¡NECESITO QUE ME LEAN! (2ª parte)

¡NECESITO QUE ME LEAN! (2ª parte)

Para hacer llegar tu obra al lector, a una masa crítica de lectores, hay muchos caminos, yo diría que tantos como escritores, pero también es cierto que entre todos ellos hoy día hay muchos puntos en común. Desde el autor más consagrado al que está en sus inicios, todos necesitamos un mínimo de publicidad, una publicidad que incluye al propio autor. Sí, sí, cuando el “hijo” sale al mundo, todos se preguntan por su “padre”. Somos como un pack, inseparables de por vida. Así están las cosas en nuestros días: si quieres que lean tus obras has de ser visible tú mismo. Los lectores quieren interactuar contigo, conocer un poquito de tu personalidad, que seas tú mismo quien les hable de las historias que has escrito; les gusta contactar contigo cuando terminan una de tus novelas, decirte qué les ha parecido, compartir con el autor sus emociones… Como digo, esta nueva premisa para ser leído es común a todos los autores, con editorial o sin ella, por grande que sea, en este momento tengo cuatro libros con Ediciones B y otro con Click de Planeta de Libros y os aseguro que mis novelas me necesitan como si fueran huérfanas. Esa publicidad que necesitamos hemos de dárnosla nosotros mismos, al menos los primeros años; después puede que con un poco de suerte hayas escrito un best seller y todo el mundo hable de ti y tu obra mientras escribes el segundo.
Muy bien, ¿y ahora qué? ¿Cómo hago para darme a conocer junto a mis obras?
Pongamos el ejemplo de ese escritor que siempre navegó por Internet solo para informarse y no tiene cuenta en las principales redes sociales.
*Lo primero es abrir un blog orientado única y exclusivamente a la literatura. En él posteamos la gran noticia, tu primera noticia: ¡Has escrito un libro!, cuyo argumento es tal, se titula tal y podrán descargar en los enlaces pascual. Esto en un principio no sirve para nada, no tienes seguidores; pero si eres paciente y perseverante los tendrás. Elegirás muy bien los blogs a seguir, todos literarios y de larga trayectoria y calado en la red y no tardarás mucho en tener tus propios seguidores del mismo corte.
*Abrirás una página en Facebook con la misma intención de promocionar tu obra y seguir a otros autores así como lectores. En ella publicarás a pequeñas dosis, debes economizar todo lo posible en palabras, es mejor una publicación diaria de 200 o 300 palabras (siempre con una imagen que la ilustre) que una a la semana de 1500, por ejemplo, para eso ya tienes el blog. Con los seguidores pasará igual que en el punto anterior, escoge bien a quién seguir y ellos harán igual contigo.
*Abrirás una cuenta en Twitter para mandar esos mensajes telegráficos tan útiles capaces de llegar a cualquier rincón del planeta. Puedes enviar varios al día. Con los seguidores y seguidos la premisa es siempre igual.

Poco a poco te irás haciendo un hueco en el espacio literario virtual, repito que es una cuestión de trabajo y perseverancia. Verás que pasados unos meses sabrás si escribiste un libro de interés o… Este es el riesgo de cualquier obra que ve la luz.

Anuncios

One comment

Los comentarios están cerrados.