¿NOVELA HISTÓRICA O AMBIENTADA EN UN CONTEXTO HISTÓRICO?

esclavitud

Cuando escribes una historia ambientada en un contexto histórico que no viviste ni de lejos, no necesariamente resulta una novela histórica; es más, a menudo los momentos y lugares en los que se mueven los personajes no son más que una exigencia del guion. Esto no quiere decir que no debas preocuparte de que cada detalle sea veraz. Es el caso de mi novela Hijos de Atenea, que, aún desarrollándose en dos puntos tan distantes como el África Austral y Cuba y a caballo entre el siglo XIX y el XX, no hay en ella intención de escudriñar en los hechos históricos de dichos lugares y momentos. No obstante, me preocupé de documentarme todo lo necesario para poder representar con verosimilitud cada escena.

0 Hijos De Atenea Portada

Suele ocurrir que después de acumular tanta información te tiente la idea de demostrar a los lectores cuánto sabes sobre el tema, pero entonces corres el riesgo de sacrificar la idea principal, la que te movió a contar la historia, que nada tenía que ver con aportar información a los verdaderos hechos históricos. En el caso de Hijos de Atenea me asaltaban dudas constantemente: «¿Pongo este dato o no?», «¿hablo un poco de la Guerra de los Diez Años o lo dejo pasar?», «¿explico cómo vivían los cimarrones en La Habana o los nombro sin más?», «¿describo la organización social y económica de los ingenios cubanos o la voy contando con pinceladas a medida que se desarrolla la trama?»… Me había informado lo suficiente como para transmitir miles de datos sobre la época en la que viven los protagonistas; pero finalmente reflexioné y comprendí que abordé esta obra con una intención clara: contarle al mundo que el conocimiento y la sabiduría no tienen color, y que la libertad es un estado mental; quería recordar al lector a través de los dos personajes principales que, más allá del sufrimiento y la injusticia que pueda padecer un ser humano, hay algo que jamás te podrán arrebatar: la sed de aprender y amar, y que el verdadero amor sobrevive a razas, culturas y clases sociales, es más, sobrevive a la muerte, porque solo perdurará en este mundo el amor que dejamos.

Es por eso que Hijos de Atenea resultó lo que yo deseaba: la historia de amor de un hombre con el mundo enclavada en un contexto histórico, no una novela histórica. Finalmente resistí la tentación de presumir ante el lector de todo lo que sabía y contar lo que sentía.

Collage

Anuncios

8 comments

  1. Y creo que es un acierto. Porque a los que no les gustan las novelas histórica no les cansa y a los que nos gusta, aunque nos gustaría saber más, también nos entretienen y nos encanta. Por lo menos en mi caso. ;)

  2. Para mi quedó perfecta, aprendí mucho con su lectura. Es una novela maravillosa por las propuestas de superación de las personas que ahí se muestran

  3. E hisciste bien. En tu novela se nota que te has documentado muy bien sobre el contexto histórico, y queda claro sin necesidad de insistir en ello. La ambientación es un ingrediente básico en toda novela, y cuando la acción sucede en un tiempo pasado es importante que el autor se sienta seguro escribiendo. El miedo al gazapo influye en la frescura del relato, por eso es tan importante el trabajo previo de documentación que tú te tomaste tan en serio. A mí me pasó algo parecido con ‘El viaje de Pau’. Parte fundamental de la trama está ambientada en la Guerra Civil, pero no es una novela histórica, ni mucho menos tuve la intención en ningú momento de hacer una crónica de la época. Pero, claro, el relato debía ser coherente y convincente históricamente, por eso tuve que documentarme con detalle antes de ponerme a escribir.
    Muchas gracias por el enlace al artículo que dediqué a ‘Hijos de Atenea’. ¡Un abrazo!

    1. Estoy contigo, los que no nos consideramos escritores de histórica preferimos hacer hincapié en los personajes y escenas, pero cuando se trata de otra época a la nuestra, igualmente debemos documentarnos, y mucho, hasta vernos a nosotros mismos caminar en esos momentos y lugares. El problema es cuando la novela se desarrolla en momentos históricos muy atrás en el tiempo y las editoriales se empeñan en clasificarla como histórica, muchos lectores suelen sentirse defraudados. No soy una autora de género, y esto me da problemas.
      Gracias a ti, por supuesto.
      Un saludo.

  4. tTienes razón, Mercedes. Pero los datos históricos que afloren en tu novela, son embargo, a pesar la punta del iceberg (lo mencionado en relación a lo sucedido en ese escenario y tiempo) no puede contradecir hechos históricos conocidos, como ocurre con la mejora le película “Malditos bastardos”, de Quentin Tarantino, que mata a Hitler en un cine de Francia. Eso le quita mucha categoría a la película, por mucho que sus fans lo nieguen. O como el famoso avión que cruzaba el cielo en “Conan el bárbaro ” (la versión de Schwarzenegger”).

    Fuera de eso, la novelas históricas son recreaciones artísticas, no lecciones de historia.

    1. Completamente de acuerdo contigo, Jesuo. Los datos que no pertenezcan a la trama fabulada siempre han de ser verídicos, esto es imprescindible para dar realidad al conjunto. Si un bosquimano de 1850 se dedicaba a la caza untando la punta de la flecha con veneno de gusano, no se puede poner que era vegetariano, porque esto es engañar al lector por mera desidia por parte del escritor.
      Gracias por comentar.
      Un saludo.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s