Consejos para escritores

Mi truco para crear personajes literarios

Mi truco para crear personajes literarios

Que muchos de mis lectores sean otros escritores que me preguntan, me piden consejo, opinión… Es un honor y una responsabilidad. Hoy quiero ayudar a todos los escritores que se preguntan cómo crear personajes literarios. Para ello tengo mi propio “truco” que es el que ahora os voy a contar. ¿Preparados para saber cómo crear personajes literarios para vuestras obras?

 

Estoy buscando material para empezar a montar los andamiajes de mi próxima novela. Naturalmente, la idea original ya es un hecho desde hace semanas y no ha parado de dar vueltas en mi mente hasta ahora, y lo que queda.

Me ocurre mucho que un simple pensamiento de repente se me antoja una buena historia; pero no siempre se asienta lo suficiente, la mayoría de las veces revolotea y se va. Esta vez llegó para quedarse.

El caso es que en un par de días he encontrado los escenarios principales y ya estoy enfrascada en darle personalidad a la protagonista y a todos los personajes secundarios. Os aseguro que es emocionante, algo parecido a insuflar vida soplando cálida y suavemente una y otra vez sobre el papel hasta que ves sus ojos, su pelo, su caminar, su acento, su tono de voz, su pasado, sus fracasos, sus conquistas, sus miedos, sus ilusiones y fantasías… y sobre todo el porqué de su tragedia.

¡Es maravilloso!, para mí el mejor momento del proceso creativo. Si ellos tienen vida, la historia será creíble.

Dicen que lo mejor de mis novelas es el realismo de los personajes, igual es porque me valgo de un truco interesante y divertido: hacer diez preguntas básicas a cada uno de ellos. Si contestan a todas sin titubear quiere decir que se conocen a sí mismos lo suficiente como para formar parte del reparto de mi novela con veracidad y que irán tomando relieve sobre el papel hasta entrar en la mente del lector y apoderarse de ella.

De eso se trata, ¿no?, de que quien lea la historia sea transportado a una realidad paralela que lo haga vibrar hasta el punto de olvidar por completo su propia vida.

Estas diez preguntas de las que os hablo para crear personajes literarios son en realidad muy básicas y serán las respuestas las que mostrarán, además de los rasgos físicos, la profundidad del personaje.

Las 10 preguntas que deberías responder para crear personajes literarios

1ª ¿Cuáles son tus datos fiscales? Edad, lugar de nacimiento, nombre y profesión de tus padres…

2ª ¿Podrías ponerte frente al espejo y describir lo que ves exactamente? Solo los rasgos físicos: color de pelo y ojos, altura, peso, figura…

3ª ¿Cómo dicen los demás que eres tanto física como psíquicamente?

4ª ¿Cuál es el peor momento que recuerdas?

5ª ¿Cuál es el mejor momento que recuerdas?

6ª ¿Cuál es tu mayor deseo?

7ª ¿Cuáles son tus aficiones?

8ª ¿Qué es lo que más miedo te da y lo que más feliz te hace?

9ª ¿Cómo es tu pareja ideal?

10ª ¿Hay algo más que quieras añadir que sea de interés para los lectores?

Como veis son preguntas de lo más simples, pero fundamentales para que los personajes que tomarán las riendas de nuestra historia la vivan con la veracidad que el lector se merece y que exigirá. Pero las respuestas de este test de vida no solo nos servirán para conocerlos, también son fundamentales para consultar datos durante el proceso creativo como la edad que tienen en cada momento, nombre del padre o la madre, día en que nacieron… Especialmente las fechas suelen jugarnos malas pasadas y son motivo de errores de fondo en nuestros textos.

Os he traído ejemplos de dos de mis personajes en los que se aprecian claras diferencias entre ambos. Como veis las respuestas son lo mismo de escuetas en estos dos casos, pero sensiblemente diferentes en su contenido: mientras que Angela Ross se nos presenta como una joven frívola y ambiciosa a la que nada parece importarle más que ella misma y sus caprichos, Ray Fox muestra una personalidad esquiva, solitaria, resentida y algo enfermiza a causa del pasado, además de los rasgos físicos y fiscales propios de cualquier ser humano.

Cómo crear personajes literarios: Ficha técnica de Angela Ross, una de las tres protagonistas de Una de las tres:

Cómo crear personajes literarios: Ficha técnica de Angela Ross

 

Cómo crear personajes literarios: Ficha técnica de Ray Fox, el personaje principal de mi próxima novela Melodía para un forense, que se publicará el 15 de diciembre.

Cómo crear personajes literarios: Ficha técnica de Ray Fox

 

Queda decir que este pequeño informe solo nos sirve como arranque y que durante el desarrollo de la trama irá tomando cada vez más forma, pero es resistente y podremos agarrarnos a él seguros de no divagar en ningún momento. Descubriremos poco a poco cómo caminan, su tono de voz, sus gestos, sus debilidades y las mil aristas propias de la personalidad de cualquier ser humano. Por ejemplo, es fácil imaginar en estos ejemplos tanto el caminar altivo y seguro de Angela como la mirada inquieta, esquiva y a la vez melancólica de Ray.

Pues eso, que lo primero que debe tener un personaje es carácter y personalidad. Así que, si tenemos la idea, los lugares, escenarios, la época y unos personajes de carne y hueso, ya podemos comenzar a escribir nuestra historia.

 

Si quieres conocer a Anegela Ross y el resto de personajes de Una de las tres pica en la siguiente imagen:

 

 

Anuncios
recursos de marketing digital para escritores 3.0

Recursos de marketing digital para escritores 3.0

Hola a todos, soy ManuelMirandaJ. Este mes Mercedes y yo hemos pensado que para los muchos escritores que leen este blog no les vendría nada mal un listado con recursos de marketing digital para escritores 3.0.

Vale, ya lo sé; la pregunta que tos estáis haciendo es…

¿Qué es un escritor 3.0?

Un escritor 3.0 es aquella persona que se dedica al arte de contar historias y publicarlas. Y no solo eso; acude a eventos y encuentros con otros escritores y lectores, está presente en internet con su blog y sus redes sociales, donde publica, comparte contenido de valor propio y ajeno, interactúa con sus lectores, les pregunta, les responde, se preocupa por ellos…

¿Sois vosotros escritores 3.0?

Recursos de marketing digital para escritores 3.0

1. Blog

Os doy la definición que viene en Wikipedia: “Un blog o bitácora es un sitio web que incluye, a modo de diario personal de su autor o autores, contenidos de su interés, actualizados con frecuencia y a menudo comentados por los lectores. Puede tener diversas finalidades​ según el tipo, taxonomía o incluso su autoría, como por ejemplo para reforzar la marca personal del autor, generar información para comunidades temáticas concretas o incluso servir como medio para buscar oportunidades laborales”.

Existen dos herramientas principales a la hora de hacer un blog: Blogger y WordPress. Dentro de WordPress tenemos que distinguir entre wordpress.com y wordpress.org.

Blogger

Es la plataforma preferida por aquellos que poseen una cuenta de correo electrónico en Gmail y que tienen escasos o nulos conocimientos técnicos para crear una web. Es un servicio gratuito en la nube que al crearlo te dará la URL de tu sitio del tipo nombredetublog.blogspot.com.es. Podréis cambiar a una dirección web personalizada por menos de 15 € al año.

WordPress.com

Es como Blogger, un servicio de blogging gratuito en la nube. Es un producto de código abierto, lo que significa que si entendéis de códigos CSS podréis editar el blog como queráis. Igual que Blogger, podréis comprar un dominio para que este no sea una URL sin personalizar, del tipo nombredetublog.wordpress.com.

WordPress.org

En este caso ya no se trata de un servicio en la nube, sino que habréis de descargar la aplicación WordPress e instalarla en vuestro propio servidor web. Para ello necesitaréis contratar un dominio e instalar la aplicación en un servicio de hosting. A partir de ahí las posibilidades son enormes. Tendréis muchas más plantillas (gratuitas y de pago) para hacer un blog a vuestro estilo y podréis añadirle plugins (funcionalidades extra que se le añaden al blog) que lo harán más estético y más funcional.

¿Qué opción elegir?

Si queréis posicionaros en internet como escritores “serios” que apuestan por sus obras y por ellos mismos, la opción es, sin duda alguna, WordPress.org. Os supondrá una inversión de 70-100 euros anuales en el hosting y el dominio, pero si le dais uso habitual al blog, os merecerá la pena. A los escritores que trabajan conmigo les suelo decir que las dos primeras opciones son como ir de un lugar a otro en bicicleta. En WordPress.com, gracias a los plugins, esa bicicleta la podéis transformar en una moto. Y en una moto podréis llegar mucho más lejos que en una bicicleta.

2. Para hacer fotos con frases para las redes sociales

¿Sois escritores habituados a compartir fotos con frases en las redes sociales? ¿Es uno de los tipos de publicación que más os funcionan? Para esto existen muchos servicios online, pero yo os mostraré dos:

Pablo by Buffer

En esta herramienta no solo podréis subir vuestras propias fotografías y añadirles un texto, sino que disponen de un gran banco de imágenes gratuitas. Además, podréis hacer las imágenes en el tamaño adecuado para cada red social. Y si utilizáis Buffer, que hablaremos de ella un poco más adelante, podréis compartirlas directamente sin tener que descargarla en el ordenador.

Adobe Spark

Es una herramienta de diseño gráfico para no diseñadores gráficos que permite crear fácilmente combinaciones de gráfico y texto en 3 formatos:

1. Post: para compartir en las redes sociales.

2. Page: para crear historias web combinando texto e imágenes.

3. Vídeo: para hacer animaciones. No hay que grabar nada; sólo contar la historia y personalizarla con imágenes, iconos y textos.

Os dejo un vídeo tutorial sobre Adobe Spark:

 

3. Grader

¿Utilizáis Twitter? ¿Sabéis si vuestro perfil tiene buen alcance y buen engagement? ¿Tendréis el perfil bien configurado? Pues Grader es una herramienta de Hootsuite (que más adelante veremos qué es y para qué sirve) que os analizará de forma rápida si lo estáis haciendo bien o no.  Esta es la puntuación que me da a mí:

 

Herramientas de marketing digital para escritores 3.0 Grader

 

Y esta es la puntuación que ofrece para el perfil de Mercedes en Twitter:

 

 

La puntuación para cada una de las tres cosas que analiza va desde la C- (la puntuación menor) a la A+ (máxima puntuación) que dará una puntuación global (también entre C- y A+). Pulsando en Next nos ofrece detalle sobre cada una de ellas y qué deberíamos hacer Mercedes y yo para llegar a la máxima puntuación.

4. Para encontrar los mejores hashtags para Twitter e Instagram: Hashtagfy.me

Una de las formas de hacer que vuestros mensajes lleguen más lejos y a más gente en Twitter es el uso de hahstags. Vamos a ver qué hashtags pueden venir bien a la última novela de Mercedes, Una de las tres, que como bien sabéis es una novela negra. Si Mercedes tiene claro que #NovelaNegra debe ser uno de los hahstags principales para promocionar su novela, en esta aplicación podréis ver qué otros hahstags hay relacionados, qué personas son los que más lo utilizan, la popularidad del hashtags, las distintas maneras en que puede encontrarse o el idioma en el que es más utilizado…

Herramientas de marketing digital para escritores 3.0 Hashtagify

5. Calibre para transformar el formato de vuestros ebooks

Tenéis un ebook que queréis vender. Lo tenéis en formato Word, PDF o en ambos. Lo necesitáis en formato Epub, Mobi u otro… ¿Qué hacer?

Pues descargaros Calibre y comenzar a utilizarlo. Calibre no solo os permitirá convertir libros de un formato a otro. Además nos sirve también para organizar nuestra biblioteca y si queremos, pasarle los libros directamente a nuestro lector (una vez conectado al ordenador por el puerto USB). También podemos, desde Calibre, mandar los libros a nuestro lector usando un servidor de correo electrónico, no haciendo necesaria la conexión por USB. Y desde Calibre también podréis añadir la portada y los meta datos del ebook. Aquí tenéis cinco vídeos para saber cómo utilizar Calibre.

6. Feedly

Feedly es un lector de feeds o RSS… Para que me entendáis; al igual que este blog de Mercedes seguiréis otros muchos. ¿Queréis utilizar una herramienta en la que, al entrar en ella, os informe de cuáles de vuestros blogs favoritos han publicado nuevo contenido?

En Feedly podréis:

– Suscribiros a aquellos blogs que os interesen.
– Leer todos los contenidos publicados en ellos.
– Informaros sobre las últimas actualizaciones incorporadas.
– Reunir en un mismo sitio contenido que os interesa.
– Ordenar y filtrar los sitios a través de categorías.

Si queréis más información sobre Feedly no dejéis de leer aquí.

7. Planificador de palabras clave

¿Queréis que cuando alguien hace una búsqueda en Google en sus primeros resultados aparezcan los contenidos de vuestros blogs? Eso es el SEO. Para que ello ocurra deberéis elegir 1 o 2 palabras clave principales para vuestro blog y 5 o 6 palabras clave secundarias para trabajarlas y posicionarlas en el buscador. Así, si alguien busca, por ejemplo “paseo de la fama de la literatura de amazon” en Google, en los primeros 10 resultados aparece dos veces este blog. Y si buscáis “consejos para autores indies” también encontraréis dos enlaces a este blog entre los 10 primeros resultados.

Si queréis más información os dejo un artículo al respecto que publiqué en  mi blog hace poco:

Recomendaciones de SEO para escritores que quieren posicionar su blog en Google

8. Mailchimp

¿Os gustaría tener una relación mucho más directa con muchos de vuestros lectores? ¿Poder comunicaros con ellos de manera regular para darles a conocer vuestras últimas novedades, para que sean los primeros en conocer vuestro próximo libro, etc.? Para ello es imprescindible Mailchimp, un proveedor de servicios de marketing por email que os permitirá obtener una base de datos para con la cual llevar a cabo ese tipo de acciones. Con Mailchimp podréis:

– Crear formularios de alta en vuestro blog.
– Gestionar listas de correo.
– Personalizar cada mensaje.
– Enviar campañas de email marketing.
– Diseñar plantillas de envío.
– Cumplir automáticamente con las leyes anti spam.
– Posibilidad de realizar pruebas A/B enviando dos campañas similares para ver cuál tiene mejor aceptación.
– Viralizar contenidos.
– Medir los resultados de tus campañas y sacar tus propias conclusiones.

9. Herramientas para ahorrar tiempo y programar mensajes

Hootsuite

Hootsuite es una herramienta (o app) desde la que gestionar varios perfiles sociales a la vez. En concreto, actualmente podrás gestionar tres perfiles sociales en Hootsuite sin pagar: perfil de Facebook, Fan Page, Twitter, canal de Youtube, perfil en LinkedIn, Instagram, página de Google Plus… Y otras muchas funciones que se le pueden ir añadiendo.

En la parte gratuita podréis programar hasta un máximo de 30 mensajes a la hora y día que elijas o dejar que Hootsuite, en función de tu actividad y la de tus seguidores, la programe a la mejor hora para ti de forma automática.

Buffer

Es una alternativa a Hootsuite aunque, para mi gusto menos completa… Pero para gustos colores. Si queréis conocer más sobre esta herramienta no dejéis de leer este ertículo.

Hasta aquí varias de las herramientas que creo son imprescindibles de cara al marketing digital para escritores 3.0. Espero que os sirvan, que vayáis a conocerlas y a probarlas y que me contéis si utilizáis alguna otra. Si tenéis alguna duda sobre alguna de ellas, queréis más información… Dejad vuestros comentarios, pasaos por mi blog o escribidme a manuel@manuelmirandaj.es.

Nos vemos.

mil razones para escribir

3 Consejos para autores indies que quieran escribir novela negra

Todas las novelas tienen su complejidad, pero especialmente cuando el autor quiere ofrecer al lector algo más de lo ya escrito, o simplemente se reta a sí mismo para crecer en su profesión.

No sé cuántos cientos de miles, millones de novelas del género negro se habrán escrito. Cuando comencé a escribir Una de las tres pensé que tendría muy difícil no repetirme. Es verdad que cada historia posee cierta singularidad por mucho que se asemeje a otras escritas, además de contar con el propio estilo del autor; pero esto no es suficiente.

Hasta ahora tengo cuatro novelas que podrían incluirse en el género negro: El fotógrafo de paisajes, Cartas a una extraña, Mensajes desde el lago y Una de las tres. En cada una de ellas he procurado distanciarme de las que conocía, ser yo misma, reinventar el género si hacía falta. ¿Por qué no? ¿Cuál es el problema?

Creo que la pericia está en dejar atrás el miedo de que al final la historia no sea aceptada en este género ni en ningún otro. El artista está obligado a romper moldes, a ofrecer su propia visión del mundo.

 

 

Consejo 1 para escritores indies que quieran escribir novela negra

No debemos dejarnos encorsetar, es primordial que el proceso creativo discurra en absoluta libertad, sin pensar en el resultado hasta que llegue el momento.

Como decía, antes de comenzar a escribir Una de las tres, reflexioné sobre la historia que tenía esbozada en apuntes y me pregunté si valía la pena escribirla y si ofrecía algo nuevo a los lectores. Entonces caí en la cuenta de que el propio planteamiento de la obra era realmente original: la novela exigía tres protagonistas cuyos papeles eran igualmente fundamentales para la trama, además de ser tan idénticas físicamente como diferentes psicológicamente.

Pensé, «Bueno, no he leído todas las novelas de la historia, pero creo que no debe haber muchas con tres protagonistas idénticas cuyas vidas hayan transcurrido en tres ciudades distintas». Parecía fácil en un principio, pero nada que ver, escribir desde tres perspectivas completamente diferentes, tener la capacidad de pasar de un escenario a otro sin desorientarme y a la vez ponérselo fácil al lector fue todo un reto. Por momentos pensé que tendría que abandonar, que tal vez no estaba preparada para un reto de ese calibre. Pero perseveré y la editorial Amazon Publishing se mostró muy interesada en el resultado.

Es curioso, este empeño de ser yo misma en cada una de mis novelas ha hecho que toda mi obra tenga un denominador común que no había advertido hasta hace poco: en el fondo en todas mis historias juego con el espacio y el tiempo, hay como un empeño de los personajes en superar estos parámetros regresando de algún modo a la niñez para comprender el presente.

También en Una de las tres, como en mis novelas anteriores, los personajes principales se enfrentan al reto de superar los obstáculos que suponen en la vida el espacio y el tiempo. Todo esto teniendo en cuenta de que no hablamos de novelas fantásticas, muy al contrario. Quién sabe, tal vez cuando ya no esté entre los vivos me recuerden por esto. ¿No sería genial? Me imagino alguna frase como: «Mercedes Pinto Maldonado fue una escritora cuyas obras son un pulso al tiempo y al espacio». Vaya… suena bien. Por soñar…

En el fondo qué más da cómo te recuerden cuando no estás, al final lo que cuenta es escribir lo que sientes y gozar haciéndolo, claro, y rezar para que el lector también disfrute leyendo el resultado y así poder ganarte la vida.

Consejo 2 para escritores indies que quieran escribir novela negra

No soy la primera en decirlo, pero creo que es de vital importancia recordar los escritores que comienzan la importancia de este consejo: «Lee todo lo que puedas, aprende de los maestros y, cuando abordes tu propia obra, olvídalo todo y sé tú mismo». Me parece que debería ser el único mandamiento para cualquier artista. Cierto, esta premisa no garantiza en absoluto el éxito, pero no hay otro camino para alcanzarlo y, cuanto menos, serás único e irrepetible.

La experiencia acumulada debe servirnos para manejar más y mejor las herramientas a la hora de escribir nuestra propia novela: aumentar nuestro vocabulario, perfeccionar el estilo, coger destreza para que nuestros textos estén claros, dar personalidad a los personajes, elegir de una forma instintiva los escenarios, describir con economía y exactitud para no aburrir al lector… Como digo, otros autores y obras deben ayudarnos a ser más hábiles, pero nunca, nunca, hemos de permitir que nuestras novelas sean una mala copia de otras.

Consejo 3 para escritores indies que quieran escribir novela negra

Querido escritor que comienzas, sé valiente, no tengas miedo a que tu novela no encaje en lo establecido. Al contrario, si tienes una idea novedosa llévala al papel y aventúrate a explorar terrenos desconocidos, esta es la única manera de que tu nombre sea tu propio sello y de aportar algo nuevo a la historia de la literatura. Me estoy acordando de Julio Cortázar, por poner un ejemplo de un escritor que rompió todos los moldes.

Las críticas de Una de las tres dicen que es novela negra, pero no exactamente; que es un thriller, pero distinto; que tiene algo de policíaca, pero que no encaja en este género; que pudiera ser contemporánea, pero…

Nada de lo anterior importa, lo esencial es que los lectores agradecen una historia diferente, llena de sorpresas, que engancha y emociona y que su final no deja a nadie indiferente. Bien, fui valiente y yo diría que lo conseguí; abordé una obra compleja, pero el lector no lo nota y pasa las páginas fluyendo y disfrutando. Qué más da todo lo demás, por qué criticar que una novela se salga de las normas establecidas cuando lo importante es que cumpla su objetivo: arrancar al lector de su realidad para adentrarlo en otra paralela tan fascinante que no desea regresar, como si estuviera disfrutando de un maravilloso sueño del que no quisiera despertar jamás.

 

 

Lo dicho, querido escritor que comienzas lleno de dudas: que nadie te diga jamás lo que quieres escribir, solo los mediocres aconsejan no salirse de las normas.

Cómo diseñar la portada de tu libro en 7 pasos

Si tú también te dedicas al arte de contar historias sabrás que una de los aspectos fundamentales de tu obra es la portada del libro o ebook. Un buen diseño de la portada de tu libro captará la atención y despertará la curiosidad sobre su contenido en el posible lector. En cambio, una portada descuidada o poco profesional hará que los potenciales lectores pasen de largo frente a tu obra. Desde que os enseñé la portada de Una de las tres, sois varios los que me habéis preguntado cómo diseñar una portada para vuestro libro. En este casa, la portada de Una de las tres la diseñó la editorial, pero he contactado con ManuelMirandaJ (que me ayuda en temas de Marketing Digital y del diseño gráfico de banners para las redes sociales), para que os explique cómo hacer una portada parecida. Os dejo con él. Espero que os resulte interesante e instructivo.

 

Ante todo, agradecer a Mercedes la posibilidad de volver a escribir en su blog. Una responsabilidad habida cuenta del gran número de lectores que tiene, entre ellos, muchos escritores. Aquellos que lo sois sabéis de la importancia de la portada de vuestro libro. Y tú, si eres lector, sabes que salvo que vayas a la librería a por un libro expresamente, comprarás alguno cuya portada previamente haya llamado tu atención.

“Según un estudio del Wall Street Journal, una persona dedica ocho segundos a mirar la portada de un libro y quince para leer la información de la contraportada”.

¡Entre 8 y 15 segundos tienes para convencer al lector que debe invertir su valioso dinero, y su aún más valioso tiempo, en tu obra!

Si el diseño de la portada de tu libro tiene aspecto amateur, en esos 8 o 15 segundos en los que el posible lector decide, ¿crees que pensará que el interior del libro será amateur o profesional?

El diseño de la portada de tu libro no tiene importancia simplemente desde un aspecto meramente visual.  La portada de tu libro tiene que transmitir los valores de tu obra y los tuyos propios como autor. Una buena portada debería transmitir información sobre el género del libro, los personajes, el lugar en que transcurren los hechos… Debería reflejar en el exterior aquello que va a encontrar en el interior en una misma medida. Porque, igual que hay casos de libros buenos con malas portadas, hay libros con unas portadas que generan unas expectativas que luego el lector no encuentra en el interior de la obra.

Os voy a mostrar una versión de portada de Una de las tres hecha por mí. Ante todo, aclarar que es una versión, no exactamente la misma porque no dispongo del material con el que a Mercedes le han realizado esa gran portada. Hay algún cambio, como por ejemplo, que las dos chicas que acompañan a la protagonista, no son las mismas de la portada original (y  van de blanco en vez de con un vestido rojo).

Ahora sí, vamos a verlo de manera práctica. Advertir a todos los lectores que está hecha en photoshop.

¿Cómo diseñar la portada de tu libro en 7 pasos?

Paso 1 para diseñar la portada de tu libro: tamaño del lienzo

Portada para ebooks

Si es un ebook, la portada se ajustará lo más posible al reproductor que utilice el lector. Un buen tamaño puede ser de 1536 x 2048 píxeles. Por ejemplo, Amazon dice que para diseñar la portada de tu ebook, “el tamaño ideal  para el diseño de su portada debe tener una relación altura/anchura de 1,6:1. En píxeles, esto significa que la imagen debe tener 1600 píxeles de altura por cada 1000 píxeles de anchura. Para que su imagen tenga la máxima calidad, sobre todo en dispositivos de alta definición, la altura de la imagen debería ser de, al menos, 2500 píxeles. La resolución ideal de los archivos de portada es de 2560 x 1600 píxeles”.

Portada para libros físicos

El lienzo de la portada de tu libro en papel dependerá del ancho y alto del libro (un tamaño muy utilizado es el de  6 x 9 pulgadas), del número de páginas, y del tipo de papel. Lo ideal es que, allá donde lo vayas a imprimir, te dijeran el tamaño de la cubierta.

Si eres un autor autopublicado, uno de los lugares más conocidos para autopublicar tu libro es Createspace, perteneciente a Amazon. Aquí tienes 3 posibilidades para calcular el tamaño del lomo de la cubierta:

  1. Papel en color blanco: multiplicar el número de páginas por 0,002252 pulgadas.
  2. Papel en color crema: multiplicar el número de páginas por 0,0025 pulgadas.
  3. Para los libros a color: multiplicar el número de páginas por 0,002347 pulgadas.

Vamos a imaginar que tu libro tendrá un tamaño de 6 pulgadas de ancho, 9 de alto, y en total tendrá 300 páginas (incluidas las páginas en blanco, de agradecimiento, etc.). El papel será en color crema.

¿Cómo calcularías el tamaño de tu portada?

Alto: 9 + (0,125 x 2) = 9,25 pulgadas.

Ancho: (6 + 0,125) x 2 + (300 x 0,0025) = 12,25 + 0,75 (este es el tamaño del lomo) = 13 pulgadas.

¿Qué significa el 0,125?

Es el margen de más que se le añade al tamaño de tu portada para que cuando corten tu portada al imprimir el libro, esta no quede pequeña. Es un margen de seguridad tanto por lo alto como por lo ancho.

¡Debes tener en cuenta que en Creatspace las portadas de los libros no llevan solapas!

como diseñar la portada de tu libro en photoshop para createspace

Fuente: elaborado por ManuelMirandaJ

Paso 2 para diseñar la portada de tu libro: elección de los colores

Rojo, pasión. Verde, naturaleza y salud. Blanco, pureza. Negro, elegancia… ¿Imaginas la portada de un libro sobre salud con un color predominantemente rojo? Los colores juegan un papel fundamental en el diseño de la portada de tu libro. Los colores nos transmiten sensaciones y emociones. ¿Qué sensación quieres transmitir con la portada de tu libro? En función de ello, elige un par o tres colores.

Paso 3 para diseñar la portada de tu libro: tipografía

Al escoger la tipografía correcta para el diseño de la portada de tu libro todo se reduce a la sensación que evoca esa tipografía en los demás. Unas tipografías nos parecen delicadas, otras elegantes, fuertes, antiguas, etc. Si en la elección de colores hablábamos de elegir 2-3 colores, en el caso de la tipografía hablamos de 1 o 2 fuentes de letra.

Un tema para mí muy importante es que el título de tu libro en la portada debe verse muy bien y con claridad, no confundirse con el resto de elementos de la portada, o que estos hagan que la visibilidad de las letras no sea buena.

Puedes conseguir muchos tipos de fuentes para el diseño de la portada de tu libro en este enlace.

Paso 4 para diseñar la portada de tu libro: elección de imágenes

Una vez tenido todo lo anterior, es la hora de buscar las imágenes que formarán parte de tu libro. Entre ellas, la imagen que será protagonista, protagonistas secundarios, fondo de la portada, texturas, etc. Existen una buena cantidad de fuentes para conseguir imágenes para diseñar la portada de tu libro. Si quieres recurrir a imágenes gratuitas, yo suelo acudir a Pixabay. Si quieres imágenes aún mejores, un gran espacio donde encontrar imágenes (de pago) es Shutterstock.

Paso 5 para diseñar la portada de tu libro: edición de las imágenes

Como en tantas y tantas cosas, no existe una ciencia exacta. Particularmente, a mí me gusta trabajar con las imágenes de mayor a menor importancia. Por ejemplo, en la portada de Una de las tres la imagen principal es la de la protagonista; ella es la que debe estar colocada en el mejor lugar y en el espacio más visible y la primera con la que empezar a trabajar. Una vez colocadas todas las imágenes que formarán parte de la portada de tu libro, habrá que retocarlas para que cada imagen individual entre a formar parte del conjunto.

Paso 6 para diseñar la portada de tu libro: elección del formato

Este paso es muy sencillo. Una vez diseñada la portada de tu libro, lo normal es que en las librerías o portales donde vayas a vender tu obra te pidan que el formato de la portada sea JPG o PDF. Alguna también podría pedirlo en formato PNG. En photoshop puedes guardar tu portada en los 3 formatos.

Paso 7 para diseñar la portada de tu libro: algunas consideraciones finales

1. Tanto con las imágenes como con las tipografías, intenta no apurar hasta el máximo en el borde, no sea que a la hora de que impriman el libro te corten la imagen o una palabra.

2. Cuidado con los tipos de colores que utilizas para diseñar la portada de tu libro: no es lo mismo colores tipo RGB (colores que salen de la mezcla rojo, verde y azul), ideales para internet, que colores tipo CMYK (colores que salen de la mezcla cian, magenta, amarillo y negro); estos últimos son los que deben utilizarse para libros físicos.

3. Utiliza imágenes de alta calidad y, de al menos, una resolución de 300 ppp (píxeles por pulgada).

4. Utiliza una tipología clara y legible.

5. Haz una buena sinopsis.

 

Os dejo finalmente la versión que he hecho de la portada de Una de las tres.

 

Y os dejo también en cámara rápida el proceso de diseño de esta portada “alternativa” que le hemos hecho a Mercedes ;)

 

Si tienes alguna duda, sugerencia, opinión… Solo tienes que dejar un comentario. Si quieres contactar, pica en la siguiente imagen:

 

 

reconocer un libro escrito por un escritor fantasma o negro literario

Cómo reconocer un libro escrito por un escritor fantasma

¿Serías capaz de reconocer el libro de un escritor fantasma? Hoy comparto con vosotros cómo se puede distinguir el texto de un escritor fantasma (también conocido como negro literario). Al menos os cuento cómo lo hago yo.

 

Sobre la literatura actual hay un tema que me sorprende y a la vez me inquieta. Aunque parece que no es nada nuevo. He podido comprobarlo recientemente por mera observación. Me refiero a la doble personalidad de algunos escritores, o Trastorno de Identidad Disociativo, que resulta más académico. Y digo algunos, muy pocos; la mayoría no tiene nada que ver con este asunto.

Últimamente me ha pasado que después de leer las obras de tres escritores y quedar satisfecha con la experiencia, he visitado sus páginas (blog, Facebook, Twitter…) y he tenido que asegurarme de estar leyendo a los mismos autores. ¡Es inaudito! Alguien que escribe una novela en la que apenas encuentras las erratas propias de los típicos despistes (no solo de los autores, sino también de correctores), no puede de ninguna de las maneras, escribir en las redes como un niño de diez años. Es cierto que a veces las prisas o no contar con un corrector que te repase el texto dan lugar a deslices gramaticales como olvidar un artículo, comerse una letra, omitir una tilde… incluso cometer graves faltas de ortografía. No me refiero a esto, no son errores accidentales, es su manera natural de escribir, no saben hacerlo mejor.

Por ejemplo, sabemos que los manuscritos originales de la elegante e impecable Jane Austen carecían de una buena ortografía. Bajo mi punto de vista, esto es lo de menos, es algo que se aprende con el estudio y la práctica y se subsana con ayuda profesional. Ella poseía lo importante: imaginación y capacidad narrativa, además de un estilo propio.

Insisto, no estoy hablando de los traspiés propios que se cometen por mucho que se conozca el camino, no, es mucho más interesante. Me refiero a no acertar ni por estadística con el género y número del sujeto y el predicado, o directamente saltarse el sujeto (no porque sea sujeto omitido, sino porque no existe y punto), poner frases a medias y mal hilvanadas (como lo hubiese hecho mi abuela, que la pobre fue al colegio un par de años), escribir subordinadas y pasivas enrevesadas que no se entienden ni echándole imaginación, confundir reiteradamente el imperativo con el infinitivo, no poner jamás la coma después del vocativo, calzar adverbios que no entran en la frase ni a martillazos, escoger las preposiciones al azar, ¡inventar palabras! solo porque a ellos les suenan lógicas en su pobre lenguaje… Es que son muchas cosas. Y no, no cuela, alguien que escribe así en sus páginas no puede ser el autor de un libro medianamente aceptable.

Antes de continuar quiero aclarar algo: yo misma, desde hace doce años, tengo dos libros publicados sin la debida corrección, porque la editorial no se preocupó de hacer su trabajo y yo no tuve la precaución de corregir debidamente antes de enviar el manuscrito. ¡Ay, las prisas del novato! No obstante, creo que no era falta de estilo literario, como son los casos que os apunto, sino de experiencia y práctica. Y también encontraréis alguna que otra errata en el resto de mis obras, nos pasa a todos; en casa tengo libros de grandes autores y conocidas editoriales con erratas que quiebran pupilas. Pero no hay trampa ni cartón, así escribía yo, no hace doce años, sino al menos quince, cuando nacieron estas novelas, y mis errores eran los mismos que podía cometer en mis páginas en aquellos momentos.

reconocer un libro escrito por un escritor fantasma

Pero sigamos con nuestro tema y, para entendernos, pongamos algunos ejemplos vistos últimamente en páginas de escritores con buenas novelas en el mercado. Voy a cambiar algunas palabras para no enfadar a los autores en cuestión, no sea que pasen por aquí, se reconozcan y se líe la de San Quintín; aunque de todas formas al final siempre se da por aludido el que menos tiene que ver. Vamos allá. Os aseguro que para nada exagero.

Frases con género y número distintos a los del sujeto:

Aunque estoy lejos, me ayudáis a seguir luchando por estos mares, muchas veces duro, desagradecido y complicado.

Esto, como comprenderéis, no es un simple descuido, sino una manera genuina de expresarse. Supongo que el escritor quiso decir algo así: «Aunque estoy lejos, siento que me ayudáis a seguir luchando en este difícil mundo, muchas veces duro, desagradecido y complicado». Con todo, cualquier mortal se hubiese expresado con más sencillez y claridad: «Desde la distancia siento que estáis conmigo en esta lucha, a veces dura, ingrata y complicada».

Frases sin sujeto:

De escoger un paisaje u otro.

No es que sea una oración impersonal (algo obvio) o con sujeto omitido porque se sobreentiende, os aseguro que en el texto (de tres líneas) no se intuía ni por asomo el sujeto. Supongo que el autor quiso comunicar algo parecido a esto: «A veces todo depende de qué paisaje elijas», pero son meras conjeturas mías.

Textos escritos como si hablara un indio de las películas del Oeste:

He llegado a casa. Esta tarde no saldré. Me haré café. Para ponerme a estudiar…

Si las lees en voz alta no te librarás del hipo.

Frases con adverbios o conjunciones sin sentido:

Nos saludamos también unos días.

Pues… yo qué sé a qué viene ese «también», en el escueto párrafo no se adivina el motivo del adverbio.

A veces hay que dejar lo que nos hace felices, pero las responsabilidades mandan.

Más de lo mismo, ¿«pero»?, ¿por qué?, si al incluir la conjunción terminamos negando lo que queremos afirmar.

No solo lo digo yo, sino que cada vez se dice más.

Otra frase más de alguien que no sabe escribir. ¿A qué viene el «sino»?, cuando es una conjunción adversativa que contrapone un concepto afirmativo a otro negativo anterior. Tal vez quiso decir: «No solo lo digo yo, cada vez se dice más». O «No lo digo yo, sino gran número de personas». O quitamos el adverbio «solo» o eliminamos la conjunción adversativa «sino». Algo sobra.

Cómo os diría… da la sensación de que el preparado e imaginativo autor quiere demostrar su dominio del lenguaje haciendo filigranas que solo demuestran su pasmosa ignorancia.

 

Palabras inventadas:

Paguato, por pazguato.

Torciente, que tiene la capacidad de torcerse. Supongo.

Mindungui, por mindundi.

Aférrimo, por acérrimo.

Saludos sin sentido o con mensajes cifrados:

Buenos días, en general, y feliz día a todos.

¿A qué viene lo de «en general»? ¿Será que el atento autor desea un buen día a la mayoría, salvando a una minoría, y ya eso de ser feliz que sea para todos? Algo se me escapa.

Frases imperativas con un infinitivo:

Por favor, escuchar esto.

De estas las hay para sembrar la Groenlandia.

Otra que no sé cómo clasificar:

Invito a los que quieran reunirse conmigo a que haga un bizcocho.

Supongo que quiso decir algo así: «Invito a los que quieran reunirse conmigo a hacer un bizcocho». Aunque lo que alguien de a pie diría con toda sencillez sería: «Si os apetece, estáis invitados a hacer un bizcocho conmigo». No, no, sin el «si os apetece» ni el «conmigo», ¿para qué? «Os invito a hacer un bizcocho», la invitación en sí misma brinda la opción de hacer o no el bizcocho con este autor cocinero e indica que no es una obligación.

La frase es digna de analizar: «a que haga»… ¿quién?, ¿él?, ¿tú?, ¿contigo o «sintigo»? Que ya no sé ni lo que me digo. ¡Madre de las letras! No tengo palabras. Esto lo escribo yo en la EGB y mi profesor de lengua se tira por la ventana, máxime cuando este autor ha publicado un libro en el que enseña a escribir una novela.

Vaciedades y bobadas por falta de imaginación y la necesidad incontrolable de asomarse a las redes:

Qué decir cuando te llega una notificación que te avisa de que el autor de uno de tus libros favoritos ha publicado y tú lo dejas todo para saber de primera mano de qué trata, para luego encontrarte esto:

He bajado las persianas porque había mucha luz, porque con tanta luz me cuesta echarme una siesta.

Te quedas mirando tus persianas y te dan ganas de liarte a mamporros con ellas.

Me acaba de pedir amistad una tía buenísima.

¡Anda!, igual es el comienzo de su próxima novela. No, es que no se le ocurre nada mejor y tiene el muro del Facebook muy parado. «¡Horror! Mis lectores se van a olvidar de mí, nooo…».

Hay algunos que han convertido sus páginas en diarios médicos:

Buenos días, estoy feliz, el análisis salió perfecto.

Por fin me quitaron la muela del juicio.

La rodilla bien, pero ahora me duele la cadera. Perdonad que no asome mucho por aquí.

Pero a la media hora se asoma, vaya si se asoma, para dar un importante comunicado:

Gracias por interesaros por mí (tenía tres «me gusta»), me tomé un ibuprofeno y estoy mucho mejor.

Esto es una mínima muestra, os aseguro que me quedo corta. Los autores de estas perlas son reincidentes, incurren a diario en los mismos errores y naderías, ejemplos hay para aburrir. Y lo más importante; son los mismos que tienen novelas publicadas cuyos estilos, si no impecables, son bastante aceptables y hasta dan lecciones sobre cómo escribir correctamente. ¿Es raro o no?

Este insólito fenómeno solo puede tener una de estas tres explicaciones:

Padecen un Trastorno de Identidad Disociativo.

En otra vida fueron grandes autores y aprovechan cada regresión, inducida o espontánea, para novelar.

Tienen un escritor fantasmanegro que escribe por ellos. No vale un corrector por bueno que sea, son textos de difícil arreglo, hay que reescribirlos.