Mercedes Pinto Maldonado

La última vuelta del Scaife Mercedes Pinto Maldonado ebook mockup

La última vuelta del Scaife (extracto)

Queridos amigos y lectores:

Hoy quiero compartir con vosotros un extracto de mi novela La última vuelta del Scaife. Quizá no es mi obra más conocida, aunque sé que quienes la han leído le tienen un especial cariño. Lo he dicho en muchas ocasiones, este es mi hijo el amado, porque fueron dos años de duro trabajo y porque creo que resultó una historia bella, universal e intemporal. El texto que os traigo, en su esencia, es de rabiosa actualidad. 

Espero que os guste.

***

En el camarote del Woermann, mientras los protagonistas de La última vuelta del scaife viajaban a África del Sudoeste, surgió una conversación entre un judío ortodoxo y un sacerdote católico.

«El padre Marcus fue mi compañero durante gran parte del largo viaje, resultaba muy grato amanecer con sus cordiales buenos días. Los demás ocupantes del camarote también se mostraban contentos de tenerlo entre ellos. Siempre dispuesto a servir y a mantener una buena conversación. Tuve oportunidad de entablar con él muchos diálogos que para mí fueron muy reveladores.

Yo era un joven callado, quizás porque me gustaba escuchar, pero con el padre Marcus intervenía en las conversaciones, incluso acaloradamente, con mucha más frecuencia de lo que era normal en mí.

Una mañana, nos encontrábamos hablando en el camarote de las diferencias de nuestras respectivas religiones y le pregunté:

–¿Por qué los cristianos están tan convencidos de que Jesús fue el Mesías?

El sacerdote, sorprendido por mi directa y clara pregunta, adoptó un gesto más circunspecto de lo que era habitual en él y me contestó:

–No nos faltan razones; razones que avala la Torah que viaja contigo. Según quien la interprete, claro está. Por eso, también tú, que sé eres un estudioso de ésta, encontrarías otras muchas  con las que argumentar lo contrario. Quizás no sea esa la cuestión, aunque podríamos discutirlo. Yo creo que la pregunta sería por qué nos empeñamos en agarrarnos a aquellas cosas que nos diferencian entre nosotros si estamos de acuerdo en lo importante. Es posible que tengamos miedo, miedo a perder nuestra identidad.

–Nunca lo había visto de ese modo –dije con curiosidad.

Pero el padre no había terminado y no quería acabar el comentario sin decirme esto último:

–Si yo aceptara tu credo dejaría de ser católico, lo que siempre he sido, algo que me ha permitido formar parte de un grupo que me ha marcado y guiado toda mi vida, para pertenecer ahora a otra comunidad que al fin y al cabo adolece del mismo defecto que la mía: basar su evangelización en todo aquello que la diferencia del resto de las religiones y no en el credo común de todas ellas, que es lo verdaderamente importante. Dime una cosa Josué, si estamos de acuerdo en lo fundamental, ¿por qué no aceptamos nuestras diferencias? Es posible que los dirigentes de cada una de las distintas formas de culto sean los culpables y hayan empañado el auténtico mensaje en su propio interés, ya que su poder es proporcional al número de fieles; fieles que mantienen gracias a esas diferencias –el padre seguía con su explicación, manifestando abiertamente que aquella cuestión le interesaba especialmente–. Que yo crea que Jesús fue el Mesías y tú todavía lo estés esperando son creencias heredadas de nuestros maestros, quiero decir que, con toda probabilidad, si tú hubieras nacido en una comunidad cristiana, en estos momentos dirigirías tus oraciones a Jesucristo y no tendrías la menor duda de que fue el Mesías y el hijo de Dios. ¿No te parece absurdo que la verdadera identidad de Jesús dependa de que quien hable de él pertenezca a una religión u otra por puro azar? De todas formas, si quieres saber si fue el Mesías o no, deberías de buscar tú mismo la respuesta, porque si yo intentara aclarar tu duda, en el fondo, pensarías que detrás de mis explicaciones se encierra cierto intento de manipulación para captar fieles y, créeme, nada más lejos de mi intención. ¿Por qué crees que me mandan tan lejos? Se me escapan los peces más gordos, no tengo el poder de convencer y en la comunidad a la que pertenecía en un principio provocaba más perjuicio que beneficio.

 

>>LA ÚLTIMA VUELTA DEL SCAIFE EN AMAZON<<

 

Yo seguía sus palabras con gran atención, nunca me habían hablado en aquellos términos sobre un tema tan crucial en mi religión.

–Y después de este discurso –continuó ahora con su acostumbrado tono amable–, déjame decirte que no me cabe ninguna duda de que Jesús fue un judío extraordinario, fiel al mensaje del Padre hasta su muerte, y que cuando he sido asaltado por alguna vacilación sobre si fue o no el esperado Mesías, he buscado la respuesta en su propio ejemplo y mis dudas se han disipado como la noche cuando es sorprendida por el resplandeciente sol.

–Pero… aceptar que una de las religiones está en lo cierto sobre este tipo de cuestiones implica también admitir que las demás están equivocadas –dije en un nuevo intento de encontrar la respuesta.

–Déjame contarte una historia Josué: Hubo una vez un pueblo nómada que llevaba varios días sediento porque no encontraba agua a su paso. Dos de sus hombres, desesperados por la dura situación, decidieron buscar nuevas rutas. Cada uno de ellos propuso un camino diferente, convencido de que su propuesta era la más acertada. Finalmente, el grupo se dividió: unos siguieron al líder que proponía desviarse hacía la derecha y otros al que opinaba que era mucho mejor la ruta de la izquierda. Al día siguiente, los dos grupos se volvieron a encontrar a las orillas de un claro y fresco arroyo que calmó la sed de todos. Solo perdieron la vida aquellos que dejaron de caminar, en uno y otro grupo, faltos de esperanza. Dime, Josué: ¿Quién crees tú que estaba equivocado?

Había prestado gran atención a la historia del padre Marcus y elaboré mi respuesta con suma rapidez:

–Los que dejaron de caminar por falta de esperanza.

–Bien, Josué, tú mismo has disipado tus dudas –dijo el sacerdote dando por terminada la conversación.

Pero no estábamos solos en el camarote, desde una de las literas salió la voz de su ocupante. Un hombre de unos treinta años, que durante el tiempo que llevaba viajando con nosotros apenas se había dignado a saludar. Se incorporó y, mirando en nuestra dirección, nos sorprendió con una pregunta:

–Y ¿qué pasa si decides emprender tu propia búsqueda y no formar parte de ningún grupo? Como usted mismo ha dicho, lo importante es no desfallecer y conservar la esperanza –dijo mirando ahora directamente al padre Marcus.

El sacerdote contestó con gran aplomo a la cuestión del nuevo miembro de la tertulia:

–Supongo que nada, si finalmente llegas al arroyo y calmas tu sed. Pero déjeme decirle que si el camino ya es lo bastante duro estando acompañado de personas que te apoyan y alientan cada vez que te sientes abordado por el desánimo, mucho más lo será si no cuentas con esa ayuda. No es baladí el carácter milenario de las distintas religiones, realmente han calmado la sed de muchos de sus fieles. Y ¿con quién tengo el gusto de conversar? –dijo para finalizar su intervención, tirando de su alzacuellos hacía fuera en un intento de dar un leve descanso a su oprimida y seca garganta.

–Ian, Ian Newman. Gracias por contestar a mi pregunta padre Marcus. –Seguidamente volvió a echarse en su cama, aparentemente satisfecho por la respuesta obtenida».

 

>>LA ÚLTIMA VUELTA DEL SCAIFE EN AMAZON<<

 

Anuncios
entrevista a mercedes pinto maldonado de mis amigas

La entrevista a Mercedes Pinto Maldonado más cabroncilla (con perdón) que vas a leer

Empezamos este 2018 con fuerza.

Los amigos son los que más saben de nosotros, ellos han visitado los recovecos de nuestra alma. Es por esto que le he pedido a mi amiga Eva M. Ruiz que me haga una entrevista, porque sabía que dispararía a matar y resultaría distinta a las muchas que he contestado durante años. Son doce preguntas, diez de su autoría y dos de otras grandes amigas, Ágata y Cita.

Ja, ja, ja… qué cabroncillas han sido las puñeteras.

 

Eva: En el Talento de Nano nos encontramos con un niño al que ridiculizan. ¿Has tenido en tu niñez algún tipo de acoso? ¿Cómo surge el personaje de Nano?

Yo: Sí, yo también fui una niña llena de miedos a causa de compañeras insensibles y sectarias que decidían qué alumnos pasarían el curso aislados, al margen de los más populares. Yo me moría por formar parte de estas famosas pandillas, no porque admirara a sus miembros, sino para que dejaran de ridiculizarme. Para un niño que está empezando a conocer el mundo es muy duro enfrentarse a este tipo de pruebas, te sientes tremendamente solo y vulnerable. Debieron pasar unos años hasta comprender que, en realidad, el acosador sufre más miedos que el acosado. De cualquier manera, esa etapa de mi vida me dejó tal experiencia que soy capaz de advertir este tipo de personalidad con mucha facilidad y enseguida me distancio de esas personas tan dañinas. Me gustaría tener la sabiduría suficiente como para estar cerca pero, aunque comprendo que ellas también sufren su tribulación, no puedo, me afecta demasiado. Necesito tener personas educadas y amables a mi alrededor, y sobre todo fieles. La traición me hunde.

 

Eva: Kuaima es un personaje que sufre desde su niñez; ¿por qué tiene esa bondad y no guarda ningún rencor a pesar de todo lo que le aconteció?

Yo: Kuaima es un ser especialmente espiritual a causa de las intensas emociones vividas desde su tierna infancia: fue tan amado como odiado, y pronto comprendió que elegir el amor es el camino hacia la felicidad. Este africano bantú es un ejemplo de que a veces la naturaleza da seres excepcionales tanto física como espiritualmente.

 

Eva: ¿Con cuál de tus personajes tendrías un affaire?

Yo: Siento decepcionarte, querida Eva, pero jamás engañaría a mi marido; nunca lo he hecho, ni en los momentos más duros y tentadores, así que con ninguno. Aunque tengo que reconocer que a todos me los he llevado a la cama, incluso a varios a la vez.

 

Eva: ¿Con cuál podrías tener una relación seria?

Yo: ¿Seria? Ja, ja, ja, … Yo tengo una relación seria e intensa desde los quince años. Bueno, pongámonos en el supuesto de que tengo treinta años y estoy soltera y sin compromiso, voy a hacer un esfuerzo mental. A ver,… ufff…, solo se me ocurre Eliot, el batería de la orquesta de Amy Ros; es un personaje secundario que seguramente los lectores olvidarán con facilidad, pero a mí me parece muy atractivo y sensible.

 

Eva: ¿Con qué personaje no podrías ni tomar un café?

Yo: Pero ¿qué te hace pensar que no he tomado café con mis personajes? Lo he hecho con todos, absolutamente todos, incluso con los más indeseables. La mayoría de mis cafés ––y son muchos––, los tomo con los personajes de la novela que estoy escribiendo en ese momento. Oye, no hay nada como compartir café con ellos para conocerlos como es debido, esto hace que después el lector los sienta como si fueran reales.

 

Eva: ¿Has tenido algún sueño erótico con alguno de ellos?

Yo: A eso no puedo contestarte, ten en cuenta que mis hijos y mi marido siguen mi blog. Menudo cachondeo íbamos a tener en la próxima comida familiar. Por favor, soy madre y abuela, yo no tengo vida sexual ––le estoy guiñando un ojo––.

 

Eva: ¿Y pesadillas?

Yo: Sí, en especial recuerdo que mientras escribía Una de las tres la madre de Berta, la protagonista de Cartas a una extraña, se empeñó en emparedarme varias noches. Me despertaba sin aliento, la maldecía y volvía a dormirme.

 

Eva: Sobre Saúl, algunos lectores han dicho que no tiene sangre, que es un personaje que le falta coraje, algo ñoño… ¿Por qué?

Yo: Estoy de acuerdo, es todo eso y más, pero lo más importante de su personalidad no es su lado débil y vulnerable, sino su capacidad de amar y de empatizar con el mundo. Saúl es un hombre de una sensibilidad extrema, un artista extraordinario que no puede evitar amplificar hasta el infinito todas las emociones que el mundo le ofrece. Es lógico que prefiera pecar de cobarde y aislarse, sabe que hay batallas en las que moriría de tristeza con solo imaginarlas. Lo que él no sabe es que en realidad es muy fuerte, porque con su capacidad de amar fue capaz de sobrevivir en el ambiente más hostil. Los artistas, en realidad, somos más fuertes de lo que la gente piensa, tenemos que serlo para soportar la intensidad con la que nos duele todo.

 

Eva: ¿Crees que una niña de cinco años de edad podría ser autosuficiente para vivir sola?

Yo: Si te refieres a Lucía, la protagonista de Maldita, para empezar, tengo que decir que no estaba totalmente sola, tenía personas a su alrededor que la visitaban, estaba bajo techo, no le faltaba la comida… Lucía no estaba completamente sola, aunque vivía sola, eso es cierto. Y sí, lo creo posible, y más en sus circunstancias. Cuando escribí esta historia, hace más de diez años, me documenté e informé. Recuerdo que entre los muchos documentales que vi me impactó especialmente uno sobre niños rusos que vivían en la calle incluso con tres años. Ellos sí que sobrevivían solos, sin afecto, sin comida, sin techo… Definitivamente, Lucía pudo sobrevivir sola, otra cosa es que tuviera un mínimo de calidad de vida.

 

Eva: Ray, el personaje principal de la novela que has publicado recientemente, es adicto a las anfetaminas. ¿Te ha creado problemas para realizar el papel que tenías en mente para él?

Yo: Muchos; Ray Fox es tal vez el personaje más díscolo de todas mis obras. Desde el primer capítulo manifestó su carácter haciendo caso omiso de mis apuntes. Me permitió conservar su aspecto físico, su profesión, su currículum y poco más, pero se hizo a sí mismo página a página. Suerte que no cambió el andamiaje básico del argumento. Podría decir que estoy orgullosa de haber creado a este protagonista, pero no sería verdad. De lo que sí me siento orgullosa es de haber sabido darle la libertad que necesitaba para desarrollar una personalidad tan marcada.

 

Ágata: Cuando describes una escena amorosa en tus novelas, ¿te inspiras en tu vida sexual?

Yo: A esta pregunta puedo responder planteando otra cuestión: cuando describo un asesinato, ¿debo matar antes para que resulte real? No, claro que no me inspiro en mí misma, sino en toda la información recibida durante mi vida; información que luego combino de mil maneras y someto a mi imaginación hasta encontrar el resultado deseado. Hay algo que tengo bastante claro: los personajes de aquellos escritores que solo se inspiran en sí mismos son idénticos entre sí, planos y aburridos. Al final es como si el autor escribiera una y otra vez su propia biografía. Para novelar hay que tener la capacidad de meterse en cualesquiera pares de zapatos, tanto en los de una bailarina como en los de un futbolista, incluso andar descalzo si es preciso.

 

Cita: ¿Para cuándo una escena escatológica? Es decir, si los personajes tratan de ser lo más reales posibles con sus virtudes, defectos, amores, desamores, miedos, manías, costumbres… ¿No cagan? ¿Nunca tienen gases? Igual que ya es algo natural incluir escenas románticas, incluso sexuales… ¿Por qué no un diálogo o un momento de inspiración en la taza del váter? ¿Un apretón? ¿Un personaje estreñido? Eso sí sería real y no siempre personajes perfectos que huelen bien, son guapísimos y comen poco y sano.

Yo: En verdad este tipo de escenas no las he necesitado hasta el momento, no han sido fundamentales en la trama, de lo contrario las hubiese escrito sin dudarlo. Creo que los lectores dan por hecho que mis personajes tienen necesidades biológicas. No obstante, ventosear, orinar o defecar son acciones que realizamos en soledad y tal vez por eso no aporten nada a la historia. Por ejemplo, un personaje está conversando con otro, en este diálogo están proporcionando ––o deberían proporcionar–– información interesante al lector; a uno de ellos le da uno de esos apretones y deja al otro con la palabra en la boca. Bien, ¿ahora qué?, ¿llevamos al pobre lector al baño y le explicamos el gesto que pone el personaje mientras empuja o lo dejamos en la puerta del aseo esperando a que termine de soltar la información? ¿Para qué? ¿Qué aporta tan grosera perogrullada a la trama, a no ser que se trate de una novela de humor o que el autor intente decirle al lector que el personaje ha sido envenenado y sufre diarrea? Particularmente, huyo de estos efectos especiales con los que se intenta impactar al lector de una manera facilona y pedestre. A ver, si un personaje en un momento álgido de la trama se va a comprar el pan y el escritor nos cuenta cómo se mete en el ascensor, llega a la panadería, saluda al tahonero, busca en su escueto bolsillo la moneda que tal vez perdió en el ascensor, se siente avergonzado porque la cola del establecimiento sale por la puerta mientras él hurga insistentemente en su pantalón buscando el euro… ¿Esto para qué? Lógicamente, mientras tanto la paciencia del lector se va agotando, y se dice: «Joder, ya sé que si come pan en el almuerzo es porque alguien lo compra», y teme que las muchas páginas que le quedan estén rellenadas del mismo modo. Igual pasa con los temas escatológicos que se plantean en la pregunta, pero estos todavía resultan más innecesarios, además de demostrar la falta de recursos y la inmadurez del autor; como el niño que en mitad de una reunión de adultos dice «caca, pedo, culo» para llamar la atención. Ahora bien, si alguno de mis lectores tiene curiosidad por el funcionamiento de los esfínteres de mis personajes que me escriba en privado y le informaré sin problema.

 

Feliz y productivo 2018 seguidores, amigos y lectores.

la noche buena con mi abulina

La Noche Buena con mi Abulina: Cuento de Navidad de Mercedes Pinto Maldonado

“Queridos seguidores:
Me gustaría poseer la magia del universo para felicitaros como os merecéis y llevar a cada uno de vuestros hogares todos los sueños cumplidos, o al menos paz y prosperidad para siempre. ¿Qué más se puede pedir? Pero no puedo, solo me está permitido deseároslo con todo el corazón y regalaros un cuento. Lo escribí para vosotros y especialmente para todos los abuelos y nietos del mundo.

¡Os deseo una Navidad maravillosa y lo mejor para el 2018! “

 

Melodia para un forense Mercedes Pinto Maldonado

Melodía para un forense: la nueva obra de Mercedes Pinto Maldonado

Queridos seguidores:

Hoy llego a este rincón ilusionada e inquieta porque mi última novela, Melodía para un forense, ya está a vuestra disposición. Ha dejado de ser totalmente mía, ahora le toca recorrer el duro camino de la crítica. Y la crítica sois vosotros, esos primeros lectores que decidís con vuestra sabia y natural intuición cómo de largo será su recorrido.

Mucho se ha hablado y se habla de cuál es el mejor márquetin para una novela, y es verdad que un buen primer impulso ayuda en el comienzo. Un trabajo del que debemos ocuparnos con tesón e inteligencia y que de ninguna manera podemos desdeñar. Porque, desde luego, es imposible que un lector busque lo que ni siquiera conoce y, entre otras cosas, por eso escribo este post, para que sepáis que Melodía para un forense existe.

Pero la realidad llega después de esos primeros pasos; llega cuando los valientes primeros lectores alcanzan el punto final ––si es que deciden leer hasta la última página–– y hablan de la historia con sus conocidos: sus seguidores en redes, los amigos con los que se toman una caña, los compañeros de trabajo, la cuñada lectora empedernida… Es ahí donde, en verdad, se decide si el libro seguirá abriéndose paso o caminará hacia el ostracismo. Su continuidad depende del boca-oreja, no nos engañemos. Si esto no funciona, nuestra frustración será inminente.

No pocos autores se quejan continuamente de que promocionan hasta el agotamiento y que nada les funciona. Es entonces cuando culpan a editoriales, plataformas de ventas, blogueros o lectores, a los que a veces acusan de malas intenciones, trampas o cualquier treta que justifique que su obra no despega. Es posible que tengan algo de razón y que a su libro le falte una buena promoción, suele pasar; pero no podemos descartar que simplemente el boca-oreja no ha funcionado.

Sí, una novela puede tener todas las estrellas del firmamento en Amazon colocadas por conocidos, amigos, blogueros amables y familiares, y terminar cayendo en el submundo amazónico. Me consta que muchos de los que públicamente dejan sus cinco estrellas y un excelente comentario solo quieren quedar bien con el escritor y después, mientras se toman un café con el amigo, en grupos literarios o en los corrillos de presentaciones de libros cuentan todo lo contrario, lo que de verdad piensan y sienten.

A mí me ha pasado con un par de libros. Sí, sí, los mismos que se llamaban súperamigos y me calzaban cinco estrellas en las plataformas de ventas, cuando daban la vuelta ponían el libro a caer de un burro en grupos de lectores. No podría decir cuándo eran sinceros, los hay que ni siquiera se leían la obra; pero lo cierto es que es esta actitud, la de hablar mal de la obra por detrás, la que hace verdadero daño, al igual que cuando hablan positivamente levantan la novela. Eso sí, el beneficio o el perjuicio solo funciona si es continuado en el tiempo y sostenido por una mayoría sincera, no por cuatro resentidos que nos odien o por cuatro que nos amen con locura. Este es el verdadero márquetin.

 

portada Melodia para un forense

 

Es un hecho que, aunque un pequeño grupo se empecine en hundir tu obra, si en realidad está gustando no tiene nada que hacer; es como una pequeña hormiga intentando aplastar a un elefante; cinco contra cien que, además, no tienen ninguna credibilidad, de manera que, dependiendo de cuántos y quiénes, tampoco debemos inquietarnos. Allá ellos.

Pensad, entre amigos y enemigos ¿cuántos podemos contar?, ¿cien, como mucho? Pues os digo que una novela despega con muchos miles de lectores desconocidos, que están en sus trabajos, en los restaurantes, en su casa un día de lluvia, en las playas, en el metro… Nunca tendremos la dicha de conocerlos para darles las gracias por hablar bien de nuestro libro.

A mí me pasó con Cartas a una extraña que hubo algunos lectores de cierta influencia que hablaban pestes por los rincones, pero el verdadero boca-oreja ya había empezado a funcionar y el tiempo demostró que solo eran opiniones malintencionadas. Hablamos de una novela que lleva la friolera de dos años y medio en el Top 100 y que se ha convertido en un longseller.

Ojo, que hablen mal de una obra no tiene por qué significar que es mala o está mal escrita; en ocasiones, simplemente no está dirigida a esa masa crítica de lectores necesaria para empujarla al éxito, bien por el género, porque es demasiado intimista o porque el tema es de mínimo interés en ese momento. También me ha pasado. Y naturalmente, hay que contar con esos lectores que comentan con toda honestidad que no han disfrutado la historia por el motivo que sea; gustar a todo el mundo es imposible, además de mentira. Claro, tampoco podemos descartar que simplemente sea un tocho infumable.

En fin, que como es lógico estoy muy nerviosa porque hoy comienza la segunda parte de esta apasionante aventura de novelar, esa en la que ya poco puedo hacer porque os pertenece a vosotros; ahora sois los lectores los protagonistas y los que decidiréis si la función debe continuar o si hay que echar el telón.

Espero y deseo que Ray Fox os tambalee, os conmueva, os emocione y os transporte a momentos y lugares de los que no queráis regresar. Es una novela fuerte, con momentos que pueden doler, pero hay que llegar al final para comprender… Bueno, ya me contaréis.

Lectores, Melodía para un forense ya es vuestra.

Abrazos a todos y gracias por seguir a mi lado.

Si has llegado hasta aquí y quieres conocer a Ray Fox y sus melodías, te dejo el enlace de Melodía para un forense: myBook.to/MelodiaForense

Lectores, series y nuevas tecnologías

Queridos, amigos, seguidores y lectores, hoy mi artículo os lo cuento en un breve vídeo porque creo que la ocasión lo requiere, por el tema que trato. No sabéis lo que me cuesta ponerme delante de una cámara, me da un pudor espantoso, pero hay que modernizarse y no huir de las nuevas tecnologías, así que ahí me tenéis, tal como soy.

Aprovecho para deciros que el día quince de este mes publicaré mi última novela Melodía para un forense. Pero ya os contaré algo en los próximos días.

Gracias por seguir a mi lado y un afectuoso saludo a todos.