El País de Nunca Jamás

ciudad de los niños de granada

La familia de la CIUDAD DE LOS NIÑOS de Granada

 

Yo he estado en un lugar donde hay un viejo huerto mimado por sabias manos, una tierra en la que almas grandes y chicas trabajan para contarle al mundo que se puede sobrevivir al desamor, porque el amor siempre vence; he paseado entre sus eternas sonrisas, por sus pasillos corren alegres los duendecillos que un día se perdieron y se han encontrado allí. Hasta tienen exóticos animales por los jardines.

ciudad de los niños de granada - hermanos obreros de maria granada

Es como un pueblecito encantado donde no faltan los magos, los hay por todas partes, hacen cosas increíbles, como colocar sobre el fogón un inmenso perol vacío y que, ¡abracadabra!, al poco, por arte de birlibirloque, que no es otro que el resultado de exprimir al menos una docena de corazones generosos, un montón de pequeñuelos se hallen sentados frente a su plato calentito.

ciudad de los niños de granada mercedes pinto maldonado

También hay hadas madrinas, muchas, muchas, que revolotean sin descanso sobre las chiquitinas almas, cuidándolas con celo para que no les falte el cariño; las hay con alas de todos los colores: rojo, azul, naranja… por eso parece que allí siempre están de fiesta.

ciudad de los niños de granada mercedes pinto

Los milagros se suceden sin descanso, no dejas de maravillarte mientras te adentras en sus rincones. Como no tienen nada, tú llevas un par de obsequios, pero, de esa nada, eres tú quien sales cargado de regalos, tantos, que te sientes incapaz de volver a casa con semejante peso, son tantas cosas hermosas… lo primero será hacer sitio entre los adornos banales de tu salón y colocar tanta hermosura en los lugares importantes.

ciudad de los niños de granada - colegio concertado compañia de maria de granada

Sobre todo para esas dos CAJAS MÁGICAS que me regalaron en agradecimiento, y que llenaron de obsequios preciosos. Los pequeños me entregaron una llena de sonrisas, abrazos, felicidad, besos…

ciudad de los niños de granada caja magica

ciudad de los niños de granada caja magica 2

Y los más mayores, no más de ocho años, la llenaron de dibujos, preguntas, dos bolígrafos, una pulsera…

ciudad de los niños de granada caja magica 3

Hay comedores, dormitorios, una biblioteca que lleva una de las hadas voluntarias y que está ordenando y cuidando como un tesoro, aulas donde la risueña chiquillería aprende matemáticas, historia, lenguaje… y, sobre todo, aprende que hasta en el más yermo desierto pueden crecer las flores, sus clases están llenas de claveles, rosas, tulipanes, amapolas…

ciudad de los niños de granada caja magica 4

Tienen hasta talleres, en los que los muchachos y muchachas aprenden a fabricar por arte magia. Sí, sí, aquello de construir todo un mundo a partir de unos dedos desnudos, pues eso lo aprenden allí los niños con los mejores maestros, y luego esos niños crecen y enseñan a otros. ¿No es una maravilla? Mirad lo que hicieron para mí.

ciudad de los niños de granada caja magica 5

El viernes estuve en un lugar donde la palabra familia se viste de sus mejores galas. Allí son padres, hijos y hermanos de verdad, a pesar de tener raíces distantes entre ellos: llegados desde todos los países imaginables, se sientan a la misma mesa para compartir el pan. Hay en el aire como… como un encantamiento, a poco que abres las manos se posan en tus palmas gráciles mariposas dispuestas a cumplir tus deseos. Dicen que esto solo ocurre entre los que lo dan todo sin poseer nada. Así es.

ciudad de los niños de granada caja magica 6

De los más pequeños me llevé sus inmensas miradas mientras les contaba un cuento y de los mayores la agradable sorpresa de comprobar hasta qué punto se sabían la historia que había escrito para ellos, no se les escapó ni el más mínimo detalle; también me llevé la maravillosa curiosidad que encerraban sus preguntas con tan solo ocho años. ¿Sabéis lo que me han pedido? Que escriba otro cuento para ellos y que lo titule La ciudad de los niños. ¡Ahhh… cómo me inspira este título!, tendré que buscar un hueco y cumplir tan justo deseo.

ciudad de los niños de granada caja magica 7

ciudad de los niños de granada caja magica 8

ciudad de los niños de granada caja magica 9

A los habitantes de la CIUDAD DE LOS NIÑOS  de Granada, sacerdotes, educadores, voluntarios, muchachos, niños… ¡Gracias! Sí, yo escribí La caja mágica, pero la magia la habéis puesto vosotros. Aquel que entra en vuestra aldea ya nunca será el mismo.

LA CAJA MÁGICA fue escrita por y para los pequeños de la CIUDAD DE LOS NIÑOS de Granada, todos los beneficios son destinados a esta altruista labor que hace felices a tantos niños. Pincha aquí y colabora: LA CAJA MÁGICA. 

la caja magica mercedes pinto maldonado

 

Web Mercedes Pinto Maldonado

(Si quieres saber más sobre mis obras y sobre mí te invito a pasarte por mi web oficial picando en la imagen. ¡Gracias!)

Anuncios

LEER CON LOS NIÑOS EL DÍA DEL LIBRO

17124_833459553402542_3263195092101108498_n

Con motivo de el Día del Libro ayer tuve el privilegio de compartir la lectura de una de mis historias, La caja mágica, con cincuenta lectores muy especiales: los alumnos de 5º curso del colegio Tartessos de Málaga. La noche anterior apenas pude dormir, consciente de que la jefa de estudios del centro, María Jesús, me había concedido dos horas para convencer a medio centenar de niños de diez años de que leer es tan divertido como cualquier videojuego.

Me había preparado un esquema para organizar bien las dos horas (que terminaron siendo casi tres), un vídeo, unas preguntas tipo test para comprobar su nivel de comprensión de lectura y unos regalitos para agradecerles el encuentro.

Cuando llegaron al aula yo ya estaba allí preparando el equipo de imagen y sonido. Entraron en fila, todos mirándome con curiosidad; según me dijeron, esperaban a una persona diferente al resto de los mortales, con un extraño sombrero, un viejo fular, bastón, el cabello estilo mendigo… vestimenta estrafalaria en general. Primera decepción, mal empezamos. ¡Ufff…!

11165883_810817288972900_236547242_n

Enseguida les di las gracias por la gran oportunidad que me estaban ofreciendo y les hablé del cuento, de lo que significó para mí escribir una historia para niños y por los niños. Les conté que todos los beneficios eran destinados a un lugar llamado La Ciudad de los Niños, donde vivían todos los niños perdidos y sin hogar… Esto les fascinó y comenzaron a hacer preguntas sobre esa ciudad: que si yo la conocía, que cómo vivían, qué hacían… Nunca pensaron que el País de Nunca Jamás pudiera existir tan cerca de ellos. También mostraron mucha curiosidad sobre mi trabajo y cómo lo que escribo finalmente se convierte en un libro.

Comenzamos la lectura… ¡Impresionante el interés que mostraron!, cada uno de ellos leyó un párrafo de La caja mágica con perfecto orden, muy atentos, solo hablaban entre ellos para preguntar al compañero cuando ser perdían en la lectura. Hicimos un descanso para proyectar el vídeo; tan atentos estuvieron que hasta se quedaron con los nombres de los créditos.

Cuando terminamos de leer las preguntas se sucedieron en cascada, tenían curiosidad por mil detalles, hasta tal punto me sorprendieron, que comprendí que el test no tenía sentido, estaba convencida de que todos contestarían sin titubear las preguntas que les había preparado.

11173644_810817305639565_581100935_n

Al final me emocionó un detalle: les había preparado unos marcapáginas plastificados como regalo, de dos tipos: uno del libro que habíamos leído y otro de todas mis obras. Tenían que elegir entre llevarse un recuerdo de la historia que ya se sabían al dedillo o el que contenía toda mi vida literaria. ¡Cómo dudaban! Cincuenta niños eligiendo: «Yo de ‘La caja mágica’. A mí deme el de todos los libros… No, no, cámbiemelo por el otro… Jo, es que no sé, el de sus libros le gustará más a mi madre… ¿No me puede regalar los dos?… » Eran simples papeles plastificados, siempre los reparto en mis presentaciones y jamás han sido tan importantes para los lectores como ayer. ¿Por qué? Porque a los diez años todavía se valoran los objetos por lo que significan, no por lo que cuestan, y la mañana de ayer tuvo significado para ellos.

11149142_808899325831363_1508471976_n

Hoy me he levantado con una resaca maravillosa, propia de comprobar que un día escribí un cuento pensando en los niños, del que se benefician solo los niños y que disfrutan los niños; hoy me he levantado más esperanzada: si todos los niños son como los alumnos del 5º curso del colegio Tartessos de Málaga, nos espera un futuro prometedor.

Os recuerdo que los beneficios de este cuento son para la Ciudad De Los Niños y que podéis adquirirlo aquí:
Editorial Libros Mablaz:
http://www.librosmablaz.com/index.php…
Amazon:
http://www.amazon.es/La-caja-m%C3%A1gica-Libro…/…/8494327607