personajes de novelas

LOS 10 MEJORES PERSONAJES DE NOVELAS

 

Considero que los personajes principales de cualquier novela son los que realmente deben contar la historia y que el narrador debe darles todo el protagonismo, tiene que dejarlos manifestarse con total libertad.

Claro, para ello debe sentirlos reales, observar con mucha atención cómo se va desarrollando la personalidad de cada uno: su forma de caminar, su tono de voz, sus debilidades, sus miedos y necesidades, si usa perfume, si prefiere la ropa cómoda, si le gusta el mar o la montaña, si tiene secretos inconfesables, cómo se relacionan con el mundo en general y con su círculo en particular…

Eso no significa que el autor tenga que describirlos hasta la saciedad, muy al contrario, simplemente los conoce tanto, que a través de sus letras van asomando al lector de una forma natural, como si los tuviera plantados ante él, en vivo y en directo. Los diálogos son en esencia (generalmente) los que retratan a los personajes, en ellos manifiestan su carácter. Un buen dialogo es la mejor descripción de un personaje.

He leído grandes novelas en potencia cuyo escritor ha sido incapaz de dotarlas de unos protagonistas a su medida. A los personajes planos, extraídos del mismo molde, naturalmente, les pasan las mismas cosas.

Es decir, si en el elenco de personajes de una historia todos hablan igual, piensan de idéntico modo, lucen igual de guapísimos… ¿cómo va a creer posible el lector que ninguno de ellos sea tan excepcional como para llevar las riendas de una historia extraordinaria?

Qué cierto es aquello de que para levantar sobre el papel, vivo, un personaje superdotado, y que el lector no dude de que lo es ni un instante,  el autor también debe tener una inteligencia, como mínimo, igual de extraordinaria.

De nada sirve explicar mil veces durante la narración lo fantástico que es el personaje si su creador no posee el mismo talento; si es tan magnífico, se explicará por sí mismo en cada escena. De lo contrario el leyendo pensará: «Vale, sí, es la caña, pero porque lo dice el autor, aunque a mí me parece igual de vulgar que los demás, y necesito constantemente buscar su nombre entre el resto para reconocerlo».

Y es que, para esto de novelar, no solo hay que tener algo que contar y contarlo bien, además, es imprescindible elegir buenos actores que interpreten historia.

De las novelas que he leído, he seleccionado los diez personajes que más huella me han dejado porque desde el principio tomaron relieve sobre las páginas. Los apunto tal y como han acudido a mi mente, casi sin pensar, aunque hay muchos más:

Penelope Stern de Los buscadores de conchas (Rosamunde Pilcher)

Ayla de Los hijos de la tierra (Jean Marie Auel)

Dorian Gray de El retrato de Dorian Gray  (Oscar Wilde)

El Nini de Las ratas (Miguel Delibes)

Fermín de La sombra del viento (Carlos Ruiz Zafón)

Settembrini de La montaña mágica (Thomas Mann)

La Maga de Rayuela (Julio Cortázar)

Bid de Tras la huella del hombre rojo (Lorenzo Mediano)

Alonso Quijano de Don Quijote de la Mancha (Miguel de Cervantes)

Carlos de La última vuelta del scaife (Con vuestro permiso, una servidora)

La ultima vuelta del scaife EdicionesB

Seguro que a cada uno de vosotros se os ocurren otros diez al menos.

 

Web Mercedes Pinto Maldonado

(Si quieres saber más sobre mis obras y sobre mí te invito a pasarte por mi web oficial picando en la imagen. ¡Gracias!)

Anuncios

5 comments

  1. Llevas mucha razón; conozco casi todos esos personajes y me parecen que están bien mencionados, pero necesito creer que un personaje como Kuaima de La última vuelta del Scaife dominará en el mundo dentro de poco, en caso contrario acabaremos mal.

    Kuaima representa la amistad en su más puro esplendor, es mi ídolo ya que para mi representa mucho “eso” de la amistad, pero escrito con mayúsculas.

    Todos tus personajes hacen pensar y dejan huella.

    Un abrazo

  2. claro, si tengo mis libros “prefes” es porque amén de su historia también sus personajes se han quedado en mi cerebro y a menudo los recuerdo; acabo de leer “Hombres Buenos” y Don Pedro Zárate y Don Hermóguenes se quedan conmigo pero hay otros dos secundarios ( el abate Bringas y Pascual Raposo ) que sé que no me abandonarán tampoco, es más como existieron he cotilleado en sus vidas y francamente Bringas y Raposo no me gustaría tenerlos como vecinos.
    Estos son muy recientes para mi, pero hace muchos meses tengo a Juanma, Gonzalo, Carlos (mi Carlos), Lucia, Nano y muchos, muchos más, de muchos libros que he leído…. ¡ es la magia que escritores como usted consiguen ! así que muchas gracias.

  3. Sancho Panza. Sobradamente humano.
    Watson. Destaca sobre el protagonista por lo mismo: humanidad.
    El lazarillo y alguno de sus «patrones» —no todos—.
    Bola de sebo. Realmente creo que el autor muestra unos personajes insípidos, pero no planos, sobre los que la protagonista adquiere un relieve que casi marea. Creo que es este efecto es intencionado y genial.
    Maigret.
    Amadís se me hace enormemente creíble cunado le dan palos hasta en el cielo de la boca en la casa encantada. En el resto de la novela es eso: Amadís.
    Y para lo que me gusta Isaac Asimov, sus personajes no son realmente destacables. Aunque podría nombrarlo a él mismo en «Asesinato en la convención».

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s