Sobre el poema de marras

SOBRE EL POEMA DE MARRAS

images (4)

Circula por ahí el «poema» de una «señora» que está suscitando mucha polémica y opiniones encontradas, por decirlo suavemente. Yo no soy de polemizar, me defiendo mal y, en todo caso, al final de cualquier debate el resultado es un cúmulo de argumentos encontrados que difícilmente llevan a la verdad esencial de las cosas. Por eso he preferido poner unos ejemplos de lo que a mí me parece esta tropelía contra el mínimo decoro y respeto al prójimo. Según argumenta esta «poetisa» su intervención en los Premios Ciudad de Barcelona fue un canto a la maternidad. Supongamos que dicha «señora» guarda recuerdos hermosos de su vida, no sé: una caja de música que le regaló su padre y que para ella represente un momento feliz y único, o una nana que le cantaba su yaya que le evoque la ternura con que la trataban, o unas fotografías que la transporten a tiempos entrañables, o… qué se yo, la carta se su primer amor. Me pregunto qué le parecería si, igual que ella ha hecho en aras del feminismo y la maternidad, alguien hiciera sus necesidades en su caja de música para celebrar la evacuación intestinal de la humanidad, o cambiara algunas palabras de esa nana tan querida por otras soeces hasta el espanto y se la cantara al oído en honor al primer contacto con la música de los niños, o tirara sus fotografías al váter para agasajar al inventor de tan loable artefacto, o se limpiara el trasero con la carta del chico de su vida en un evento sobre el amor en la  adolescencia. Pues eso no sería nada comparado con lo que ella ha hecho con una oración que para muchos está cargada del sentimiento y simbolismo más profundo. Uno puedo ensalzar, homenajear o premiar lo que le venga en gana, pero no pisoteando sin el más mínimo pudor la sensibilidad ajena, el fin no justifica los medios. Si quería provocar para ser escuchada, porque no tiene otra explicación, al menos podría haber evitado el plagio y escribir todas y cada una de las palabras de su enchorizamiento de ordinarieces.

¿Y ella se autodenomina fenimista? Yo me conformaría con ser humana y después ya veríamos si llegaba siquiera a mujer.

Anuncios