QUE NADIE TE DIGA SI ERES O NO ESCRITOR

frase-siempre-sabemos-mucho-mas-de-lo-que-pensamos-si-no-no-podriamos-ser-escritores-norman-mailer-195731

No creo que nadie consiga ser escritor por el hecho de decidirlo. Mi experiencia, y creo que la de muchos autores, es que el «título» te lo otorgan la constancia, los años y la pasión. Un día te das cuenta de que lo eres, bueno o malo, para bien o para mal, muchas veces a tu pesar y el de la gente que te rodea. A menudo me han preguntado qué se necesita para ser escritor, mi respuesta siempre es la misma: escribir y tiempo.

En mi caso, todo comenzó siendo niña, por una mera necesidad de dar salida a mi imaginación sin ser interrumpida, en soledad. Mis encuentros con el papel eran momentos agradables que me dejaban cierta sensación de tranquilidad y sumaban a mi pequeño «yo» seguridad y confianza en mí misma; ordenar con palabras escritas mis sueños y desvelos de chiquilla me reconciliaba con el entorno y regresaba a él más dispuesta. Escribía en mi diario, pequeños cuentos, amagos de versos… Todo sin preocuparme de que pudieran leerme algún día, solo buscaba poner orden en mi mente y espacio. Las faltas de ortografía y las erratas de todo tipo se encadenaban a través de las páginas, los versos no rimaban, los cuentos carecían de estructura… ¿y qué? Yo no quería ser escritora, quería escribir.

Como decía al principio, son el tiempo y la dedicación los que deciden cuándo eres escritor, incluso aunque no hayas publicado. Porque, a ver, alguien que durante años, casi a diario, se ha enfrentado con agrado y deseo a la hoja en blanco, ¿qué es sino escritor? Dicen que no se es hasta que con tus letras te pagas la hipoteca… Bueno, en tal caso, mis felicitaciones a ese uno por ciento (siendo muy generosa) que ha conseguido dar el salto de escribidor a escritor. Otros amplían esta escueta lista y aseguran que es suficiente con que una gran editorial te publique; a mi entender, esto es harto discutible, por no decir que es del todo falso, ejemplos hay para aburrir. Pienso que cualquier intento de catalogar u ordenar a todos los que coqueteamos con la literatura es vano. Todo arte y oficio requiere un don y equis horas de trabajo, pongamos como ejemplo ochenta mil, y es en el momento que pasas de la hipotética hora setenta y nueve mil novecientos noventa y nueve a la ochenta mil, sin lugar a dudas y digan lo que digan, cuando te sientes escritor, y no hay más verdad que la que se siente.

Querido compañero en las letras, no dejes que nadie te diga lo que eres, eres lo que sientes cada jornada porque lo cuentan tus historias; aunque nadie pague un euro por ellas. Te deseo que este año que empieza no te abandone la pasión por escribir.

Anuncios

29 comments

  1. Yo tengo un amigo que juega todos los días al tenis, varias horas, excepto los domingos. En alguna ocasión le han preguntado si es tenista, porque es muy bueno, la verdad, y siempre responde que no. Es evidente que siente ese deporte en sus venas, tanto como Nadal o cualquier otro, pero dice que no es tenista. Porque si en el banco le preguntan su profesión para un crédito, dice que es abogado. Porque si le preguntan para alguna encuesta, dice que es abogado. Porque la última vez que viajó a otro país y en la aduana tuvo que rellenar un documento en el que preguntaban por su ocupación, escribió abogado. Porque si está un bar y una mujer le pregunta en qué trabaja, responde que es abogado…

    Pero sobre todo, porque cada mañana se levanta y lo primero es cumplir con su trabajo de abogado, porque después, si le queda tiempo, si puede, entonces juega la tenis. Si un día tiene que escoger entre estudiar una ley nueva que entra en vigor para su especialidad o ver un partido de tenis, estudia la ley. Porque lo primero en su vida, en torno a lo que gira, le guste o no, es su trabajo de abogado. Lo demás viene después, en segundo plano, incluida su verdadera pasión: el tenis.

    Si mi amigo contestara que es tenista en alguna de las situaciones de ejemplo anteriores, no le iría muy bien. Tal vez con la chica del bar sí. Pero se quedaría sin crédito, falsearía los resultados de las encuestas y puede que cometiera alguna irregularidad declarando que es tenista en la aduana de algún país extranjero. Y todo eso no son más que unos ejemplos.

    Mi amigo no tiene en cuenta el porcentaje de personas que son tenistas entre todos los que juegan y sienten ese deporte en su interior como algo indispensable para vivir. No cambiaría su opinión si ese porcentaje es un 1%, un 0,00001%, o un 10%. No la cambiará mientras cada mañana sea otra cosa la prioridad para él, y el tenis quede relegado a un segundo puesto, o incluso a la nada, si hay una temporada de necesidad en el trabajo y toca arrimar el hombro.

    1. Escritor es el que escribe lo que piensa, no lo que piensan otros, que es lo que hace el escribiente. El tenista es el que vive de jugar al tenis. Creo que has utilizado conceptos diferentes en tu exposición.

  2. Yo hace mucho tiempo que se que no soy escritor tampoco lo he pretendido nunca, leo a los que lo son, o a gente de la que siempre aprendo algo, me entretengo, conservo gente amiga por este medio y eso es casi todo :)
    Besos y salud

  3. Espero que este año que recién comenzamos no me abandone la pasión por escribir. Me apunto tus deseos, esta entrada me ha cargado de optimismo.. Espero sacar tiempo, siempre me llevo mal con él, para poder hacerlo. La pasión, sin duda, está. Y la constancia también, aunque a veces nos peleamos por la falta de tiempo. :)

  4. Me gusta “escribidor”. Yo suelo decir que soy “escribiente”.
    Pero ¡sería tan bonito ser escritor…!
    Y pagar la hipoteca con lo que escribes ya sería la rehostia.
    Pero sí, estoy contigo en que es una forma de ordenar tu espíritu, de exorcizar al demonio ( o al ángel) que llevas dentro, de poner tus pensamientos y tus sentimientos en boca de alguien que te inventas por miedo a ser tú mismo el que lo diga.
    Sí. Creo que soy un escribidor. Ni más… ni menos.

    1. Lo de “escribidor” es una estupidez de Mario Vargas Llosa, en un alarde de falsa modestia, cuando sabía que existían las palabras “amanuense”, “escriba”, o simplemente “escribiente”. NO sé si habéis tenido opción a leer su “La tía Julia y el escribidor”, en que da cuenta de los años que vivió a costa de su tía…

      Creo que lo primero que tiene que hacer un escritor es confesarse a sí mismo que sí, que lo es, y luego ponerse al mundo por montera, y dar rienda suelta a su pasión por la escritura. Si no asume que lo es, nunca va a serlo.

      1. Las palabras tienen el valor que les queramos dar. Más siendo escribidores, escritores, escribientes o aporreateclados. Que las palabras sean un trampolín para lanzar el alma al ruedo y no un muro que nos acabe limitando.

  5. Siempre pensé que podría decir que soy escritor cuando un desconocido pagara un céntimo por algo que haya escrito, pero hoy me has descubierto que llevo siendo escritor toda la vida. ¡Gracias Mercedes!

  6. Fernando545, por lo que cuentas, tu amigo es las dos cosas, abogado y tenista. Creo que uno puede sentir ser varias cosas a la vez. Claro, otra cosa es lo que piensen y vean los demás.
    Muchas gracias por tu interesante y extenso comentario.
    Un saludo.

  7. cmacarro, sí, totalmente, también escribimos por esto que tú comentas: ” de poner tus pensamientos y tus sentimientos en boca de alguien que te inventas por miedo a ser tú mismo el que lo diga”. Por cierto, yo también suelo presentarme como escribidora, más que nada para no parecer petulante, pero lo cierto es que a estas alturas ya me siento escritora.
    Gracias por venir a leer y feliz año.

  8. Jorge Moreno, no, no creo que tengan que pagarte para “ser”, especialmente en arte. Fíjate, entonces, ¿Vincent van Gogh no fue pintor? Además, con la piratería y la crisis editorial y del papel, para que te paguen tendrías que ser una especia de “Belén Esteban”. ¿Lo es ella porque ha firmado miles de libros y tiene no sé cuántas ediciones?
    Somos escritores, Jorge.
    Gracias por tus visitas, te deseo un fantástico año.

  9. Pues yo, como lectora empedernida, bien poca importancia le doy al nombre que se dé o le den a la persona que ha creado la maravillosa historia que puedo tener entre las manos. ¿Qué importancia tiene que lo consideren escritor? Para mi es escritor, porque lo que ha escrito me enseña, me conmueve, me desconecta del mundo y se convierte en mi escape diario. Cobraría importancia este hecho, si a causa de ser o no considerado escritor no pudiera seguir escribiendo, pero eso es otra cuestión…

  10. Yo estoy totalmente de acuerdo con Fernando745. Me pasa como a ti, que escribo desde que tengo uso de razón, pero solo desde el momento que pude -mejor o peor-, ganarme la vida escribiendo empecé a ”titularme” públicamente como escritor. A eso es a lo que me dedico y esfuerzo. También juego al ajedrez desde muy niño pero no soy profesional.

  11. Gracias Mercedes por esta entrada. Creo que la palabra “escritor” se puede entender de muchas formas. Hay muchísima gente que la vicula a una profesión con la que ganarse la vida y es por eso por lo que muchos no nos atrevemos a decir que lo somos (buenos o malos, con éxito o sin él, eso da igual)… Además, es verdad que suena pedante. Yo voy por la vida con mi pseudónimo, haciendo mis experimentos literarios para que estos no interfieran en mi vida profesional, para poder meter la pata libremente… Como dice fernando545 de su amigo abogado, a mí, si me preguntan en la calle, en un bar, en un formulario, etc. yo no digo que soy escritora (o escribidora). Pongo la profesión que me permite ganarme el pan.
    Y no obstante, ¿en qué pienso cada mañana cuando me levanto? Seguro que a muchos os pasa igual.
    Un fuerte abrazo!

  12. Reblogueó esto en Imperativo escribiry comentado:
    Esto es lo que dice Mercedes Pinto que hace falta para poder llamarse “escritor”: escribir y tiempo. Muchos de nosotros sentimos pudor de autodenominarnos escritores por el mero hecho de que no nos ganamos la vida con ello… Sin embargo, amigos autores del ciberespacio que no ganáis ni un duro escribiendo, ¿en qué pensáis cada mañana al despertar? ¿cuántos años hace que escribís? ¿cuándo os distéis cuenta de que ibáis a reventar como no os pusierais delante de una libreta, maquina de escribir u ordenador?
    En vuestro corazón lo sabéis, que nadie os lo diga ;)

  13. Buen comienzo de 2015! Y escribamos hasta hartarnos Estimada Mercedes Pinto. Por cierto si te apetece publicamos algo pequeñín a duo los dos en mi blog. Pongo titulo: “la limonada fría es ideal para las miradas que llenan los bares” un saludo cordial j ré

  14. Gallegorey, en cierto modo, entiendo lo que quieres decir, pero no es menos cierto que hay grandes artista que murieron en la indigencia y después de su muerte fueron reconocidos. ¿Fueron escritores solo después de fallecidos?
    Gracias por comentar.

  15. Helen R. Green, es cierto, parece que nos da cierto pudor decir que somos lo que verdaderamente sentimos y nos roba diariamente el pensamiento, pero sigo pensando que aquel que escribe a diario y tiene celo por las letras, es escritor.
    Muchas gracias por dejar tu opinión.
    Un afectuoso saludo.

  16. Gracias por esto. Esta noche dudo así como dudo tantas otras noches, desvelada y sin poder conciliar el sueño, en crisis con mi identidad. No sé si soy escritora o no, pensarlo me hiere y mucho, pero nada ansío más que creerte.

    Gracias por iluminarme esta noche. Muchas gracias.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s