Autoedición

4 CLAUSULAS DE UN CONTRATO EDITORIAL OBSOLETAS Y EXTRAÑAS

4 CLÁUSULAS DE UN CONTRATO EDITORIAL OBSOLETAS Y EXTRAÑAS

Aunque hace tiempo ya publiqué un artículo sobre los contratos editoriales, pienso que en estos momentos no está de más recordar a los futuros escritores la importancia de examinarlos y reflexionar con calma antes de firmar.

Además, pasados unos años estoy todavía más convencida de que firmar porque estar con este o aquel gran sello editorial es ya un aval puede ser un grave error en nuestra carrera literaria. El verdadero aval son los lectores, son los que deciden el camino que recorrerá nuestro libro, y para llegar a ellos necesitamos que nos abran puertas, no que nos las cierren, y estar dispuestos a trabajar con perseverancia, claro.

Se escapan a mi entendimiento la mayoría de las cláusulas de los contratos de las viejas editoriales. A poco que leamos con una mínima atención los contratos que ofrecen nos daremos cuenta de que están plagados de sinsentidos, al menos para el autor, entre ellos me gustaría reparar en cuatro muy esenciales:

 

4 Cláusulas de un contrato editorial obsoletas y extrañas

1. El tiempo de cesión de derechos de la obra

La mayoría de las editoriales exigen al autor que ceda todos los derechos de la obra contratada un mínimo de siete años. ¿Por qué? ¿Qué objeto tiene este empeño por la parte contratante?

si la obra va bien y es un éxito de ventas, lógicamente el escritor estará encantado de renovar el contrato las veces que sea necesario, y si es un fracaso y no deja beneficios para ninguna de las partes, ¿a qué ese empeño en seguir conservando año tras año unos derechos que no aportan nada más que pérdidas?

Por supuesto, para el autor esto es una esclavitud innecesaria e inexplicable, que además le impide rescatar su obra del ostracismo y luchar para encontrar otras oportunidades.

En definitiva, teniendo en cuenta que un libro tiene en las librerías una visibilidad física de dos o tres semanas y que es del todo imposible que aporte unos beneficios dignos en este tiempo, a no ser que el escritor sea una vieja gloria, ¿no os parece un verdadero enigma esta exigencia? ¿Será que la pasión por la literatura de estas macroempresas del papel es tal que no les importa almacenar palés y palés de libros como si tuvieran un peculiar síndrome de Diógenes literario?

2. Número de ejemplares para el lanzamiento

Vivimos en el siglo XXI, hoy día no es necesario imprimir 5.000 ejemplares en vez de 500 para abaratar el precio de la unidad.

Lanzar miles de libros que no tienen ninguna posibilidad de llegar a las librerías, o de estar en ellas el tiempo suficiente que necesita una masa crítica de consumidores para conocer el producto, es algo que también perjudica al autor.

Como es lógico, las devoluciones de gran parte de la tirada están garantizadas, con una consecuencia nefasta en los royalties del escritor que, aunque pudiera parecer que ha vendido un número determinado durante el primer año, suele encontrarse con que los años siguientes deberá restar de sus ganancias las devoluciones que hacen las librerías.

En definitiva, a las editoriales le saldrá a más bajo costo el ejemplar cuando la tirada es mayor, pero para el autor el coste es mucho más alto a la postre. Ellas rara vez pierden, os lo aseguro.

3. Cesión de la posibilidad de traducciones, películas o cualquier versión de la obra

Este punto es del todo descabellado. La mayoría de las editoriales exigen los derechos de cualquier versión de la obra, aunque solo tengan la intención de publicarla en papel y digital, y en muchos casos solo en digital. ¿Qué sentido tiene secuestrar cualquier otra salida de tu libro si solo quieren el digital, por ejemplo? ¿Qué pasa con esta cláusula?

Muy sencillo: que en el caso de que solo quieran el digital ―para ellos esta versión tiene coste prácticamente cero y todo ganancias―, el autor estará durante siete años imposibilitado para buscar otras vías para papel, audible o cualquier otra modalidad.

4. Pago de los royalties una vez al año y sin mostrar con claridad las cuentas

Puedo entender que sea necesario que las librerías pasen datos de ventas y devoluciones a las editoriales para que estas puedan comunicar al autor sus beneficios; pero, por ejemplo, ¿por qué un año? No lo entiendo, ¿no reciben los editores los números de las ventas en papel cada tres meses?

Por otro lado, esto tal vez se pueda justificar de algún modo para el libro en papel, que tampoco, pero ¿y el digital? ¿Por qué el autor no puede ver y cobrar los beneficios de las ventas mensualmente igual que las empresas editoras? ¿Qué problema habría a este respecto? Es completamente absurdo, de hecho, yo tengo dos de mis libros con Amazon Publishing ―no confundir con KDP de Amazon, que es autopublicación― y puedo saber a diario cuántos ejemplares se venden, en qué versión y en qué país. Y lo mejor, cobro cada mes, como todo hijo de vecino. O sea, pagar a tiempo y con total claridad no es un imposible. Qué extraño todo, ¿no os parece?

 

Hay más cláusulas obsoletas y extrañas en los contratos editoriales tradicionales, pero bajo mi punto de vista estos son los más importantes, por los que debemos pelear. No olvidemos nunca que los libros son nuestros, que somos nosotros los que proporcionamos la materia prima y que hoy día con las plataformas de autopublicación tenemos otras opciones. Las editoriales necesitan a los autores infinitamente más que los autores a las editoriales.

 

Web Mercedes Pinto Maldonado

(Si quieres saber más sobre mis obras y sobre mí te invito a pasarte por mi web oficial picando en la imagen. ¡Gracias!)

KINDLE FLASH DE “HIJOS DE ATENEA”

kf

Saludos, seguidores.

Después de más de tres años, por fin uno de mis libros ha recibido una promoción Kindle Flash en Amazon, así que os dejo la oferta por si a alguno de vosotros os seduce el precio.

Durante todo el día HIJOS DE ATENEA a un precio tentador, 0,79€.
myBook.to/hijosdeatenea

Aprovecho para desearos una feliz semana.

NO ES UN ESTRIPTIS, ES QUE NO HAY NADA QUE TAPAR

Imágenes
Creo que ya es hora de aclarar cuentas y datos o, como dicen mis compañeros, de hacer un estriptis amazónico, en este caso sobre Cartas a una extraña.

Antes de nada, deciros que ninguno de mis libros me ha dado tantas alegrías hasta al momento, en todos los sentidos. Cierto que Maldita en tres años ha duplicado en ventas a Cartas a una extraña, pero lo que esta última obra ha conseguido en cuatro meses no me lo esperaba, teniendo en cuenta que en este momento es mucho más complicado destacar en Amazon España, especialmente porque el número de títulos y autores se multiplica cada año . Por otro lado, espero daros pronto una noticia muy importante sobre esta obra, tengo cruzados hasta los dedos de los pies.

He rechazado varios contratos editoriales, tres de ellos antes de autopublicar, yo creo que valió la pena, difícilmente habría podido llegar a más lectores, que es lo que realmente le importa a un escritor, tener a quién comunicar sus historias.

Pero vamos a los datos de la versión digital, los del papel no son tan significativos ni creo que interesen tanto a esos autores que están pensando si subir o no su libro a Amazon.

CARTAS A UNA EXTRAÑA, publicada el 5 de julio de 2015 exclusivamente en Amazon, cuenta hasta ahora con el siguiente historial en su versión en digital:

*Es una de las cinco novelas finalistas del Concurso Indie 2015, habiendo sido la Nº1 en ventas, popularidad y relevancia entre las 1.200 obras presentadas.

*Comentarios: 123, con una puntuación media de 4,2 sobre 5.

*Días en el Top 100 (el 95% en el Top 20): 128

*Posición en el Top general más alta alcanzada: Nº 1 del Top general en Amazon España durante varios días y algún día también en México.

*Ventas desde su publicación, desde el 5 de julio al 9 de noviembre: 5.199

*Páginas leídas desde su publicación, desde el 5 de junio al 9 de noviembre: 682.652

Esta versión digital tiene un precio de 2,99€, lo que me permite obtener un 70% de los beneficios, o sea, restando impuestos, 1,67€ por cada ejemplar, además de 0,006€ aproximadamente por página leída.

Para ahorraros operaciones matemáticas engorrosas, en total 12.774€ en los 135 días de publicación.

cETjb-s0MSC4XQ7Xu9iygJlg30jRVbnFRCRFqBh1OFA

Ya sé que esta es la experiencia de una autora y de uno de sus libros en particular, pero creo que ilustra muy bien las posibilidades que ofrece en este momento el mundo de la autopublicación.

Os seguiré contando.

EN TVE DOS BEST SELLER AUTOEDITADOS

Tele2

Para los que no pudisteis ver la entrevista, aquí os dejo el vídeo de rtve.es A la carta. Enrique Laso, un autor superventas en todo el mundo, y una servidora os contamos nuestras batallas en el mundo de la edición y presentamos nuestras novelas autoeditadas Los crímenes azules y Cartas a una extraña, ambas best sellers durante meses en Amazon. Es un hecho, por el momento la autoedición es el el camino más acertado para los que comienzan e incluso para los que ya llevamos un camino recorrido.

Tele Tele1 Tele3 Tele4

Aprovecho para dar las gracias a todos los que seguisteis la entrevista y os aconsejo que nos os perdáis las próximas entregas de este novedoso programa, habrá muchos consejos para nuevos escritores y experiencias de autores indies.

Podéis ver la entrevista completa (menos de 15 minutos) aquí:

Entrevista en TVE MiCapítulo 24 a Enrique Laso y Mercedes PInto

EL MUNDO INDIE EN rtve, las cosas están cambiado para los escritores

12179167_946645178750645_1166585588_nEste domingo, día 1, a las 22.45h, seré entrevistada junto a Enrique Laso por Silvia Sánchez en MiCapítulo24, programa que se emite en la cadena 24 horas de rtve, y que reponen los martes a las 20.30h.

Creo que puede ser interesante tanto para escritores como para lectores, Enrique y yo hablaremos del mundo de la autoedición desde nuestra experiencia y un poco de Los crímenes azules y Cartas a una extraña. Es un programa muy dinámico, con un formato original y que no os ocupará más de 15 minutos.

Para todos aquellos que lo veáis, atentos, el lunes haré una pregunta en mi página y biografía de Facebook y sortearé un ejemplar en papel de uno de mis libros, el que elijáis.

Es un hecho, el escritor libre empieza a vivir de su trabajo.

Os espero.