PRESENTACIÓN DE “MALDITA”, UN ENCUENTRO ÚNICO ENTRE ESCRITORES Y LECTORES

Érase una vez una pequeña que aprendió a escribir y ya nadie pudo pararla… Así comienza la historia de un sueño; del sueño de una niña que pasaba la vida persiguiendo a sus mayores y amigos para contarles cuentos. Han pasado desde entonces muchos años, la niña creció, se hizo mujer, se casó, tuvo hijos… Entre tanto, siempre escribiendo y dibujando, buscando la manera de materializar sus sueños.

Cuando escribía en la intimidad de su habitación, a veces se paraba a pensar… “Tal vez algún día yo también publique una de mis historias, como esos escritores de la tele tan interesantes”. El viernes se cumplió uno de los sueños más inalcanzables para ella:

Desde que llegara a Madrid y bajara del AVE ya sintió que había puesto un pie en “La Ciudad de la Ilusión”. Madrid es grande, sí, porque grande es su gente. Allí la esperaban dos amigos, dispuestos a hacerla sentir reina por un día. Le habían preparado regalos, cariño y una habitación de ensueño.

PABLO Y MARGARITA, gracias, vosotros marcáis la diferencia entre conocidos y verdaderos amigos.

También sus lectores tenían un cuidado cobijo en Madrid.

CITA FRANCO Y JOSÉ, nunca os agradeceré lo bastante lo grandes que son las puertas de vuestra casa.

Muy nerviosa, segura de que le sería imposible articular palabra cuando se subiera a la tarima, no dejaba de consolarse pensando en la confianza que le inspiraban las dos personas que la acompañarían en la mesa, y no se equivocó:

CITA FRANCO Y RAFAEL R. COSTA, gracias, no podría haber estado mejor escoltada: una amiga del alma y futura escritora y un maestro indiscutible. Todavía, al recordar vuestras palabras, me estremezco.

1467383_10203418988215797_1763316384_n

Pero cuando la sala de presentaciones de Fnac Callao de Madrid abrió sus puertas a las 19.00h…

No es cosa fácil narrar lo que vivió la noche del viernes. Ella tenía claro desde que empezaran los preparativos que no sería una presentación como las que había vivido anteriormente; pero de ninguna manera era posible soñar siquiera el cariño y el compañerismo que le esperaban en la sala, que en un principio se le antojó inmensa, fría y extraña. Durante interminables minutos sintió cómo una miríada de dudas invadió el espacio. No tardó en salir del pánico.

Ella no recuerda en qué momento descorrieron las cortinas, solo sabe que en un solo parpadeo fue teletransportada. Tal vez a causa de las notas del violín de Alexandra Krivoborodov; quizás Gavotte Roudeau hizo la magia, y, como la música de la flauta de Hamelín, atrajo a todas las almas sensibles que rondaban el lugar. “No hay entuerto que se resista a una bella melodía”, se dijo, después de suspirar profundamente, no era posible por ella misma conseguir el sueño de encontrarse en un solo instante con tantos compañeros, tantos lectores, tantos… AMIGOS.1185669_10203418993855938_1339279768_n

MERCEDES GALLEGO, MÓNICA ROUANET, MARTA QUEROL, MIGUEL ÁNGEL MORENO, AMELIA NOGUERA, MANUEL NAVARRO, ANTONIA CORRALES, JULIO CASTILLO, JOSÉ LUIS DE PALMA, CITA FRANCO Y RAFAEL R. COSTA, gracias por dejar vuestras letras para abrigar las mías, por unas horas me hicisteis grande.

1982104_10203419115418977_1398200067_n

Ella, la que fue una pequeña escritora, todavía hoy intenta recordar a cada uno de los asistentes, necesita dar las gracias a todos y cada uno de ellos, pero eran más de sesenta, algunos siquiera los conocía. Pero hay nombres, lectores amigos, que quedarán en su memoria para siempre.

PEDRO (El Buho), GEMA, CONCHA, MARINA, CARMEN, ALMUDENA, MERCEDES… , gracias por estar, por coger un ejemplar de “Maldita” y hacer realidad la segunda parte del gran sueño: la firma. Nunca imaginé que se pudieran escribir tantas dedicatorias en una tarde.

1376566_10203419028336800_743019644_n

La sala estaba llena, pero había una “fila cero” larguísima, donde no cogía un alfiler. Entonces ella recordó a blogueros generosos, lectores entregados, magnánimos reseñadores, seguidores en las redes que desde hacía años habían puesto la confianza en su obra… Eran tantos y tan entregados…

A LOS LECTORES DE LA FILA CERO: BLOGUEROS, RESEÑADORES, SEGUIDORES DE ESTE BLOG, DE FACEBOOK Y DE TWITER, gracias por cada pequeño empujón que ha hecho posible un salto tan grande e importante para mí.

1959465_1470586153155814_335391506_n

Y muy especialmente, recordará siempre a todos aquellos que estuvieron a su lado meses antes, luchando por la pequeña Luci como si fuera parte de su familia. Ellos hicieron posible un ENCUENTRO LITERARIO ENTRE LECTORES Y ESCRITORES sin precedentes. Trabajando día tras día sin descanso, compartiendo publicaciones, haciendo tarjetas de invitación, anunciando el acontecimiento en páginas literarias… ¡Cuánta ilusión habéis puesto! ¡Cuánto le habéis regalado! Llegaron para acompañarla esa tarde desde Sevilla, Huelva, Extremadura, Valencia, alrededores de Madrid… ¡hasta de Italia! Qué gente más maravillosa sois.

MARGARITA CORZO, JUAN MANUEL FERNANDEZ, MARÍA JOSÉ BOZA, ALICIA BOZA, EVA M RUIZ, CELIA GARCÍA, CARMEN MENCAR, SOLETE CURRUCA, LOLA EXPÓSITO, MERCEDES TABOADA, ÁNGELES JAIME, PEPA CID, SUSANA PALACIOS, PILI USAN, ISA GONZALEZ, MARI HE CA, ALBERTO LADERO, MARI CARMEN, MERCEDES ATOÑO, JORGE LUIS, JORGE ALBERTO… ¡A TODOS! los que me abrazasteis en Madrid y los que me mandasteis vuestro cariño desde la distancia, gracias por ser tan auténticos, gracias por regalarme día a día vuestra calidad humana. ¡SOIS EL MEJOR CLUB DE LECTORES DEL PLANETA!

1932470_1470585549822541_1300546144_n

No le faltó de nada en ese esperado día, incluso inmortalizaron cada momento para que pueda rememorarlo una y otra vez, los mejores momentos son ya parte de la historia, de su pequeña historia.

TOMÁS GALLEGO gracias por regalarme imágenes tan profesionales e importantes para mi carrera. JUAN MANUEL, gracias por grabar cada momento por tanto esfuerzo y empeño como pusisteis tú y tu cámara.

Y para qué hablar del técnico de imagen y sonido, todo salió a la perfección.

JOSÉ, amigo, gracias por tu callada generosidad y por dotar de tanta belleza plástica el evento, no lo olvidaré jamás.

Esa niña, que todavía vive dentro de Mercedes Pinto, después de dos días, todavía se estremece pensando en vuestra ilusión, vuestros sinceros abrazos, vuestras lágrimas, vuestra despedida en la estación de Atocha… Y piensa si al fin y al cabo no habrá sido todo uno de sus más felices sueños.

Los hay que en esto de hacer realidad los sueños son únicos.

Gracias por ayudar tanto a construir el mío, RAFAEL R. COSTA

1544530_10203419082698159_66281815_n

Anuncios