Novela romántica

DIFERENCIAS ENTRE NOVELA ROMÁNTICA, ROSA, ERÓTICA Y PORNOGRÁFICA

DIFERENCIAS ENTRE NOVELA ROMÁNTICA, ROSA, ERÓTICA Y PORNOGRÁFICA

Visto el panorama literario actual donde parece que en la novela romántica ya cabe todo, como si de repente el amor se hubiese devaluado convirtiéndose en la palabra comodín de cualquier tipo de relación, me he tomado un tiempo para reflexionar sobre las diferencias entre novela romántica, rosa, erótica y pornográfica.

El romanticismo ha sido, y espero siga siendo por siempre, el motor de la humanidad. Gracias al amor todavía seguimos aquí. Gracias a que hace muchos miles de años alguien cambió el orden de prioridades en su vida y amó por primera vez en la historia por encima de la supervivencia hemos conseguido evolucionar.

Es muy posible que el ser humano pueda vivir sin sexo en un futuro, pero no podrá sobrevivir sin amor. Somos la especie más evolucionada por este simple detalle, porque amamos, y como consecuencia odiamos. Por lo demás no nos diferenciamos mucho del resto de los animales.

Meter en el mismo saco el verdadero amor con comportamientos tan mundanos como las relaciones banales de aquí te pillo aquí te mato, los rollos de fin de semana, los actos meramente sexuales, tan grotescos como vulgares, las conductas del humano en celo o las versiones cutres del Kamasutra, bajo mi criterio, es cuanto menos un atentado contra la literatura romántica.

¡No, no y no! Una novela romántica nada tiene que ver con una sucesión de coitos en las posturas ya conocidas por cualquier mortal, mientras sus protagonistas se dedican las frases y palabras más soeces que se les ocurren en semejante estado de deleite.

Ya desde la antigüedad han existido novelas pornográficas que en su mayoría poco tienen que ver con el arte, si acaso, son meros tratados sobre el sexo o folletines de entretenimiento para mentes calenturientas. Repito, nada que ver con lo elevado y complejo del espíritu y mucho menos con la destreza literaria del verdadero artista.

Novelar es el arte de contar una historia fabulada con toda la belleza que podamos robarle al lenguaje. Escribir sobre cómo se ayuntan un hombre y una mujer, dos hombres, dos mujeres o cualquier combinación de ayuntamiento que se nos ocurra, es otra cosa. Añado y aclaro, si la historia requiere de escenas de sexo, naturalmente el autor debe saber solventarlas, pero usando su don, buscando esas palabras que describan el momento sin torpedear con vocablos chabacanos al lector sensible, que busca disfrutar de un verdadero romance.

La novela romántica tiene su origen en el Romanticismo de finales del siglo XVIII, surgido como un acto de rebeldía al racionalismo y academicismo literario. Fue un movimiento impulsado por autores que se oponían al capitalismo y la banalización del espíritu, en el que la exaltación de los sentimientos primaba muy por encima de lo meramente físico o terrenal.

Dependiendo el argumento, los personajes, el final y la trama, las novelas que en nuestro tiempo nos empeñamos en encajar con calzo en el género romántico en realidad tienen su propia temática y público.

Como en nuestros días, por aquello de que todo parece desvirtuado, resulta un imposible encontrar las definiciones oficiales para estos géneros, me he permitido hacer una especie de fusión de todas las opiniones leídas y sumar la mía.

Diferencias entre novela romántica, rosa, erótica y pornográfica

Novela romántica

Es aquella en la que se exaltan los avatares y tragedias de una pareja, en la que normalmente se pone de manifiesto el contexto social, político, geográfico o familiar que impide la consumación de tal amor. El argumento suele ser original y complejo, la relación entre los protagonistas no puede compararse a ninguna otra obra. A menudo tiene buenas dosis de suspense y el lenguaje tiende a huir de lo vulgar. Los personajes tienen un concepto del amor onírico, más allá de lo físico, por el que están dispuestos a dar la vida. La historia no necesariamente desemboca en un final feliz, a veces ni siquiera es medianamente satisfactorio.

Novela rosa

También en ella se narran los avatares de una pareja, pero el argumento suele ser sencillo, que refleja el momento actual, sin más pretensiones que llegar al final feliz. Son más ligeras, el lenguaje es cotidiano, el noventa y cinco por ciento de sus lectores son mujeres con un perfil sencillo que buscan más el entretenimiento que el arte y la belleza. Prueba de que hablamos de una literatura más liviana es que la mayoría de sus autores suelen publicar varias al año, incluso dos a la semana, y tienen una vida profesional muy prolífica.

Novela erótica

Es el arte de seducir sin mostrar, de despertar la imaginación sin enseñar, sus autores huyen del sexo explícito, su objetivo no es la meta, sino el camino. Es la manera más elegante y difícil de contar las pasiones ocultas de un ser humano. El verdadero escritor de novela erótica sabe en todo momento dónde está la línea que separa la sugestión de la obscenidad, y el lector de este género también.

Novela pornográfica

No es novela, es un consolador de papel, una Viagra camuflada entre letras.

Como ejemplos de novelas románticas podríamos citar algunas de las más grandes obras de la literatura: Orgullo y prejuicio, Romeo y Julieta, El cuaderno de Noah, Los puentes de Madison, Cumbres borrascosas, El amor en los tiempos del cólera, El paciente inglés, Ana Karenina, La princesa prometida

Me pregunto si alguien se atrevería a catalogar estas novelas de rosas, eróticas o pornográficas. Imposible, son claramente románticas. Y mucho más importante, me pregunto si alguien se atrevería a comparar la novela rosa actual a estas historias, por más que su autor se empeñe en venderla como romántica, cuando en realidad los personajes son estereotipos, los diálogos vacíos y vulgares y la trama una mala excusa para escribir sexo y un final feliz.

Anuncios

ASÍ NACE UNA HISTORIA

ASÍ NACE UNA HISTORIA

MALDITA EDICIONES B 22-07-2013 9-56-48 5120x3200

Inventar historias es un proceso cargado de momentos mágicos, es levantar una realidad paralela a la existente casi de la nada, con un puñado de retales rescatados de los rincones de la memoria. De repente, una imagen, un paisaje, la mirada de un niño, una conversación… produce una pequeña explosión de sentimientos en tu interior y piensas: “Esto tengo que contarlo”. Pero hay que darle forma, no quieres contar hechos, sino emociones. Claro, como eres, o pretendes ser, novelista, o cuentista, igual da, pues eso, que necesitas época, lugares, escenarios, personajes…, lo que conlleva toda una vida del posible protagonista.

Por ejemplo, si quiero contar lo que puede significar en su vida de adulto que un niño crezca en soledad, porque aquel día reconocí el miedo y la vulnerabilidad en los ojos de ese pequeño apostado en la puerta de un comercio, me pongo de inmediato a imaginar el físico y la personalidad de ese infante que protagonizará la historia. He de ser niña de nuevo para comprenderlo, para meterme en su pequeño/gran mundo y ser él. Esto lleva tiempo, días y días intentando encajar mis pies del treinta y ocho en unos pequeños zapatos. ¡Ya está! Es niña, tiene el cabello negro y anillado y los ojos azul violeta, “como mares de invierto”. Con una personalidad muy perfilada y peculiar, resultado de su impar entorno: de una fortaleza inquebrantable en determinadas situaciones y frágil como el papel mojado en otras. Ahora tengo que encontrarle una época y un lugar que se adapten lo más posible a la esencia de la historia que quiero transmitir, y que bulle en mi interior como una tempestad en un dedal. Un pueblo del interior de Andalucía en los años cincuenta.

Se llama Lucía, la llamarán Maldita, será repudiada por aquellos que más deberían amarla y yo, solo yo, conozco toda su historia y tengo en mi mano la posibilidad de convertirla en una mujer. ¡Llegó la hora de escribir! Así comienza una historia, tan real e intensa como la del propio autor.

MALDITA de Mercedes Pinto, con Ediciones B. Crecer bajo el rencor más rancio.

En FNAC http://ebooks.fnac.es/buscar-ebooks-por/Maldita/maldita-pinto-mercedes-9788490195222

En EL CORTE INGLÉS http://ebooks.elcorteingles.es/detalle.aspx?isbn=9788490195222

En CASA DEL LIBRO http://www.casadellibro.com/ebook-maldita-ebook/9788490195222/2168420

En AMAZON http://www.amazon.es/Maldita-ebook/dp/B00DUYGWF0/ref=pd_sim_sbs_kinc_1

Y en más de 60 plataformas digitales.

MIGUEL, EL ABUELO RAFAEL DE “PRETÉRITO IMPERFECTO”

imagesCAYGHWPA

Mis letras han insuflado vida a muchos personajes, todos ellos transitan ahora por las bibliotecas y libros electrónicos de sus lectores. Pero he de reconocer que el abuelo Rafael ha sido el único que “era” antes de que yo siquiera tuviese imaginación; él es el personaje más auténtico y amado de mis historias. El mundo ya disfrutaba de su existencia sin que yo hubiese teñido aún el blanco de mis páginas. En realidad se llamaba Miguel; no fui capaz de poner la mínima distancia entre su nombre y el del personaje y me busqué otro Arcángel. No se merecía menos.

Estela no tiene nada que ver conmigo, “Pretérito imperfecto” es una novela, una historia fabulada con una trama tremenda; pero la relación que tuvo de niña con su abuelo es tan real como el amanecer.

Rafael representa ese poso de la memoria en el que se cultiva nuestro futuro. Queda allí, como olvidado. Pero cuando llegamos a esa etapa lúcida de la madurez y escudriñamos nuestro interior ¡ahí está! Entonces nos damos cuenta de que no somos autosuficientes, no, no nos hemos hecho a nosotros mismos. Es cuando entendemos que esa frase de “yo no le debo a nadie” debió atragantársenos como si masticáramos las cenizas de nuestros ancestros.

Es una cuestión de justicia reconocer que nada seríamos sin la generosidad de los que nos vieron crecer. Cuarenta y cuatro años tenía Estela cuando comprendió que a pesar de su duro y caótico pasado, la posibilidad de ser feliz seguía viva gracias al poso que dejó en su alma el abuelo Rafael.

"PRETÉRITO IMPERFECTO" (Tragedia romántica) Best seller en Amazon.

https://www.amazon.es/dp/B008UYQY4O

MALDITA CUMPLE 300 DÍAS EN EL TOP 100

MALDITA m y n

Hoy es un día muy especial para MALDITA, cumple trescientos días en el Top 100 de Amazon, casi todos ellos entre los cincuenta libros más vendidos en España. El 15 de enero del 2012, cuando la puse a la venta en la gigantesca plataforma americana, no imaginaba ni de lejos (aunque sí lo soñaba), que una novela de mi autoría pudiera alcanzar tantos logros. Es verdad que cuando la puse por capítulos en mi blog “Pienso luego escrito” (uno diario a las diez de la noche durante cinco meses), ya me sorprendió la buena acogida que tuvo entre mis seguidores. Impagable la experiencia que supuso para mí estar en contacto directo con los lectores día a día, y lo mucho que aprendí de ellos. Nunca lo olvidaré. Pero pensaba que posiblemente la buena acogida que recibió esta novela transmitida post a post podría deberse al cariño que me tenían mis seguidores. Y fue gracias a Amazon cuando descubrí que “Maldita” era capaz de seducir por sí misma; comenzó a recibir comentarios preciosos (algunos podéis leerlos en su página de Amazon) y a escalar puestos sin que apenas conocieran a su autora. De veras, nunca pensé que le esperase una trayectoria tan brillante, mucho menos después de haber sido rechazada por varias editoriales y desdeñada por algunos entendidos. Bien, es innegable, a la pequeña Lucía la quieren, su historia ha llegado al corazón de más de 7.000 lectores, que siguen contándose unos a otros cuánto les ha conmovido y mandándome correos, mensajes y reseñas. Es un hecho, MALDITA ya es un best seller digital, y su trayectoria sigue. ¡Felicidades, bendita “Maldita”!, por haber hecho de tu “madre” lo que siempre soñó: una escritora.

“MALDITA”: http://www.amazon.es/dp/B006YPQVLC

PRETÉRITO IMPERFECTO

Aunque nuestra mente se defienda y quiera barrer para los rincones todas aquellas vivencias de nuestra infancia que nos produjeron un daño irreparable, lo cierto es que siguen con nosotros. Somos la suma de nuestros días, todos son imborrables. Tanto los que se empeñan en recordar solo los felices, como los que justifican cada uno de sus errores con su triste infancia, están cayendo una trampa mental.

Estela no es una excepción. Prefirió cerrar de un portazo el desván de sus recuerdos, dejar el PRETÉRITO IMPERFECTO, creyendo que su supervivencia pasaba por olvidar que un día, con tan solo ocho años, un indeseable le robó la inocencia. Prefirió mirar hacia otro lado, borrar el insoportable dolor que le produjo tener que callar un suceso para protegerse ante un mundo rancio y e hipócrita que sabía que no la defendería. Pero el pasado te persigue. Y un día, a sus cuarenta y cuatro años, recibió una llamada inesperada…

Debemos creer en nuestra capacidad de volver a nacer cada día.

images[1] (3)

PRETÉRITO IMPERFECTO, una novela cruda y tierna a la vez: https://www.amazon.es/dp/B008UYQY4O