Novela

La última vuelta del Scaife Mercedes Pinto Maldonado ebook mockup

La última vuelta del Scaife (extracto)

Queridos amigos y lectores:

Hoy quiero compartir con vosotros un extracto de mi novela La última vuelta del Scaife. Quizá no es mi obra más conocida, aunque sé que quienes la han leído le tienen un especial cariño. Lo he dicho en muchas ocasiones, este es mi hijo el amado, porque fueron dos años de duro trabajo y porque creo que resultó una historia bella, universal e intemporal. El texto que os traigo, en su esencia, es de rabiosa actualidad. 

Espero que os guste.

***

En el camarote del Woermann, mientras los protagonistas de La última vuelta del scaife viajaban a África del Sudoeste, surgió una conversación entre un judío ortodoxo y un sacerdote católico.

«El padre Marcus fue mi compañero durante gran parte del largo viaje, resultaba muy grato amanecer con sus cordiales buenos días. Los demás ocupantes del camarote también se mostraban contentos de tenerlo entre ellos. Siempre dispuesto a servir y a mantener una buena conversación. Tuve oportunidad de entablar con él muchos diálogos que para mí fueron muy reveladores.

Yo era un joven callado, quizás porque me gustaba escuchar, pero con el padre Marcus intervenía en las conversaciones, incluso acaloradamente, con mucha más frecuencia de lo que era normal en mí.

Una mañana, nos encontrábamos hablando en el camarote de las diferencias de nuestras respectivas religiones y le pregunté:

–¿Por qué los cristianos están tan convencidos de que Jesús fue el Mesías?

El sacerdote, sorprendido por mi directa y clara pregunta, adoptó un gesto más circunspecto de lo que era habitual en él y me contestó:

–No nos faltan razones; razones que avala la Torah que viaja contigo. Según quien la interprete, claro está. Por eso, también tú, que sé eres un estudioso de ésta, encontrarías otras muchas  con las que argumentar lo contrario. Quizás no sea esa la cuestión, aunque podríamos discutirlo. Yo creo que la pregunta sería por qué nos empeñamos en agarrarnos a aquellas cosas que nos diferencian entre nosotros si estamos de acuerdo en lo importante. Es posible que tengamos miedo, miedo a perder nuestra identidad.

–Nunca lo había visto de ese modo –dije con curiosidad.

Pero el padre no había terminado y no quería acabar el comentario sin decirme esto último:

–Si yo aceptara tu credo dejaría de ser católico, lo que siempre he sido, algo que me ha permitido formar parte de un grupo que me ha marcado y guiado toda mi vida, para pertenecer ahora a otra comunidad que al fin y al cabo adolece del mismo defecto que la mía: basar su evangelización en todo aquello que la diferencia del resto de las religiones y no en el credo común de todas ellas, que es lo verdaderamente importante. Dime una cosa Josué, si estamos de acuerdo en lo fundamental, ¿por qué no aceptamos nuestras diferencias? Es posible que los dirigentes de cada una de las distintas formas de culto sean los culpables y hayan empañado el auténtico mensaje en su propio interés, ya que su poder es proporcional al número de fieles; fieles que mantienen gracias a esas diferencias –el padre seguía con su explicación, manifestando abiertamente que aquella cuestión le interesaba especialmente–. Que yo crea que Jesús fue el Mesías y tú todavía lo estés esperando son creencias heredadas de nuestros maestros, quiero decir que, con toda probabilidad, si tú hubieras nacido en una comunidad cristiana, en estos momentos dirigirías tus oraciones a Jesucristo y no tendrías la menor duda de que fue el Mesías y el hijo de Dios. ¿No te parece absurdo que la verdadera identidad de Jesús dependa de que quien hable de él pertenezca a una religión u otra por puro azar? De todas formas, si quieres saber si fue el Mesías o no, deberías de buscar tú mismo la respuesta, porque si yo intentara aclarar tu duda, en el fondo, pensarías que detrás de mis explicaciones se encierra cierto intento de manipulación para captar fieles y, créeme, nada más lejos de mi intención. ¿Por qué crees que me mandan tan lejos? Se me escapan los peces más gordos, no tengo el poder de convencer y en la comunidad a la que pertenecía en un principio provocaba más perjuicio que beneficio.

 

>>LA ÚLTIMA VUELTA DEL SCAIFE EN AMAZON<<

 

Yo seguía sus palabras con gran atención, nunca me habían hablado en aquellos términos sobre un tema tan crucial en mi religión.

–Y después de este discurso –continuó ahora con su acostumbrado tono amable–, déjame decirte que no me cabe ninguna duda de que Jesús fue un judío extraordinario, fiel al mensaje del Padre hasta su muerte, y que cuando he sido asaltado por alguna vacilación sobre si fue o no el esperado Mesías, he buscado la respuesta en su propio ejemplo y mis dudas se han disipado como la noche cuando es sorprendida por el resplandeciente sol.

–Pero… aceptar que una de las religiones está en lo cierto sobre este tipo de cuestiones implica también admitir que las demás están equivocadas –dije en un nuevo intento de encontrar la respuesta.

–Déjame contarte una historia Josué: Hubo una vez un pueblo nómada que llevaba varios días sediento porque no encontraba agua a su paso. Dos de sus hombres, desesperados por la dura situación, decidieron buscar nuevas rutas. Cada uno de ellos propuso un camino diferente, convencido de que su propuesta era la más acertada. Finalmente, el grupo se dividió: unos siguieron al líder que proponía desviarse hacía la derecha y otros al que opinaba que era mucho mejor la ruta de la izquierda. Al día siguiente, los dos grupos se volvieron a encontrar a las orillas de un claro y fresco arroyo que calmó la sed de todos. Solo perdieron la vida aquellos que dejaron de caminar, en uno y otro grupo, faltos de esperanza. Dime, Josué: ¿Quién crees tú que estaba equivocado?

Había prestado gran atención a la historia del padre Marcus y elaboré mi respuesta con suma rapidez:

–Los que dejaron de caminar por falta de esperanza.

–Bien, Josué, tú mismo has disipado tus dudas –dijo el sacerdote dando por terminada la conversación.

Pero no estábamos solos en el camarote, desde una de las literas salió la voz de su ocupante. Un hombre de unos treinta años, que durante el tiempo que llevaba viajando con nosotros apenas se había dignado a saludar. Se incorporó y, mirando en nuestra dirección, nos sorprendió con una pregunta:

–Y ¿qué pasa si decides emprender tu propia búsqueda y no formar parte de ningún grupo? Como usted mismo ha dicho, lo importante es no desfallecer y conservar la esperanza –dijo mirando ahora directamente al padre Marcus.

El sacerdote contestó con gran aplomo a la cuestión del nuevo miembro de la tertulia:

–Supongo que nada, si finalmente llegas al arroyo y calmas tu sed. Pero déjeme decirle que si el camino ya es lo bastante duro estando acompañado de personas que te apoyan y alientan cada vez que te sientes abordado por el desánimo, mucho más lo será si no cuentas con esa ayuda. No es baladí el carácter milenario de las distintas religiones, realmente han calmado la sed de muchos de sus fieles. Y ¿con quién tengo el gusto de conversar? –dijo para finalizar su intervención, tirando de su alzacuellos hacía fuera en un intento de dar un leve descanso a su oprimida y seca garganta.

–Ian, Ian Newman. Gracias por contestar a mi pregunta padre Marcus. –Seguidamente volvió a echarse en su cama, aparentemente satisfecho por la respuesta obtenida».

 

>>LA ÚLTIMA VUELTA DEL SCAIFE EN AMAZON<<

 

Melodia para un forense Mercedes Pinto Maldonado

Melodía para un forense: la nueva obra de Mercedes Pinto Maldonado

Queridos seguidores:

Hoy llego a este rincón ilusionada e inquieta porque mi última novela, Melodía para un forense, ya está a vuestra disposición. Ha dejado de ser totalmente mía, ahora le toca recorrer el duro camino de la crítica. Y la crítica sois vosotros, esos primeros lectores que decidís con vuestra sabia y natural intuición cómo de largo será su recorrido.

Mucho se ha hablado y se habla de cuál es el mejor márquetin para una novela, y es verdad que un buen primer impulso ayuda en el comienzo. Un trabajo del que debemos ocuparnos con tesón e inteligencia y que de ninguna manera podemos desdeñar. Porque, desde luego, es imposible que un lector busque lo que ni siquiera conoce y, entre otras cosas, por eso escribo este post, para que sepáis que Melodía para un forense existe.

Pero la realidad llega después de esos primeros pasos; llega cuando los valientes primeros lectores alcanzan el punto final ––si es que deciden leer hasta la última página–– y hablan de la historia con sus conocidos: sus seguidores en redes, los amigos con los que se toman una caña, los compañeros de trabajo, la cuñada lectora empedernida… Es ahí donde, en verdad, se decide si el libro seguirá abriéndose paso o caminará hacia el ostracismo. Su continuidad depende del boca-oreja, no nos engañemos. Si esto no funciona, nuestra frustración será inminente.

No pocos autores se quejan continuamente de que promocionan hasta el agotamiento y que nada les funciona. Es entonces cuando culpan a editoriales, plataformas de ventas, blogueros o lectores, a los que a veces acusan de malas intenciones, trampas o cualquier treta que justifique que su obra no despega. Es posible que tengan algo de razón y que a su libro le falte una buena promoción, suele pasar; pero no podemos descartar que simplemente el boca-oreja no ha funcionado.

Sí, una novela puede tener todas las estrellas del firmamento en Amazon colocadas por conocidos, amigos, blogueros amables y familiares, y terminar cayendo en el submundo amazónico. Me consta que muchos de los que públicamente dejan sus cinco estrellas y un excelente comentario solo quieren quedar bien con el escritor y después, mientras se toman un café con el amigo, en grupos literarios o en los corrillos de presentaciones de libros cuentan todo lo contrario, lo que de verdad piensan y sienten.

A mí me ha pasado con un par de libros. Sí, sí, los mismos que se llamaban súperamigos y me calzaban cinco estrellas en las plataformas de ventas, cuando daban la vuelta ponían el libro a caer de un burro en grupos de lectores. No podría decir cuándo eran sinceros, los hay que ni siquiera se leían la obra; pero lo cierto es que es esta actitud, la de hablar mal de la obra por detrás, la que hace verdadero daño, al igual que cuando hablan positivamente levantan la novela. Eso sí, el beneficio o el perjuicio solo funciona si es continuado en el tiempo y sostenido por una mayoría sincera, no por cuatro resentidos que nos odien o por cuatro que nos amen con locura. Este es el verdadero márquetin.

 

portada Melodia para un forense

 

Es un hecho que, aunque un pequeño grupo se empecine en hundir tu obra, si en realidad está gustando no tiene nada que hacer; es como una pequeña hormiga intentando aplastar a un elefante; cinco contra cien que, además, no tienen ninguna credibilidad, de manera que, dependiendo de cuántos y quiénes, tampoco debemos inquietarnos. Allá ellos.

Pensad, entre amigos y enemigos ¿cuántos podemos contar?, ¿cien, como mucho? Pues os digo que una novela despega con muchos miles de lectores desconocidos, que están en sus trabajos, en los restaurantes, en su casa un día de lluvia, en las playas, en el metro… Nunca tendremos la dicha de conocerlos para darles las gracias por hablar bien de nuestro libro.

A mí me pasó con Cartas a una extraña que hubo algunos lectores de cierta influencia que hablaban pestes por los rincones, pero el verdadero boca-oreja ya había empezado a funcionar y el tiempo demostró que solo eran opiniones malintencionadas. Hablamos de una novela que lleva la friolera de dos años y medio en el Top 100 y que se ha convertido en un longseller.

Ojo, que hablen mal de una obra no tiene por qué significar que es mala o está mal escrita; en ocasiones, simplemente no está dirigida a esa masa crítica de lectores necesaria para empujarla al éxito, bien por el género, porque es demasiado intimista o porque el tema es de mínimo interés en ese momento. También me ha pasado. Y naturalmente, hay que contar con esos lectores que comentan con toda honestidad que no han disfrutado la historia por el motivo que sea; gustar a todo el mundo es imposible, además de mentira. Claro, tampoco podemos descartar que simplemente sea un tocho infumable.

En fin, que como es lógico estoy muy nerviosa porque hoy comienza la segunda parte de esta apasionante aventura de novelar, esa en la que ya poco puedo hacer porque os pertenece a vosotros; ahora sois los lectores los protagonistas y los que decidiréis si la función debe continuar o si hay que echar el telón.

Espero y deseo que Ray Fox os tambalee, os conmueva, os emocione y os transporte a momentos y lugares de los que no queráis regresar. Es una novela fuerte, con momentos que pueden doler, pero hay que llegar al final para comprender… Bueno, ya me contaréis.

Lectores, Melodía para un forense ya es vuestra.

Abrazos a todos y gracias por seguir a mi lado.

Si has llegado hasta aquí y quieres conocer a Ray Fox y sus melodías, te dejo el enlace de Melodía para un forense: myBook.to/MelodiaForense

mil razones para escribir

3 Consejos para autores indies que quieran escribir novela negra

Todas las novelas tienen su complejidad, pero especialmente cuando el autor quiere ofrecer al lector algo más de lo ya escrito, o simplemente se reta a sí mismo para crecer en su profesión.

No sé cuántos cientos de miles, millones de novelas del género negro se habrán escrito. Cuando comencé a escribir Una de las tres pensé que tendría muy difícil no repetirme. Es verdad que cada historia posee cierta singularidad por mucho que se asemeje a otras escritas, además de contar con el propio estilo del autor; pero esto no es suficiente.

Hasta ahora tengo cuatro novelas que podrían incluirse en el género negro: El fotógrafo de paisajes, Cartas a una extraña, Mensajes desde el lago y Una de las tres. En cada una de ellas he procurado distanciarme de las que conocía, ser yo misma, reinventar el género si hacía falta. ¿Por qué no? ¿Cuál es el problema?

Creo que la pericia está en dejar atrás el miedo de que al final la historia no sea aceptada en este género ni en ningún otro. El artista está obligado a romper moldes, a ofrecer su propia visión del mundo.

 

 

Consejo 1 para escritores indies que quieran escribir novela negra

No debemos dejarnos encorsetar, es primordial que el proceso creativo discurra en absoluta libertad, sin pensar en el resultado hasta que llegue el momento.

Como decía, antes de comenzar a escribir Una de las tres, reflexioné sobre la historia que tenía esbozada en apuntes y me pregunté si valía la pena escribirla y si ofrecía algo nuevo a los lectores. Entonces caí en la cuenta de que el propio planteamiento de la obra era realmente original: la novela exigía tres protagonistas cuyos papeles eran igualmente fundamentales para la trama, además de ser tan idénticas físicamente como diferentes psicológicamente.

Pensé, «Bueno, no he leído todas las novelas de la historia, pero creo que no debe haber muchas con tres protagonistas idénticas cuyas vidas hayan transcurrido en tres ciudades distintas». Parecía fácil en un principio, pero nada que ver, escribir desde tres perspectivas completamente diferentes, tener la capacidad de pasar de un escenario a otro sin desorientarme y a la vez ponérselo fácil al lector fue todo un reto. Por momentos pensé que tendría que abandonar, que tal vez no estaba preparada para un reto de ese calibre. Pero perseveré y la editorial Amazon Publishing se mostró muy interesada en el resultado.

Es curioso, este empeño de ser yo misma en cada una de mis novelas ha hecho que toda mi obra tenga un denominador común que no había advertido hasta hace poco: en el fondo en todas mis historias juego con el espacio y el tiempo, hay como un empeño de los personajes en superar estos parámetros regresando de algún modo a la niñez para comprender el presente.

También en Una de las tres, como en mis novelas anteriores, los personajes principales se enfrentan al reto de superar los obstáculos que suponen en la vida el espacio y el tiempo. Todo esto teniendo en cuenta de que no hablamos de novelas fantásticas, muy al contrario. Quién sabe, tal vez cuando ya no esté entre los vivos me recuerden por esto. ¿No sería genial? Me imagino alguna frase como: «Mercedes Pinto Maldonado fue una escritora cuyas obras son un pulso al tiempo y al espacio». Vaya… suena bien. Por soñar…

En el fondo qué más da cómo te recuerden cuando no estás, al final lo que cuenta es escribir lo que sientes y gozar haciéndolo, claro, y rezar para que el lector también disfrute leyendo el resultado y así poder ganarte la vida.

Consejo 2 para escritores indies que quieran escribir novela negra

No soy la primera en decirlo, pero creo que es de vital importancia recordar los escritores que comienzan la importancia de este consejo: «Lee todo lo que puedas, aprende de los maestros y, cuando abordes tu propia obra, olvídalo todo y sé tú mismo». Me parece que debería ser el único mandamiento para cualquier artista. Cierto, esta premisa no garantiza en absoluto el éxito, pero no hay otro camino para alcanzarlo y, cuanto menos, serás único e irrepetible.

La experiencia acumulada debe servirnos para manejar más y mejor las herramientas a la hora de escribir nuestra propia novela: aumentar nuestro vocabulario, perfeccionar el estilo, coger destreza para que nuestros textos estén claros, dar personalidad a los personajes, elegir de una forma instintiva los escenarios, describir con economía y exactitud para no aburrir al lector… Como digo, otros autores y obras deben ayudarnos a ser más hábiles, pero nunca, nunca, hemos de permitir que nuestras novelas sean una mala copia de otras.

Consejo 3 para escritores indies que quieran escribir novela negra

Querido escritor que comienzas, sé valiente, no tengas miedo a que tu novela no encaje en lo establecido. Al contrario, si tienes una idea novedosa llévala al papel y aventúrate a explorar terrenos desconocidos, esta es la única manera de que tu nombre sea tu propio sello y de aportar algo nuevo a la historia de la literatura. Me estoy acordando de Julio Cortázar, por poner un ejemplo de un escritor que rompió todos los moldes.

Las críticas de Una de las tres dicen que es novela negra, pero no exactamente; que es un thriller, pero distinto; que tiene algo de policíaca, pero que no encaja en este género; que pudiera ser contemporánea, pero…

Nada de lo anterior importa, lo esencial es que los lectores agradecen una historia diferente, llena de sorpresas, que engancha y emociona y que su final no deja a nadie indiferente. Bien, fui valiente y yo diría que lo conseguí; abordé una obra compleja, pero el lector no lo nota y pasa las páginas fluyendo y disfrutando. Qué más da todo lo demás, por qué criticar que una novela se salga de las normas establecidas cuando lo importante es que cumpla su objetivo: arrancar al lector de su realidad para adentrarlo en otra paralela tan fascinante que no desea regresar, como si estuviera disfrutando de un maravilloso sueño del que no quisiera despertar jamás.

 

 

Lo dicho, querido escritor que comienzas lleno de dudas: que nadie te diga jamás lo que quieres escribir, solo los mediocres aconsejan no salirse de las normas.

Entrevista sobre Una de las tres con El búho entre libros

Entrevista sobre Una de las tres con El búho entre libros

En unos momentos complicados como los que estamos viviendo en nuestro país, con una crispación latente, da la sensación que nos hemos vuelto locos y que las redes sociales son un hervidero de odio, insultos, reproches a diestro y siniestro, y no sabemos para qué estamos en ellas. Las redes sociales, los blogs… No son los culpables. Estas son meras herramientas; y nosotros, los que debemos darle un buen uso. Si hay unos culpable somos nosotros.

Y estoy segura que aquellos que le dan un mal uso son minoría. En el caso de escritores como yo es un lujo recibir mensajes de lectores por las redes, el blog… dándote su aliento para continuar. Una escritora sin lectores no es nada. Y gracias a estas herramientas, el contacto de un escritor con sus lectores y viceversa es muy fácil, divertido, instructivo y reconfortante.

Pero en el día de hoy quiero dar las gracias, no a los lectores en general, sino a un grupo de lectores que hacen un uso fantástico de las nuevas tecnologías llevando a la literatura, libros y autores a casa de otros lectores. Hablo de esos booktubers y bloggers literarios que no son reconocidos por casi nadie, pero que juegan hoy día un papel fundamental en el mundo literario y que estoy segura algún día tendrán el reconocimiento que merecen. ¿Quién no ha leído una obra que le ha dejado fascinado gracias a una reseña de un blogger? ¿Quién no ha descubierto a un autor maravilloso si un booktuber no hubiera tenido la idea de darlo a conocer al mundo?

Tengo unos lectores maravillosos. Los mejores. Y también tengo a los mejores bloggers a mi lado, ayudándome, dándome su compañía, sus valiosísimas opiniones, recomendaciones… Hoy solo me apetece daros las gracias. A todos sin excepción. Algún día alguien reconocerá vuestra valiosísima labor, en la mayoría de los casos, de manera desinteresada.

Gracias, gracias y gracias.

Y una de esas personas, en concreto, es Pedro Santos, El búho entre libros, que ha tenido a bien hacerme una entrevista para su canal de Youtube, con motivo del lanzamiento de Una de las tres. Todo un lujo.

Si os apetece saber de dónde surgió la idea para Una de las Tres, qué punto tienen en común todas mis obras, qué tipo de obras no me veo escribiendo, si El fotógrafo de paisajes tendrá una segunda parte, y mucho más, no os perdáis esta entrevista sobre Una de las tres con El búho entre libros.

Os recuerdo que podéis encontrar Una de las tres en Amazon.

Gracias, queridos amigos y lectores.

 

 

bolso sorteo una de las tres 2

Participantes del Sorteo Una de las Tres

Queridos amigos y lectores.

Como ya os indiqué el el artículo que escribí para ello, os dejo el listado de aquellos que podréis ser los afortunados ganadores del bolso que estoy sorteando.

La lista de participantes al Sorteo Una de las tres es la siguiente:

 

1 Mónica Huerta Barbón
2 Milagros Alvarez Cerqueira
3 Rocio Salazar alberola
4 Eva Ruiz
5 Paqui Villar Sánchez
6 Angeles Jaime garcia
7 margarita Corzo taboada
8 Pili Sáez Pérez-Lopez
9 Marina Collazo Casal
10 Lurdes Gol Nortes
11 Chus Hidalgo
12 Juan Manuel Fernández Vicente
13 Mercedes González Santandreu
14 Lucia Beatriz Vinson
15 Lola Exposito Isidro
16 Joana Martínez Cutillas
17 M. Mercè Samper Prunera
18 Mari Carmen Garcia Jimenez
19 Sandra Moreno Iserte
20 Susana Palacios Vinagre
21 Conchita Terre Latorre
22 María Antonia Bueno Alvarez-Arenas
23 Mª Asunción Sansa
24 Lourdes Pérez Freire
25 Celia Garcia muñoz
26 Gema Martín Gonzalez
27 Mari Mar Retortillo Alcón
28 Ágata Vehí de La Paz
29 Claudia Merino
30 margarita gonzalez martinez
31 Mari  trini Collado Collado
32 Begoña Gonzalez
33 Branislava Bicanin Stanisevski

 

El próximo jueves en la página https://www.sortea2.com llevaré a cabo el sorteo y os comunicaré el ganador, con el que posteriormente me pondré en contacto par enviarle el premio.

Os recuerdo las bases del Sorteo Una de las tres.

Os recuerdo que podéis conseguir Una de las tres en Amazon.

¡Suerte a todos!