VIVIR Y MORIR POR Y PARA LA LITERATURA

20131010_125956Hoy es día de reflexionar; hoy mi mente ha amanecido despejada después de años de tormentos, de repente se han disipado las nubes y el gris ha dado paso a cristalinos colores. Todo porque decides cambiar el precio de uno de tus libros. Ya sé, esto último no casa con lo poético del oficio; pero a veces la acción más pueril es pulsar un interruptor para que se haga la luz.

Pero vayamos a los hechos incontestables y a los datos, siempre mucho más reveladores que las aportaciones subjetivas con las que escribimos nuestras benditas historias cuatro locos.

―De 1967 a 2002: escribiendo mi diario, mis historias, cuentos y poesías; feliz. Lo hacía siempre que podía, mis libretas eran mi refugio, la manera más grata de ordenar mis ideas y escapar de esta locura que llamamos vivir, a veces la única.

―2004: por primera vez decido escribir con la intención de publicar y comienzo con una novela para niños sin demasiadas pretensiones, incluso la ilustro con mis propios dibujos.

―2005: harta de escribir a editoriales, decido coeditarla con una editorial que publica a granel por poco dinero: 300 euros 200 ejemplares. El talento de Nano sale a la luz. Por entonces no conocía la promoción en redes y demás, así que me limité a hacer una presentación en mi ayuntamiento, en la cual el concejal se dedicó a regalar mis libros como los banqueros los caramelos en sus despachos. Total, que no vendí ni uno. Con todo, llegó a una segunda edición y me consta que también se agotó, entre otras cosas porque el editor me pagaba las regalías con mis propios libros, que yo terminaba vendiendo o regalando.

―2006: me doy cuenta de que la literatura no es para mí solo una afición, es mi vocación, de manera que me lo tomo como un trabajo y me pongo a escribir mi primera supernovela: La última vuelta del scaife, una obra histórica que me llevó dos años de trabajo, uno solo para la documentación, y de la que estoy especialmente orgullosa.

―2008: empieza el calvario de buscar editoriales y nada, los manuscritos y cartas se perdían como por arte de magia. Por entonces ya me manejaba decentemente por internet y navegando encontré una editorial que había publicado a Mario Benedetti, Ana María Matute, Francisco Umbral y Fernando Savater, entre otros muchos, y que hacía mucho ruido en los medios de comunicación. ¡Sorpresa!, aceptan mi manuscrito, quieren publicarlo. ¿Dónde está el truco? ¡Todo lo pagas tú, y más! Mi familia hace un gran esfuerzo económico pensando en que puede ser una inversión, me voy para Madrid y firmo. ¡Ole! Justo a la vuelta me encuentro un correo de la editorial «Roca» diciéndome que quiere mi historia, esta vez, claro está, con anticipo y sin gastos para mí y tal. El destino es muy caprichoso.

―2009: dedicado a recorrer España cargada de libros para poder vender los puñeteros quinientos ejemplares. Todos los gastos de viajes corrían a mi cuenta, claro está. La última vuelta del scaife se convirtió en una ruina para mí y un auténtico negocio para la editorial. Hablamos de una novela que no tiene nada que envidiar a muchas de las que compráis con verdadera ansiedad.

―2010: aprendida la lección, decido dejar de dar bandazos por el país y ponerme a escribir. De ahora en adelante, a disfrutar escribiendo y punto. Sigo aprendiendo y dándolo todo en mi oficio. Termino Maldita y, dado que obtener beneficios de mi trabajo me parecía un imposible, decido publicarla por capítulos en mi blog, gratis, y obviar el tema de mandar cartas a editoriales. Durante cinco meses, noche tras noche, mi blog se llena de visitantes deseosos de la siguiente entrega. Maldita es un éxito sin precedentes en la blogosfera.

―2011: Escribo Pretérito imperfecto y consigo agente literario. Ea, pues ya está, ya tengo quien luche por mis obras. Error, es mi propio agente quien rechaza mis manuscritos, alegando argumentos que harían llorar al mismísimo Putin. Oye, pero mi agencia literaria está muy contenta de tenerme entre sus autores.

―2012: desesperada, subo a Amazon Maldita, que se convierte en un éxito de ventas en tres meses. Más tarde publico Pretérito imperfecto en esta misma plataforma y más de lo mismo; llegué a tener estas dos obras durante más de un año en el Top 100, sola, con la única ayuda de los lectores. Como he dicho en otras ocasiones, por primera vez consigo que mis libros, lejos de producirme gastos, me aporten un pequeño sueldo mensual. Mientras tanto, me escribe «Planeta de Libros» solicitando una de mis obras. Como tengo agente y va con frecuencia a Madrid, le pido que me represente y luche por un contrato más favorable al que me habían ofrecido. El resultado es el mismo que yo ya tenía en mi poder, pero ahora la agencia se llevará su tanto por ciento, por una obra que ella misma había rechazado. Firmo con «Click» de «Planeta de Libros» cediendo por siete años todos los derechos, digital y papel, de El fotógrafo de paisajes. Por supuesto, solo sale en digital, la versión en papel es una quimera.

―2013: me escribe «Ediciones B» con la intención de sacar Maldita en papel. No me lo podía creer… Estoy tan contenta y tengo tantas ganas de ceder la tarea de promoción y dedicarme a escribir que, ilusa de mí, firmo un contrato por las cuatro obras que tengo en Amazon hasta el momento.

―2014: mis novelas en Amazon se han hundido, de estar en la cumbre han pasado al infierno, eso sí, con su gran sello editorial. Maldita sale en papel, comienza la tourné de presentaciones. Gastos, y más gastos, todos pagados de mi bolsillo. En septiembre autoedito mi última obra. Comienzo a escribir mi próxima historia: la primera parte de una trilogía.

―2015: La caja mágica y Pretérito imperfecto se publica en papel con «Libros Mablaz», una editorial modesta, pero que me deja la versión digital. Termino la primera parte de la trilogía.

No es que tenga un pasado editorial muy extenso, pero sí lo suficiente como para valorar en qué momentos me he sentido más libre, más recompensada y he tenido más tiempo para escribir. Es muy claro, cuando estaba autoeditaba. En breve la primera parte de la trilogía Cartas desde Washington estará lista para salir a la luz. De nuevo he sido tentada para firmar con un par de editoriales, pero, como decía al principio, hoy lo veo todo con más claridad que nunca: una de ellas es un gran sello, pero solo quiere el digital, o sea, quedarse con la obra por una inversión cero y secuestrar el papel; y la otra quiere las dos versiones, pero tendría que esperar más de un año para su publicación. No, no me parece justo que después de tantas horas trabajando, por mucho que me apasione escribir, yo sea la única de las partes que tenga que darlo todo a cambio de unas migajas.

Me pregunto qué pasaría si todos los escritores dejáramos de firmar contratos. Eso es, se irían al paro muchos trabajadores, de imprentas, de transportes, libreros, maquetistas, ilustradores… Pero los lectores seguirían ahí, de manera que tal vez los autores empezaríamos a ganarnos la vida con nuestro oficio. ¿Y al contrario?, ¿qué pasaría si las editoriales se pusieran en huelga? Pues que seguiríamos publicando. Son ellas las que nos necesitan a nosotros, no nosotros a ellas. En mi caso y en el de muchos escritores, tener editorial no ha compensado. Tal vez me lo merezca. Por otro lado, hace dos días decidí subir el precio de Hijos de Atenea en Amazon, de 1€ a 2.85€. Comprobado, ha sido un suicidio escritoril, debo ser una autora de saldo cuyas obras no merecen el desorbitado precio de algo menos de tres euros. No me gusta la falsa humildad y menos la soberbia, y creo ser capaz de ser mi más severo juez: me falta mucho por aprender, no viviré para abordar tanta sapiencia, pero no es menos cierto que mis obras están a la altura de muchas que han llegado a millones de lectores con precios prohibitivos.

Hay compañeros que esto lo verán como una más de mis quejas, según parece, contar mis experiencias tal y como son no es de buen gusto.

De manera que no le voy a dar más vueltas al asunto, si no aparece nadie que respete mi trabajo y arriesgue por él al menos un mínimo de lo que arriesgo yo, la primera parte de la trilogía Cartas desde Washington la autopublicaré en digital, aunque sé que en estos momentos la autoedición es un maremágnum en el que es difícil despuntar y que seguiré viviendo para la literatura y no de la literatura. Quiero dar pasos seguros, perdiendo el mínimo de dinero, que ya está bien. Que llegue o no a la meta imaginada, ya no me importa tanto. Y, sobre todo, quiero seguir disfrutando y aprendiendo del arte de novelar.

Eso es, escribir historias como cuando era niña y experimentar una y otra vez la felicidad de hacer realidad mis sueños sobre el papel. Creo que lo demás no es cosa mía.

Anuncios

45 comments

  1. Pues yo esto no lo veo como una queja, sino como una exposición bastante detallada de lo jodido que es el mundillo editorial. Es como si un minero expusiera los riesgos de su profesión y mencionara que los sueldos son una miseria para el trabajo que hacen. Por eso es que los escritores tenemos que valorar nuestro trabajo, porque ES un trabajo y ya es tiempo de que el resto de la gente lo tome como tal. Y también es tiempo de hacer entender que los únicos indispensables en la industria somos NOSOTROS y los lectores (más allá de servicios tercerizados como correctores o diseñadores). Por lo demás, te deseo éxito con el nuevo libro. Yo también quiero poner precios un poco más altos, al menos para que el porcentaje de regalías sea del 70% (como diría L’Oreal, “porque yo lo valgo”). Conste que también estoy dispuesta a dar a mis lectores una obra que esté a la altura en calidad. ¡Besos!

  2. Mercedes Pinto, creo que lo defines todo bien y es lamentable. Coincido contigo o no, hay que dejarles morirse de hambre! no respetan el trabajo de los escritores, es mejor regalar o cobrarlo a mejor precio. En mi caso he decidido, subir a 5 o 10 Euros y 70% de beneficios y publlicar en mi blog con alegria. Pero bueno el mio es un hobby, o mejor escribo pues asi puedo comer “3 galletas de chocolate como premio” se puede ser feliz con tan poco… saludos

  3. Es una historia cruel, personalmente me veo reflejado en ella, también en lo referente a los últimos párrafos. Hace años escuché decir que algunos nacen con estrella y otros estrellados. Vale, si, pero hay algo que no pueden retirarnos, ni siquiera intentarlo, pues seguro no lo conseguirán. El hecho de pasar el tiempo documentando, preparando el guion, los personajes, acciones, para luego desarrollar la historia, es algo inenarrable que no podrán borrarnos o eliminarnos, pese a no ver publicadas nuestras historias. Se lee y respira tu fortaleza, no te permitas flaquear. Si cayeras en la tentación llama, escribe y cuenta conmigo, tal vez entre colegas no solo entendamos los avatares que nos toca atravesar, sinsabores y tristezas, seguro que tenemos horas, quizas dias y alguna que otra semana, donde lo gris y negativo, se transforma en luz y felicidad. Un abrazo deletreado. Anxo do Rego (Equipo de redacción de Solo Novela Negra)

  4. Es así de dura esta vida, el que vale y escribe con interés para los demás, solo obtiene beneficios para terceros que no se molestan mucho, por no decir nada.

    Sea el medio que sea el que decidas para publicar, estaré pendiente para poder leerte, como siempre.

    Ánimo y sobre todo sigue escribiendo

  5. Me suena mucho todo lo que acabo de leer. ¿No lo escribí yo? Una vez me preguntaron que por qué escribía con la cantidad de escritores (y escribidores) que hay (acaso más que lectores). Yo solo atiné a responder: Será otra de mis enfermedades, qué sé yo. En fin, que estoy contigo entre el don y la maldición, entre la pasión y la posible enfermedad incurable.

  6. Me parece injusto y completamente indigno que buenas, grandes diría yo, escritoras como tú tengan que pasar por semejantes calvarios para poder publicar en condiciones.
    Reconozco que todavía tengo pendientes algunas novelas tuyas por leer, pero:
    Me gustó muchísimo Pretérito Imperfecto.
    Me encantó Maldita.
    Y La última vuelta del Scaife me parece una obra superior, casi un referente, y una de las mejores novelas que he leído en muchos últimos años.
    Mucho ánimo Mercedes, te mereces triunfar en este trabajo tuyo que es escribir, ganarte la vida, como otros con mayor nombre y menor calidad ya hacen. Y los lectores nos merecemos que nos lo puedas ofrecer en condiciones dignas. Algún día se hará justicia.

    Un abrazo.

  7. La autoedición es el futuro. Digan lo que digan. Lo mejor es conservar nuestros derechos en digital. Deseando leer tu triologia, estoy segura, de que al igual que tus otras novelas, me encantará. Ya has sido bestseller, volverás a serlo. Tienes que estar orgullosa de tus logros y de lo que has conseguido.
    Almu Navarro

  8. Creo que ni la industria editorial acabará claudicando, como leí en un comentario arriba, ni los escritores independientes necesariamente nos convertiremos en estrellas de la escritura. El tiempo pone a todos en su lugar. Ser escritor es una carrera de fondo, no se llega a la fama o al éxito de un día para otro salvo algunas raras excepciones.
    Que todo esto querida Mercedes, te sirva como experiencia. He leído varios artículos tuyos en los que cuentas tu periplo por las editoriales, supongo que hoy en día será difícil que vuelvas a caer en el mismo error. Te deseo la mejor de las suertes con tus próximas novelas, espero que como independiente.

  9. Los escasos sueños que pueda tener de ser escritor (o escribidor, como dice Ordiz) tocan tierra cada vez que leo alguna reflexión tuya como esta (alguna más he visto), así que por mi parte puedes estar tranquila, aquí no hay competidor (y no me refiero a la calidad). Aplícate la máxima L’Oreal.

  10. Hola, Mercedes. Yo tengo mucha menos experiencia que tú, y quizás la suerte de haber empezado a publicar en la era de las redes sociales y la impresión digital. No acumulo tus malas experiencias y esos viajes agotadores, así que mi recorrido hasta decidirme por la autopublicación ha sido muy corto. Pero tengo muy claro que, al menos por ahora, es la mejor opción. No estoy dispuesto a regalar mi trabajo a ninguna editorial que no apueste en serio por él, así que ya ni me planteo buscarla. Acabo de autopublicar mi segunda novela, consciente de que voy a tener que seguir con el trabajo de hormiguita para asomar la cabeza entre el marasmo editorial, pero contento porque doy otro paso adelante.
    No me quejo ni me considero menospreciado por el sistema. Acepto la situación y sólo miro hacia adelante. De hecho, no creo que las condiciones que actualmente se ofrecen a los escritories sean privilegio alguno. Tú has avanzado ya mucho, acumulas una trayectoria envidiable y, no tengas dudas, eres ejemplo para muchos escritores, así que sigue apostando por tu trabajo y ten por seguro que tu decisión es acertada.
    Un abrazo.

    1. Benjamín, en cierto modo tienes mucha suerte, parece que tú has elegido el camino correcto sin perder el tiempo en errores. Haces bien en ocuparte personalmente e tu trabajo, es más, ya no hacen caso las editoriales a nuestras llamadas, si les interesas te buscan. Otra cosa es que lo que ofrezcan nos interese a nosotros. Estoy cada vez más convencida, la autopublicación es ahora el camino correcto.
      Me alegra saludarte.

  11. Llevo desde los 16 años escribiendo. Es mi vocación y desde ya hace muchísimos años tengo claro que no es ni será mi profesión. Estudié una carrera que me permitiese vivir y disfrutar trabajando (también me gusta mi oficio), luego seguí estudiando para perfeccionarme en esto de la literatura (por gusto). Todo, sin parar de escribir. Para mí escribir es un regalo. Disfruto. He enviado mis novelas a premios, agencias, editoriales,… muy pocos han respondido. Hubo uno que me llamó a casa, otra que me citó a su despacho,… las conversaciones: MEMORABLES y todo quedó en agua de borrajas. He tenido claro siempre que no iba a pagar para que me editasen y siempre he huido de eso. Un día decidí (sin reflexionar mucho), que ya estaba bien. Amazon me abrió las puertas a algo que me ha dado muchos quebraderos de cabeza, pero que al fin y al cabo se ha convertido en una satisfacción. Que la gente te busque en face o en twitter para enviarte mensajes privados, o incluso que por la calle te digan eso de que les ha encantado tu libro… eso no tiene precio (para todo lo demás MasterCard).
    El precio de mi único libro que tengo en Amazon desde el principio es 2’99. No pienso hacerme rica con esto, pero una novela (aunque nos encante escribir, como es mi caso) tiene mucho trabajo de documentación, escritura, corrección, maquetación, diseño de portada,… y creo que es un precio muy razonable (menos que un gin-tónic premium más que una cerveza de barril). Quien esté dispuesto a pagar ese dineral… bienvenido a mis palabras, quien no… que se espere a una promoción o busque algo más económico y afín a su bolsillo. A mí, personalmente, no me apetece someterme al escrutinio público por menos. Una tiene sus principios… aunque si no les gusta, ya saben, los cambio.
    Un abrazo muy fuerte Mercedes y sigue deleitándonos con tus motivadoras reflexiones.
    Nos vemos por twitter. ;)

    1. completamente de acuerdo contigo, Delmi, arrastrarnos para que finalmente desprecien nuestro trabajo es tiempo perdido, además del ánimo. Yo también envié mis obras aquí y allí, tengo alguna anécdota que bien se merecería una novela. Sigamos adelante, como he dicho en alguna ocasión, nosotros escribimos, nosotros decidimos.
      Claro que sí, nos seguimos viendo por Twitter.
      Un beso.

  12. El mundo editorial (sea virtual o físico) es un negocio y como tal hay que tratarlo.
    Hay que hacer un gran esfuerzo para crearse un nombre que dé beneficios, no importa tanto la calidad como la cantidad de ventas.
    La auto publicación puede ser un camino válido de inicio pero, te hago dos preguntas: ¿como lectora tú que prefieres, la obra en papel o virtual? ¿Por cual pagarías más?
    Un artista no debe perder el tiempo en “vender” su obra, no es su trabajo. Por lo tanto, desde mi punto de vista, si alguien quiere ganarse la vida con su arte, o es un avispado negociante o busca a alguien que lo sea y crea que puede ganar dinero defendiéndolo.
    Como verás, siempre es una cuestión de ganancias.
    Un abrazo y muchas gracias por compartir tu experiencia.
    Fdo: Un novato aprendiz de escritor.

    1. Ibso2, te diré algo, como lectora prefiero el digital, para mí es mucho más cómodo en muchos sentidos, y estoy convencida de que poco a poco los lectores irán probando y valorando. Lo que me gusta del papel es ese aspecto casi romántico, han sido siglos aprendiendo y disfrutando sobre las páginas, todo requiere un proceso. A tu segunda pregunta, por supuesto, pago más por el papel, pero por una cuestión de sentido común, porque este formato requiere una inversión mayor: papel, impresión, distribución… Un digital al precio del papel es un robo.
      Muchas gracias por comentar. Un saludo.

  13. Hola Mercedes. Voy a hablar desde el punto de vista de un lector.
    Yo no vivo en España sino en Irlanda desde hace diez años. Cuando me vine, iba y venía cargado de libros. Y empecé a usar Amazon. Hubiera preferido apoyar alguna librería española pero era más caro el envío que el libro en sí (esto no ha cambiado).
    Con dudas me pasé a la lectura digital con Kindle por flexibilidad, comodidad y espacio en casa.
    Pensaba entonces -y ahora- que las editoriales españolas estaban un poco “adormecidas” en cuanto a lo digital y con el desembarco de Amazon en España ha quedado claro.
    He pesando a veces que estoy apoyando a un devorador de editoriales y escritores. Por mi trabajo en el sector de internet con uno de los gigantes sé de la fría visión del mundo que tienen a través de un algoritmo (y la cuenta de resultados como en cada gran empresa).

    Leyendo este post me parece que, bueno, al final va a resultar que no es tan mala opción. Aunque me quedan dudas. Sin ser ejemplo de nada, “prefiero pagar” por libros y películas -lo mismo ocurre- por decencia (perdón por la palabreja) y porque los artistas tienen la “mala costumbre de comer y cubrir necesidades básicas” ;).
    Agradezco que hayas compartido tu odisea.
    Y te animo a seguir escribiendo como cuando eras niña (no se lo digas a nadie pero dicen que hay lectores que siguen leyendo como cuando éramos niños) :)

    P.D: No he leído ninguna de tus novelas todavía pero compraré tu próxima novela en Kindle, así que quién sabe, quizá me convierta en uno de tus lectores habituales :)

    1. Hola, Ismael. Déjame decirte en primer lugar que me emociona saber que me escribes desde Irlanda, una tierra que dio cobijo y trabajo a uno de mis hijos y de una belleza cegadora. Si hubiese podido, me habría quedado a vivir allí en uno de mis viajes.
      Sobre lo que me comentas de la frialdad de las plataformas digitales en comparación con las editoriales tradicionales… Bueno, de esto podríamos hablar largo y tendido. Las cosas han cambiado mucho, de hecho en estos momentos la mayoría de las editoriales tratan a sus autores como números y tienen escaso o ningún contacto con ellos. Por ponerte un ejemplo, cuando escribo a Amazon para cualquier consulta, no tardan más de un día en contestar, en cambio cuando lo hago a mis editores… a veces ni contestan, o lo hacen pero parece que ni te leen.
      Creo que Amazon, con sus muchas carencias, lo está haciendo bastante bien, si no ¿qué sentido tendría que tantos autores estén optando por esta plataforma, incluso los que como yo podríamos publicar con editoriales tradicionales? No sé lo que pasará en un futuro, pero en este momento la autoedición en Amazon a mí me parece lo más acertado para la inmensa mayoría de los escritores.
      Permíteme que te deje un podcast en el que Ana Nieto (directora de una de las mejores empresas de marketing) entrevista a Blanca Miosi (una de las escritoras más exitosas y universales autoeditadas en Amazon), creo que escuchando a esta escritora comprenderás muchas cosas del momento editorial actual.
      Es este: http://triunfacontulibro.com/tendencias-literarias-que-pueden-hacer-de-tu-novela-un-bestseller-blanca-miosi/

      Gracias por tu interesante comentario. Espero que si te decides a leerme disfrutes de mis historias.
      Un saludo.

  14. Resulta enriquecedor leer tu periplo de publicaciones y editoriales, que en buena parte he ido conociendo conforme ocurría, pues disfruto de tu amistad desde hace ya unos años. Aún recuerdo aquel informe de lectura de la agencia literaria sobre «La última vuelta del scaife», un vapuleo injusto y sin fundamento que solo un autor frustrado o un enemigo hubiera firmado. Para mí sigue siendo tu mejor trabajo y una de las grandes novelas que he tenido la fortuna de leer, y estimo que aún no recibió el debido reconocimiento.
    Por lo demás, totalmente de acuerdo en tus apreciaciones y en el hecho de que, a día de hoy, la autopublicación es la salida más digna para quien desee dar a conocer sus obras.
    Un abrazo cordial y mis mejores augurios.

    1. Estimado Antonio, me acuerdo perfectamente de ese informe literario y de lo revelador que fue para mí, o el lector no se había leído el libro o no estaba dotado para este menester. Ya entonces me preguntaba en manos de quiénes caían nuestros manuscritos, personas encargadas de filtrar lo que se lee en este país.
      Sí, en estos momentos tan revueltos, creo que la opción es la autopublicación, que cada día está más valorada por los lectores, Por algo será.
      Muchas gracias por comentar y mucha suerte en esa inmediata publicación en papel.
      Un saludo.

  15. Pues mira, gracias a este post (que lo he encontrado por facebook) he tenido la oportunidad de conocerte y me he descargado Hijos de Atenea. Sí, he pagado los menos de 3 euros, y encantada. Ahora tengo otro libro entre manos, pero cuando tenga la oportunidad de leer el tuyo, me encantaría darte mi opinión (vamos, si te enteresa).
    Mucho ánimo, Mercedes. Por lo menos puedes decir que haces lo que te apasiona. Hay mucha gente en el mundo que se conforma con cualquier cosa por miedo.
    Un saludo.

  16. Me encanta este blog y suelo estar de acuerdo contigo en todos los temas de autoedición. En el caso de este post no puedo estar más de acuerdo en que para algunos lectores un digital por 3€ es muy caro, pero luego pagan 9€ por auténticos bodrios literarios de escritores consagrados(a veces vendé más el nombre que la calidad del texto).
    Yo en mi caso tengo un precio fijo para mis digitales(comencé a autoeditar hace 9 meses y aunque las ventas brillan por su ausencia, a mis bebes, lo siento mucho pero no los vendo a precio de saldo. Prefiero ganar menos, pero ganar unos Royaltys acordes al esfuerzo y al mimo que puse en cada palabra.
    En cuanto a publicar con Createspace, en realidad muy fácil, tanto como en digital Amazon.

    Un saludo.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s