes a darla a conocer. Me vendría genial que la leyeras y la reseñaras en tus páginas. No te arrepentirás. Te envío el link de compra».

Desde luego este autor/a tiene muchas posibilidades de entrar en el Top, pero no de los autores más leídos, acaba de publicar y ya encabeza las listas de los escritores más ególatras de la historia.

«Escribo por necesidad (refiriéndose a la necesidad de dar rienda a su pasión por la escritura, claro), sin esperar nada».

Bien, eso te honra, el problema es que tus obras no están gratis por la red, sino en plataformas de ventas y con precios no siempre asequibles al lector medio.

«No vendo porque hay más escritores que lectores, no porque mi obra no sea merecedora».

Ya… entonces… a ver si lo he entendido, por esta regla de tres, por poner un ejemplo, ¿de los 65.000 millones de lectores de El alquimista al menos 33 son escritores? No, no. Es verdad que personas que han escrito un libro o dos hay muchas, pero escritores que dedican su vida a la literatura no son ni el cinco por ciento de los que alguna vez publican. No hay tanta competencia, ojalá, eso sería maravilloso para la cultura, y si la hubiera, no es excusa.

«Yo no escribo para lectores de medio pelo».

Esto está muy bien, ya te has quitado de un plumazo a todos los lectores que no tienen el pelo largo ¿no? Pues es un marketing muy original: ‘Atención a todos los que tengan el cabello por la cintura, acabo de escribir una novela exclusivamente para vosotros’.

«Este lector me ha puesto 4 estrellas porque no tiene ni puñetera idea de lo que es la literatura».

Inmediatamente, el humilde lector le pide perdón por no haberse leído todas las obras de la literatura universal antes que la suya y por haberse guardado una estrella porque no le ha parecido el libro de su vida. ¡Olé! El lector que no me pone 5 estrellas es un inculto profundo, porque yo soy el/la divo/a de las letras.

«Si quieres ser una buena persona lee mis novelas, mis personajes son todo un ejemplo».

Vaya, vaya, vaya… sin comentarios, para qué.

Podría seguir hasta aburriros, pero creo que estas muestras ya dicen mucho de la falta de humildad que, sin pudor, publicamos los escritores en los medios.

He vivido y vivo en carne propia los ataques de compañeros por el hecho de tener obras largo tiempo entre las más vendidas, no podéis imaginaros hasta qué punto los colegas (algunos considerados amigos) sacan los cuchillos en cuanto una de tus obras destaca, es de una desvergüenza pasmosa.

Por no hablar de la cantidad de falacias y ofensas que llegan a volcar en las redes ante la desesperación de no poder vivir de su trabajo. Sí, el número de profesionales de las letras que es incapaz de hacer autocrítica creo que supera al de otros colectivos (con todo, sigue siendo una minoría, quede claro).

Tanto es así, que cuando uno de estos autores recibe una crítica, ni siquiera negativa, sino que no encaja con el concepto que tiene de sí mismo, monta unos ciscos en sus páginas que tiembla la red, y es capaz de escribir al mismo Trump para que elimine el falaz comentario. Lo cual tiene un efecto colateral: difícilmente un lector va a hacer público lo que realmente piensa de su obra, si no le gusta, se calla, y se le gusta pero… pone cinco estrellas como soles y se guarda el pero.

Así el magnífico autor podrá decir sin que se le mueva un pelo que sus novelas son las más valoradas, lo que demuestra su excelsitud, y que no vende porque la mayoría de los lectores tiene un paladar tan pedestre que prefiere un bocadillo de mortadela con aceitunas al jamón ibérico.

¡No, no, no y no! El escritor que no empatiza con los lectores no es porque su sensibilidad y creatividad sean más elevadas que las del resto de los mortales, es sencillamente que le falta el número de neuronas espejo mínimo y necesario para respetar al prójimo y meterse en sus zapatos, y la sabiduría e inteligencia para traspasar su piel.

¿No es tan listo, maravilloso, culto, sabio…? Pues también sus letras deben tener la habilidad de saber dejar ese legado en los lectores, ¡que es su principal misión como artista!, porque no conozco un alma más dispuesta a ser sorprendida y educada que la de un lector. Por supuesto que cada cual puede tener su propio concepto del mundo y el arte y escribir para sí mismo, para su madre, para su gato o para un campo de lechugas, ahora bien, de ahí a arremeter constantemente contra los que no le bailan el agua…

Comprendí mucho antes de empezar a publicar que no escribía para mí, lo hacía para comunicarme, para buscar complicidad, para dar salida a mi imaginación y mi manera de percibir el mundo con la esperanza de ser entendida, para dejar un legado, para crear, ganarme la vida con lo que me apasiona, para… Eso sí, si nada de esto se hubiese cumplido, seguiría escribiendo, porque la razón principal de tantas horas frente a mis libretas es que nada me hace disfrutar más. Escribir es como estar enamorado, podrás dar mil razones, pero ninguna de ellas lo explicaría.

Web Mercedes Pinto Maldonado

(Si quieres saber más sobre mis obras y sobre mí te invito a pasarte por mi web oficial picando en la imagen. ¡Gracias!)

NO ES UN ESTRIPTIS, ES QUE NO HAY NADA QUE TAPAR

Imágenes
Creo que ya es hora de aclarar cuentas y datos o, como dicen mis compañeros, de hacer un estriptis amazónico, en este caso sobre Cartas a una extraña.

Antes de nada, deciros que ninguno de mis libros me ha dado tantas alegrías hasta al momento, en todos los sentidos. Cierto que Maldita en tres años ha duplicado en ventas a Cartas a una extraña, pero lo que esta última obra ha conseguido en cuatro meses no me lo esperaba, teniendo en cuenta que en este momento es mucho más complicado destacar en Amazon España, especialmente porque el número de títulos y autores se multiplica cada año . Por otro lado, espero daros pronto una noticia muy importante sobre esta obra, tengo cruzados hasta los dedos de los pies.

He rechazado varios contratos editoriales, tres de ellos antes de autopublicar, yo creo que valió la pena, difícilmente habría podido llegar a más lectores, que es lo que realmente le importa a un escritor, tener a quién comunicar sus historias.

Pero vamos a los datos de la versión digital, los del papel no son tan significativos ni creo que interesen tanto a esos autores que están pensando si subir o no su libro a Amazon.

CARTAS A UNA EXTRAÑA, publicada el 5 de julio de 2015 exclusivamente en Amazon, cuenta hasta ahora con el siguiente historial en su versión en digital:

*Es una de las cinco novelas finalistas del Concurso Indie 2015, habiendo sido la Nº1 en ventas, popularidad y relevancia entre las 1.200 obras presentadas.

*Comentarios: 123, con una puntuación media de 4,2 sobre 5.

*Días en el Top 100 (el 95% en el Top 20): 128

*Posición en el Top general más alta alcanzada: Nº 1 del Top general en Amazon España durante varios días y algún día también en México.

*Ventas desde su publicación, desde el 5 de julio al 9 de noviembre: 5.199

*Páginas leídas desde su publicación, desde el 5 de junio al 9 de noviembre: 682.652

Esta versión digital tiene un precio de 2,99€, lo que me permite obtener un 70% de los beneficios, o sea, restando impuestos, 1,67€ por cada ejemplar, además de 0,006€ aproximadamente por página leída.

Para ahorraros operaciones matemáticas engorrosas, en total 12.774€ en los 135 días de publicación.

cETjb-s0MSC4XQ7Xu9iygJlg30jRVbnFRCRFqBh1OFA

Ya sé que esta es la experiencia de una autora y de uno de sus libros en particular, pero creo que ilustra muy bien las posibilidades que ofrece en este momento el mundo de la autopublicación.

Os seguiré contando.

DIEZ SERIAS DESVENTAJAS DEL LIBRO ELECTRÓNICO

images[5]

1ª Si no te gusta su contenido, no sirve para calzar esa mesa que cojea. Alguien lo ha intentado y se cargó la pantalla.

2ª No podrás decirle a tu pareja que no la llevas a cenar porque ya te has gastado todo el presupuesto de ocio y cultura en libros, ahora te sobra el 70% (más tarde comprobaremos que esto no es tanto así).

3ª Cuando vayas al híper, no podrás pararte a hojear el último best-seller en la misma entrada mientras tu mujer corre los cien metros lisos agarrada al carro, tú ya tienes un ejemplar, antes de que el reponedor hiciera malabarismos para amontonar los quinientos libros.

4ª Tendrás que sujetar con una mano el e-book y con la otra el libro en papel (a ser posible abierto) para poder disfrutar de ese placentero olor a celulosa que acompañaba tus horas de lectura. También puede valer comprarse un frasco de “Maderas de Oriente” y dejarlo abierto sobre la mesa.

5ª No podrás limpiarte las manos con hojas de periódico después de comer sardinas, ni encender la chimenea con las revistas que te llevas al baño; está comprobado que el libro electrónico no sirve para estos menesteres.

6ªTendrás que volver a comprar figuritas en los “chinos”, el e-book no puede rellenar los huecos de tu bonita estantería. También venden libros falsos para esto; quedan muy bien.

7ª Tus amigos tendrán muy complicado saber cuán culto eres cuando te visiten, los libros que guardas en el e-book no son tan visibles. Te quedará el consuelo de que no se irán con tortícolis por haber intentado leer los títulos de los lomos mientras repasaban tu biblioteca.

8ª Lo de dar forma y volumen a ese magnífico bolso de moda que tanto te gusta con el libro más gordo que encontraste en casa de tu hermano, y que ni de coña te piensas leer, se terminó. Ya lo han intentado, no sirve. Aunque resulta muy cool sacar un Kindle del bolso cuando estás buscando el mechero.

9º Aunque tengas que sufrir que tus amigos te tomen por un pervertido, deberás cambiar cuanto antes la palabra “página” por “posición”. Ahora tendrás que decir “voy por la posición tal de mi libro”, y después aclarar que no estás leyendo el “Kamasutra”. Cuesta acostumbrarse, pero es un hecho, muy pronto la palabra “página” se usará tanto como “papiro”.

10º Esta es un verdadero problema en tiempos de crisis, pero… No tendrás más remedio que cambiar de souvenir cuando viajes, lo de llevarle un marcapáginas a cada miembro de tu familia, tan socorrido y barato, se terminó, pronto no servirá para nada. También tendrás que eliminar el libro de la lista de posibles regalos, no hay manera de envolver el digital, prestigiosos ingenieros lo están intentando, pero sin éxito por el momento.

 

No quiero despedirme sin apuntar que si ahora vas a tener que comprar calzadores para los muebles, esencias de “Maderas de Oriente”, figuritas para las estanterías, tonterías varias para rellenar el bolso, más servilletas de papel para las barbacoas, souvenir y regalos de cumpleaños más caros… Pues eso, que igual no te ahorras ese 70% del que hablábamos al principio. Así que volverás a tener excusa para no llevar a tu pareja a cenar y poder quedarte en el sofá leyendo tranquilamente, que es lo que realmente nos gusta a ti y a mí, y a tantos seres humanos desde que se inventara la escritura, en piedra, en papiro, en libro o en e-book.

 

Saludos a todos y hasta pronto.