LEER TE HACE LIBRE

DSC_0340[1]

Desde que acepté la invitación a la Aldea Sin libertad de Huelva, a medida que se acercaba el momento del encuentro, especulaba sobre el lugar con los únicos datos de referencia que me ha aportado el cine ―no se puede ser más ilusa―. Esta vez no era un encuentro con lectores al uso, entre otras, por una razón fundamental: todos los que me esperaban en el aula, ansiosos por conocerme y charlar sobre «Maldita», eran completos extraños para mí; ni amigos, ni familiares, ni conocidos de la red… Ninguno había cruzado anteriormente conmigo una sola palabra escrita o hablada, estaban allí solo y exclusivamente para hablar de literatura, para conversar sobre una historia que les había emocionado. Ignoro los motivos por los que cercaron su mundo con altas alambradas; solo sé que son seres humanos que están pagando una deuda con parte del poco tiempo y espacio que nos concede la existencia, cuya sensibilidad, preparación y comprensión lectora supera con mucho la media. Tal vez porque la literatura para ellos es una forma de soñar más allá de los barrotes.

DSC_0336[2]

Nada fue lo imaginado. Me encontré con hombres y mujeres arreglados para la ocasión, respetuosos, entregados, agradecidos, cultos, ansiosos por saber, y de una sensibilidad arrolladora. Personas que sin pretenderlo, tal vez porque no sabían absolutamente nada de mí y no había entre nosotros ningún compromiso contraído, me mostraron la versión de mi obra más honesta y descarnada. La criticaron sin miedo, sin anestesia, con la seguridad y naturalidad de quienes saben  que no tienen nada que perder, con un acierto finísimo.

Me sorprendieron tantas cosas… fue tan enriquecedor y emotivo el encuentro… Allá uno con sus apuntes, otra cargada de preguntas, aquel con los sentimientos aún a flor de piel… Conmueve que alguien te diga que estando preso murió su madre y chocado por el impacto de la pérdida fue incapaz de echar una lágrima; quería conocerme y contarme que gracias a los sentimientos que le despertó «Maldita» consiguió llorar por fin y liberarse del dolor contenido. Impresiona que, después de los diez mil lectores que han entrado en la vida de Lucía, sea allí, en un lugar olvidado, donde alguien te diga que hay en la historia un error cronológico; con tal interés y entrega leyeron. Te deja sin habla la disección tan acertada e inteligente que hizo una lectora sobre el significado de la despensa que separaba la gran casa de Diego de la pequeña habitación de su hija, o el sentido purificador de una escena importantísima en la novela, que ella, muy acertadamente analizó. Toca el corazón cómo han entrado y vivido una historia que escribí hace años pensando que no saldría del cajón. Fueron dos horas imborrables.

Regalo del Club de Lectura Juan Cobos Wilkins del Centro Penitenciario de Huelva

Regalo del Club de Lectura Juan Cobos Wilkins del Centro Penitenciario de Huelva

Me encantaría volver y seguir hablando con ellos de mis historias, pero por si los avatares de la existencia no nos lo permiten, deseo con todas mis ganas que este escrito llegue hasta esas gentes que el día veinticinco de noviembre me dieron una de las lecciones más importantes de mi vida, además de un regalo que presidirá por siempre el mejor lugar de mi salón.

Vosotros me disteis las gracias repetidamente y creo que yo no supe corresponder como realmente lo sentía: hoy, con la resaca propia de quien ha vivido una aventura irrepetible, desde lo más hondo de mi ser, quiero desearos lo mejor y daros las ¡GRACIAS!

Aquí la crónica del evento en el diario «huelva.24.com»

http://huelva24.com/not/63704/mercedes-pinto-en-el-centro-penitenciario/

Anuncios

9 comments

  1. Tuve la suerte que Mercedes contara conmigo para este evento… Y corroboro todo lo que ha dicho… Ha sido una experiencia que jamás podré olvidar. La manera que tuvieron de exponer sus vivencias al leer el libro me emocionó y me enseñaron cosas que yo al leer Maldita no me había fijado… De nuevo, gracias por compartir conmigo esta experiencia…

  2. Una demostración de que no se pueden crear estereotipos en ningún colectivo. Al final, cada persona es única y todos sacamos lo mejor de nosotros mismos cuando nos dan la oportunidad.
    En este caso ha sido la lectura la que les ha dado la mano para sacar el lado sensible, respetuoso, culto…
    Una vez más la literatura ha aportado experiencias enriquecedoras a lectores y escritora, no podía ser de otra manera.
    ¡ ENHORABUENA MERCEDES!

  3. “Leer te hace libre” bueno pienso que a estos lectores concretamente lo que les ha proporcionado “Maldita” es mucha felicidad en sus horas de lectura, eso unido al día que les comunicaran que la autora les visitaría….que seguro sus corazones se llenaron de ilusión. Así me imagino yo el día de ayer: lectores llenos de Felicidad e Ilusión.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s