Autoeditar

RAZONES PARA PUBLICAR EN AMAZON Y NO AVERGONZARTE COMO ESCRITOR

RAZONES PARA PUBLICAR EN AMAZON Y NO AVERGONZARTE COMO ESCRITOR

¿Existen razones para publicar en Amazon y no sentirte avergonzado como escritor?

Que un autor pase años y años detrás de las editoriales para que finalmente le den un «sí, ya lo leeremos y le avisaremos»; que tenga la santa paciencia de esperar otro año más para leer en su correo «aceptamos su obra»; que después de otro año la vea publicada y le paguen, también otro año después, menos que a cualquiera de los que se lucran con ella, si es que las ventas han dejado algo para el último eslabón de la cadena (el que produce la materia prima), teniendo en cuenta que el producto es mostrado un par de semanas y retirado, con lo cual puede suceder que, si hay adelanto, el escritor no llegue a saldar jamás cuentas con la empresa, además de estar impedido para luchar por su libro porque ni siquiera le pertenecen los derechos; como decía, que un autor padezca este despótico proceso como si fuera un mindundi que no mereciera ni las sobras, solo es culpa suya. Aceptar esta tiranía es del todo descabellado y más en nuestros días.

Antes de seguir, quiero dejar claro que hay honrosas excepciones, de manera que no se sienta aludido todo el mundo y empiecen a lanzar cuchillos los no llamados a esta guerra. Me consta que a veces los tratos son justos, pocos y cada vez menos, la verdad.

Como sabéis los que me conocéis, he padecido en carne propia los ninguneos editoriales y reflexionado mucho sobre este tema desde hace años, y solo se me ocurre que en el fondo aceptar estas totalitarias condiciones de trabajo, más propias del medievo que del siglo XXI, solo puede responder a que hay autores que padecen dos síndromes: el de El primo de zumosol y el de la Pijotería (con perdón por la palabreja). Entono el mea culpa, quede claro que yo padecí el síndrome de El primo de zumosol durante mis primeros años.

El síndrome de El primo de zumosol lo padecen aquellos que sufren falta de confianza, que se sienten incapaces, frágiles ante cualquier adversidad, como esos pequeños que por ser más débiles que sus compañeros tienen que buscar a otros más fuertes para defenderse en el recreo de los mayores que los acosan. Claro, pasa que al primo de zumosol hay que pagarle por protegerte, normalmente con el bocadillo diario, con lo cual el pequeño estará cada vez más delgado y el de zumosol cada vez más fuerte. Esto nos condena a ser los débiles eternamente, o a terminar con la opresión plantándole cara al acosador de una vez por todas.

El síndrome de la Pijoretía es bajo mi punto de vista menos noble que el anterior, me parece más zafio, grotesco y banal, y lo padecen, como su propio nombre indica, los pijos o aspirantes a pijos, especialmente los aspirantes. Me explico, este autor siente la misma sensación de cuando le falta el cocodrilo de Lacoste en sus camisas, se avergüenza como si fuera desnudo por la Gran Vía a las doce del día, pues eso, que si una gran editorial no estampa su sello en sus libros, no son escritores ni son nada, ¡Un libro sin la marca de la editorial! ¡Oh, no, qué bochorno!, qué van a pensar de mí mis coleguis de la pandi. Vamos, que da igual que una camisa sea de más calidad, se arrugue menos, caiga mejor y haya costado diez veces menos, sin cocodrilo es una mierda, bueno, el pijo diría «caquita».

No me cansaré de repetir una y otra vez, si crees que vales para contar historias, si te apasiona la escritura, si quieres vivir de tu trabajo (porque esto es un trabajo tan duro como maravilloso), no escuches cantos de sirenas y no esperes que nadie te dé el pistoletazo de salida cuando quizá ya estés muerto de inanición, lucha y confía, el sello de tus libros eres tú.

Web Mercedes Pinto Maldonado

(Si quieres saber más sobre mis obras y sobre mí te invito a pasarte por mi web oficial picando en la imagen. ¡Gracias!)

pasos para autoeditar un libro en papel

Pasos para autoeditar un libro en papel

HE AUTOEDITADO EN PAPEL, como Dostoievski, Twain, Alan Poe, Hemingway… Y me siento orgullosa de mi trabajo.

 

Reflexiones anteriores a autoeditar un libro en papel

En varias ocasiones he comentado que, después de mi experiencia con editoriales, tenía la intención de autoeditar mis próximas obras.

Conste, una vez más, que nadie me engañó, simplemente me pudo el ansia  y no valoré objetivamente lo que me ofrecían y las consecuencias.

La cuestión es que tal y como yo lo veo, en estos momentos más que nunca la autopublicación es una opción muy interesante para el autor. Es más, no me cabe duda de que la dignidad de la obra la aporta en su totalidad el propio escritor, no las marcas y sellos editoriales.

Como en cualquier labor, el celo que ponga el artesano en su creación es lo que otorga valor al resultado. En nuestras historias hemos de poner el corazón y la cabeza a partes iguales; son sueños nacidos del don que se pulen con el oficio. Todo lo que ocurra después servirá o no para hacerlas llegar a los lectores, pero que no se lean no quita un ápice de su valía.

Por supuesto, el escritor independiente no termina su trabajo después de una exhaustiva corrección. Si quiere que los lectores conviertan su manuscrito en un libro ha de llegar a ellos. Maquetación, portada, book tráiler, subida a las webs para publicación… Todo esto también lleva su tiempo y muchos quebraderos de cabeza y hay que poner el mismo empeño que durante el proceso de escritura.

Confieso que ansío un buen contrato y poder dedicarme plenamente a escribir; he recibido ofertas pero no las he considerado aceptables, así que mientras llega ese momento…

He hecho todo lo posible porque este trabajo que hoy os presento sea digno de vosotros y no echéis de menos la mano editorial, y también por poner un precio asequible y justo para todas las partes: Hijos de Atenea ya está en papel gracias a la plataforma de Amazon CreateSpace. Me siento orgullosa de ser indie en estos momentos, como seguramente se sentirían en su época Dostoievski, que pidió dinero a sus amigos para costear sus libros, Nietzsche, que pagó de su bolsillo la autoedición de 50 ejemplares de Así habló Zaratustra o Lewis Carroll, que hizo lo mismo con Alicia en el País de las Maravillas, y tantos… Marcel Proust, Alejandro Dumas, Rudyard Kipling, Mark Twain, Edgard Alan Poe, George Bernard Shaw o Ernest Hemingway. Sí, fueron grandes antes de que los buscaran las editoriales y a pesar de ellas. Se me ocurre… ¿cuántos de los autores indies de nuestros días pasarán a la historia de la literatura?

Para ilustrar objetivamente todo el proceso de elaboración, desde que surgiera esa primera semilla de Hijos de Atenea hasta su publicación en papel, os dejo un esquema de lo ocurrido en el tiempo.

Pasos para autoeditar un libro en papel

1º MADURACÓN DE LA IDEA

Elección de los lugares y el tiempo en los que se desarrollará la obra, construcción de personajes, visualización de vídeos y recopilación de documentación básica:

Desde marzo hasta septiembre de 2012+1

 20141025_205822

2º ESCRITURA DEL MANUSCRITO EN LIBRETAS

Desarrollo de la historia sobre el papel (literalmente), desde la primera palabra hasta el punto y final. Periodo totalmente creativo e intimista:

Desde septiembre de 2012+1 hasta abril de 2014

20131219_103149

3º TRANSCRIPCIÓN AL WORD

Escribir el contenido de las libretas en el ordenador y aprovechar para una primera corrección, sobre todo de contenido, con la ayuda de una de mis lectoras, Eva M. Ruiz:

Desde el 15 de abril hasta el 10 de mayo de 2014

20140525_151736

4º CORRECCIONES EN COLABORACIÓN CON LOS LECTORES CERO Y SINOPSIS

Corrección ortográfica, ortotipográfica, sintáctica y de contenido en estrecha colaboración con cinco lectores cero: Eva M. Ruiz, Julio Rodríguez, A. C. R, Carmen Franco y Juan Manuel Fernández:

Desde el 10 de mayo hasta el 30 de agosto de 2014

20141026_160224

5º PREPARATIVOS PARA LA PUBLICACIÓN EN DIGITAL

Maquetación en Word y elección y montaje de portada en colaboración con la diseñadora de imágenes Mari Carmen López:

Julio y agosto de 2014

10665309_728327347249097_1898817420817391435_n 10733610_728405720574593_579992222_n 10734174_728764340538731_4727977027505611797_n 0 Hijos De Atenea Portada red

6º MONTAJE DE BOOK TRÁILER

Elección de imágenes, música y texto y pruebas de visualización con la diseñadora y experta en montajes de vídeos Rocío Rodríguez:

Mes de septiembre de 2014

7º SUBIDA A AMAZON DE LA VERSIÓN DIGITAL

7 de septiembre de 2014

HDA Digital

8º MAQUETACIÓN PARA LA VERSIÓN EN PAPEL

En colaboración con la maquetadora Carmen Franco, preparación del texto en PDF para la versión en papel:

Desde el 20 de septiembre hasta el 15 de octubre de 2014

Prueba HDA

9º MONTAJE CUBIERTA PARA PAPEL

En colaboración con Mari Carmen López, montaje de la cubierta en PDF para papel y elección de imágenes para páginas y publicidad:

Del 1 al 15 de octubre de 2014.

Cubierta

10º SUBIDA DE LOS ARCHIVOS A CREATESPACE

Del 5 al 15 de octubre de 2014.

HDA CreateSpace

 

 

En definitiva, 595 días, a una media de ocho horas diarias, de duro y exhaustivo trabajo para una novela histórica de 258 páginas, que no ha requerido excesiva documentación y que finalmente resultó más ligera de lo esperado. Ya está, y ahora empieza el verdadero trabajo: hacerla llegar a los lectores y velar por ella el resto de mi vida. Me consuela pensar que vivirá eternamente, para bien o para mal… Sí, valió la pena. Ya está en preventa y mañana o pasado totalmente disponible. Así que, para los que os negáis a abandonar el tacto y al olor del papel, aquí tenéis el resultado:

http://www.amazon.es/Hijos-Atenea-esclavo-sab%C3%ADa-leer/dp/1502863545/ref=sr_1_8?ie=UTF8&qid=1414273069&sr=8-8&keywords=mercedes+pinto+maldonado

Un último inciso: el trabajo y el tiempo que dediqué al resto de mis obras publicadas con editoriales no dista mucho del que he empleado en esta autoeditada. Esta es mi experiencia.

Web Mercedes Pinto Maldonado

(Si quieres saber más sobre mis obras y sobre mí te invito a pasarte por mi web oficial picando en la imagen. ¡Gracias!)