relatos cortos de amor entre el amor y la amistad - mercees pinto maldonado

Entre el amor y la amistad (Relatos cortos de amor)

Era domingo; un domingo más en absoluta soledad desde que se fue Inés. Daniel había estado arreglando el jardín para entretenerse y no pensar demasiado, porque en realidad ya no tenía sentido ocuparse de aquella casa; la había puesto en venta, era demasiado grande para él y contenía demasiados recuerdos.

Se sentó en la puerta a hacer nada. El invierno parecía despedirse y después de varios meses a esas horas el sol calentaba las fachadas de las viviendas del pueblo.

No podía dejar de pensar en ella. La nostalgia que lo acompañaba desde el día que Inés cerró los ojos por última vez había sido una sorpresa. No se casó enamorado, lo hizo porque era un buen chico y de ninguna manera podía defraudar a su madre, sus suegros y sobre todo a su novia de toda la vida.

Después de su despedida de soltero a punto estuvo de anular la boda. La juerga que se corrió esa noche con sus amigos fue descomunal, un escándalo en el pueblo. Daniel no estaba acostumbrado a beber y esa noche necesitaba olvidar. Y olvidó, hasta el punto de no recordar al día siguiente nada de lo que ocurrió en aquel bar de copas. Era un secreto a voces que el negocio hacía las veces de lupanar. A su mente acudieron vagas imágenes que le hicieron pensar que tal vez había estado con alguna de las chicas que prestaban sus servicios, pero las esquivó; la vergüenza y la resaca lo martirizaban demasiado. Se casó como Dios manda, aguantando las arcadas en el altar y prometiendo serle fiel en la salud y en la enfermedad. Los ocho años que duró su matrimonio así fue, no la engañó jamás.

Con el tiempo y la convivencia llegó a quererla de algún modo, porque Inés se lo merecía y porque él puso todo su empeño en que su unión saliera bien. Era una mujer extraordinaria, callada, tímida, delgada y poco agraciada, pero cargada de valores humanos. Ella siempre se acercaba a los más marginados del pueblo, se compadecía de sus desgracias, los ayudaba y los escuchaba sin quejarse ni juzgarlos ni una sola vez. Y así conoció a Teresa, la chica que decidió dejar la mala vida cuando se quedó embarazada.

Se hicieron grandes amigas. Siempre estaban juntas, había en ellas una complicidad inusitada teniendo en cuenta que pertenecían a mundos opuestos y una era la antítesis de la otra. Teresa era alegre, extrovertida y de una belleza cegadora. Cuando estaban en casa cocinando, cosiendo o simplemente tomando café, las risas de Teresa inundaban hasta el último rincón. Daniel no podía evitar mirarla, su corazón moría de amor y pasión por la vecina y se odiaba a sí mismo por ello.

El pequeño Raúl también solía estar pululando por la casa, un niño despierto e igual de bien parecido y alegre que su madre. Inés y Daniel no tuvieron hijos, los médicos les decían que no había motivos para ello, pero lo cierto es que en los ocho años de casados no hubo suerte. Él pensaba que no era más que la consecuencia de su falta de amor hacia ella, porque lo cierto es que apenas la tocaba y hubo pocas oportunidades de ser padres. Cuando se decidía a hacer el amor, lo hacía pensando en Teresa. Y es que para él, Inés era más una madre que una esposa; en cambio, su amiga se le antojaba la perfecta amante.

En todo esto pensaba bañado en sol, mientras de vez en cuando se preguntaba cómo era posible que a pesar de todo la echara tanto de menos. Comprendió que la quería más de lo que imaginaba, aunque de un modo muy distinto a como un hombre ama a una mujer. Tal vez era pura admiración.

Tenía la mirada perdida en el azul del cielo cuando escuchó la voz del pequeño Raúl.

––¡Hola, Daniel! ––gritó el pequeño mientras corría en su busca ladera abajo y con un cuento en la mano.

––Perdona, es que…

Teresa paró al ver el brillo del agua en los ojos de Daniel.

––Lo siento, Raúl se puso muy pesado y pensé que… Ya nos vamos, creo que no hemos venido en buen momento. Venga, Raúl, vámonos a casa, volveremos otro día.

––Daniel, cuéntamelo, venga, cuéntamelo ––le suplicaba el pequeño, ignorando las órdenes de su madre––. Mamá lo ha intentado, pero no sabe hacer las voces de los personajes como tú. Venga, léemelo.

––Claro que sí, muchachito. Pero ya tienes siete años, deberías acostumbrarte a leer solo ––le dijo Daniel revolviéndole el flequillo.

––Pero si me lo he leído, es que no es igual que cuando tú lo cuentas…

––Está bien, vamos a ello. Entra a por una silla y siéntate a mi lado.

––No seas pesado, Raúl…

––No importa, Teresa, me hará bien distraerme un poco.

––De acuerdo, mientras tanto voy al supermercado a hacer unas compras. ¿Necesitas algo?

––Creo que lo que necesito no lo venden en el supermercado.

Teresa le sonrió con dulzura y se fue calle abajo dispuesta a hacer sus compras. Él no pudo evitar prendarse del contoneo de sus caderas y sentirse el más ruin y culpable una vez más.

En quince minutos le había leído el cuento y el chiquillo entró en casa de Daniel alegando que los domingos echaban sus dibujos preferidos y quería ver la tele. Era un niño, qué sabía él hasta qué punto habían cambiado las cosas. Inés, la que lo consentía y atendía, ya no estaba, hacía tres meses que se había marchado y no estaba bien visto que su madre y él siguieran visitando la casa del viudo, y menos que pasaran allí horas y horas como entonces. Daniel también extrañaba tantos buenos ratos de bromas y risas con su esposa y su vecina. Cuando Teresa se marchaba se llevaba la alegría y dejaba el silencio.

No tardó mucho en aparecer la madre, enfundada en sus eternos vaqueros gastados, con un jersey rojo sangre que realzaba su cabello castaño claro y con unas deportivas que debían tener años. Salir adelante con un hijo y limpiando casas no daba para mucho. Aunque ella parecía tenerlo todo.

––Ya estoy aquí. Te he traído pan caliente para el almuerzo. ¿Dónde está Raúl?

––Entró para ver su programa…

––Perdona ––lo interrumpió ella––, él no termina de comprender que las cosas han cambiado.

Daniel le sonrió levemente. Era la primera sonrisa que esbozaba desde la muerte de Inés.

––Sabes que no me importa y cuánto quiero a tu hijo. No te preocupes.

––Pienso en ella constantemente ––dijo Teresa sentándose a su lado con toda naturalidad, como entonces––. Era la única amiga que he tenido. Parecía seria y eso, pero en realidad tenía la mente más abierta que cualquiera de las jóvenes de este pueblo. Sabía escuchar y jamás te juzgaba. Me enseñó tantas cosas…

––Todo el mundo aprendía a su lado ––apuntó él.

––Daniel…, no sé cómo decirte esto, pero creo que ha llegado el momento.

Él la miró expectante y sorprendido, intuyó que Teresa iba a confiarle algún secreto que debía saber.

––¿Te acuerdas de tu despedida de soltero?

––No mucho, la verdad. Pero, ¿qué sabes tú de esa noche? Ya veo que Inés y tú hablabais más de la cuenta a mis espaldas.

––Yo sí.

––Tú sí ¿qué?

––Yo sí me acuerdo de esa noche.

––Pues es extraño, creo que por entonces no nos conocíamos. Refréscame la memoria porque estoy algo perdido.

A Teresa no le gustó el tono en el que Daniel le hablaba, había dejado a un lado su natural amabilidad y su melancolía para ponerse a la defensiva. Obviamente, no estaba muy orgulloso de aquella noche y no le parecía correcto que las amigas hubiesen hablado del tema a sus espaldas.

––Me parece que no, no es el momento.

––Pues yo creo que deberías terminar lo que has empezado ––le replicó él mirándola con severidad.

Pero ella se puso en pie, avergonzada y arrepentida.

––Voy a llamar a Raúl, es hora de almorzar.

––No recuerdo bien lo que pasó en mi despedida de soltero ––dijo él, comprendiendo que había estado demasiado brusco––. Imagino que… bueno, por aquella época tú trabajabas en el mundo de la noche. Igual me viste en aquel local…

––Estuviste conmigo ––dijo ella en un ataque de valentía.

––¿Contigo? ¿Qué quieres decir?

––Hicimos el amor… Eso sí, a ti te costó cien euros.

––No puede ser. No sabes cómo siento no guardar ningún recuerdo.

Dicho esto, se arrepintió de inmediato, era palmario en su gesto que le hubiese gustado estar sobrio y haber disfrutado aquel momento con el que tantas veces había soñado. De repente su rictus se tornó seductor, olvidando la reciente tensión.

––Hay más.

Teresa se quedó en silencio y volvió a sentarse.

––No me interrumpas, por favor, ya es bastante difícil para mí contarte esto ––le pidió mirándolo como quien pide perdón de antemano––. Nunca he compartido contigo nada de mi pasado, imagino que todo lo que sabes te llegó por habladurías, pero lo cierto es que llevaba dos semanas viviendo en el club y trabajé solo esa noche como… prostituta. En realidad, los únicos cien euros que me gané con mi cuerpo fueron los tuyos. No sé si comprendes lo que te estoy diciendo.

Daniel no pestañeaba, no terminaba de captar su mensaje.

––No estoy seguro, la verdad.

––Raúl… solo puede ser tu hijo.

––¿Qué?

––Inés lo sabía, pero le pedía que me guardara el secreto. Lo hice por ella, no quería hacerle daño… Pero ya no tiene sentido callar. Ella se fue, y tienes que saber que la última palabra que me dijo fue: «díselo». Siempre supo que… Bueno, ella no era tonta.

––¡Dios mío! Todos estos años… Jamás imaginé que las dos me ocultabais algo así. No puedo creerlo.

––Lo sé. Lo siento. Déjame que te diga una última cosa y me marcharé: desde ese día vivo enamorada de ti. Ya está, ya lo sabes todo ––terminó, mientras las lágrimas empezaban a desbordar sus párpados.

––Mamá, tengo hambre ––dijo el pequeño asomando a la puerta.

––Claro, hijo, si es que deberíamos estar almorzando. Venga, vámonos a casa.

––Yo creo que hoy podríamos comer los tres aquí. ¿Te gustaría, Raúl? ––le preguntó Daniel al pequeño apenas conteniendo la emoción.

––Sí, porfa, mamá, vamos a comer con Daniel. ¡Como una familia!

––De acuerdo, voy a ver qué puedo cocinaros con lo que he traído.

Antes de que Teresa entrara en casa, Daniel le cogió la mano y la obligó a agacharse para que acercara el rostro al suyo y decirle al oído: «Yo también te he amado desde que te conocí».

Anuncios

3 comments

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s