Generación Kindle

AUTORES INDEPENDIENTES, AUTORES LIBRES

Mercedes 2

Desde que recibiera la llamada de Amazon felicitándome por haber quedado finalista en su concurso con Cartas a una extraña no he parado de gritar con alegría la noticia, pero hay algo que no he tenido tiempo hasta ahora de contar, lo más importante: el porqué de mi entusiasmo. Como miles de escritores, tengo a mis espaldas un largo camino de lucha por conseguir llegar a los lectores y poder vivir de lo que me apasiona. Han sido años sorteando las piedras del camino, y espero que sean muchos más. En ocasiones he tropezado de puro agotamiento. Esa bendita llamada ha significado no solo el reconocimiento de los lectores a mi trabajo, es el triunfo de todos los escritores independientes, hombres y mujeres libres, que no han sucumbido ante los obstáculos. Los cinco finalistas no somos más que la pequeña parte visible de una gran montaña sumergida en el mar. Somos la muestra de que hay esperanza, de que el escritor independiente tiene un gran futuro y se siente fuerte para cambiar las cosas. Si me alegro por mí, mucho más por todos mis compañeros: autores que empiezan, otros que llevan tiempo esperando, muchos decepcionados después de firmar contratos sin sentido por los que incluso han pagado lo que no tenían… Escritores a los que llevo tiempo diciéndoles que hay otras oportunidades además de las editoriales, a las que necesitamos, sí, pero para que corrijan, pulan, nos aconsejen y hagan viajar nuestros textos en papel hasta las librerías, no para tomar decisiones que nos pertenecen a nosotros y a los lectores, que ahora tienen una infinita oferta a su alcance. Me siento especialmente feliz porque de alguna manera los cinco finalistas, como representantes de miles de autores que siguen dándolo todo por la literatura a pesar de los obstáculos, hemos conseguido demostrar que se puede, que ser independiente no es estar solo, sino ser libre para elegir; porque hoy hay opciones: firmar con editor todas nuestras obras, solo algunas o ninguna, no hay por qué esperar eternamente, solo tenemos que tener fe en nuestros manuscritos. Me congratula especialmente comprobar cómo autores consagrados empiezan a darnos la razón y a contemplar la autoedición como una opción más.

El movimiento independiente del arte comenzó no hace más de una década, los artistas, cansados de un sistema de elección de las obras que olía a rancio, dieron un paso al frente, en gran parte alentados por la era digital. Entre los escritores no fue distinto, aunque tal vez se manifestó algo más tarde, cuando las plataformas de ventas de libros como Amazon se constituyeron como una verdadera oportunidad. En estos últimos años han habido varios intentos de unirnos en una sola voz, como la llamada Generación Kindle, a la que hoy pertenecemos cientos de autores orgullosos y unidos por un convencimiento común: NADIE PUEDE NI DEBE PONER PUERTAS AL ARTE.

Ese día tan soñado en el que todos los autores de raza y talento dejen de mendigar y puedan vivir de sus escritos está muy cerca, a un paso, los hay que ya lo han conseguido. Así que mucho ánimo, estimados compañeros, porque los motores de la literatura somos nosotros y los lectores.

Independientemente de quién sea el ganador de este premio de reconocimiento a la independencia artístico-literaria, el triunfo es de todos aquellos los que han sido capaces de concursar con un trabajo excelente bajo su única responsabilidad, y han demostrado un nivel literario fuera de toda sospecha. Os aseguro que son muchos y animo a los lectores a comprobarlo.

Ahora sí, ya he dejado testimonio de mi verdadera alegría.

Anuncios

Genaración Kindle

Ir a la Página de Facebook de la Generación Kindle, una comunidad de escritores

No sé si conocéis ya el empuje que están teniendo las nuevas tendencias literarias. El mundo del libro está cambiando a un ritmo de vértigo. Nada es lo que era: la crisis del papel, los móviles de última generación, los lectores electrónicos… Cada vez hay más gente que se apunta al ebook. Ya sé, sé que muchos pensáis que el tacto de la celulosa mojada en tinta, que el olor… Yo también crecí entre libros de papel. Pero desde que hace ocho meses me regalaran el Kindle he disfrutado de una forma de leer que tiene muchas ventajas: menos peso entre las manos, textos más claros y adaptables, protección del medio ambiente, conexión gratis a la mayor biblioteca del mundo, ahorro de espacio en casa, leer mucho más por menos dinero… Ha sido toda una experiencia.

Las nuevas tecnologías se imponen y, al igual que ya no tenemos que comprar el cd porque  la canción que nos gusta está a un toque de dedo desde nuestro móvil, los libros, gracias a la red, ya no tienen que imprimirse, no necesitan un soporte.

Todos estos avances han traído consigo una gran revolución. Ya no se necesitan editoriales ni editores ni agentes para publicar, plataformas como Amazon han democratizado el sector. De manera que cualquier escritor ahora puede ver publicada y expuesta su obra en la librería más grande del momento. Es cierto que la publicidad corre de parte del autor y puede llegar a ser agotadora, pero la verdad es que los buenos, la mayoría rechazados por grandes editoriales, terminan llegando a todo el mundo y teniendo un círculo de lectores que ni soñaron.

A raíz de este fenómeno ha nacido la “Generación Kindle”, un grupo de autores en España que empieza a no tener competencia, entre los que estoy desde hace unas semas. Los medios de comunicación se hacen eco diariamente de este fenómeno y las grandes editoriales ya están temblando. Por ejemplo, este año, en Sant Jordi, Amazon reunió a sus autores españoles de más peso para participar en una mesa redonda que ha tenido mucho calado en prensa, radio y televisión. Autores como Blanca Miosi, Armando Rodera, Antonia Romero, Lola Mariné, Marta Querol… y muchos más, han cumplido por fin sus sueños, y editoriales como Ediciones B les han ofrecido contratos. Empieza a ser normal que el editor busque su futuro autor en esta plataforma.

Mi experiencia hasta el momento no podría ser mejor: más de quinientos libros vendidos en tres meses, control total de mis descargas, puntualidad en los ingresos de los royalties, seguimiento de la clasificación en las listas, oportunidad de vender en todo el mundo… y todo sin invertir ni un euro. Si tu obra lo vale y no tienes miedo al trabajo, Amazon es una gran oportunidad.   La “Generación Kindle” es el presente. Buscadla en Google y veréis.

Un abrazo para cada uno.