¡NECESITO QUE ME LEAN! (1ª parte)

imagesC0R0X0Q3

Lo sé, créeme que lo sé, compañero. Necesitas que te lean por muchos motivos, pero principalmente porque sabes que los lectores son los únicos que pueden examinarte con criterio y poner una calificación a tu «ejercicio literario» honesta, sin influencias. No hablamos de tu madre, tu hermano o tus compañeros de trabajo, naturalmente, estos no cuentan, te aprecian demasiado, o te odian.

Doy por hecho que diste lo mejor de ti mientras escribías tu historia, que te desgarraste, que durante el proceso creativo mantuviste una relación tántrica con el mundo y que entre el papel y tú solo hubo días y días un espacio denso en el que casi te ahogas. Sabes que hay más de ti entre las líneas que en las mismas palabras. Esos espacios vacíos son los que cuentan tu historia como escritor, en ellos están tus miles de horas de angustia, los noes que diste a tu pareja, a tus hijos, a tus amigos… las llamadas y los favores que no hiciste a los que te necesitaban. No son lugares blancos, son las cañas que no te tomaste con Juan, son las horas de sueño perdidas, los reproches de los que tuviste que ignorar y los causantes de que este mes, una vez más, tiembles pensando en la hipoteca. Si no consigues que te lean, el mundo pensará que has fracasado, sobre todo esa parte que se sacrificó contigo, a la que tanto debes.

Si no tienes ese miedo «escénico» más propio del actor que todavía no ha visto cuántas butacas ocupadas hay tras el telón, no te inquietes, es porque no has apostado fuerte mientras escribías y tampoco tienes mucho que perder. Yo te estoy escribiendo a ti, compañero, a ti que estás a punto de librar una batalla en el frente literario sin más armas que un puñado de sueños y otro tanto de palabras encadenadas. A ti que antes de ocupar tu puesto en esa vulnerable primera línea ya estás temblando ante los que te observan expectantes. Necesitas lectores, después ya se verá si consigues sacudirlos con tus letras, lo primero es encontrarlos. Pero… ¡Dónde están? ¡Cómo capto su atención?

Amigo futuro escritor, están por todas partes: en tu comunidad de vecinos, en el parque, en el metro, en la playa, en la sala de espera del dermatólogo… Todos ellos podrían leer tu historia, igual que leen otras, y lo mejor de todo es que los tienes al alcance, la mayoría tienen una conexión a internet y un ordenador, igual que tú. Sí, están detrás de tu pantalla. Ten paciencia y perseverancia, y aprende a manejarte en las redes o, si puedes, contrata un community manager, después iremos descubriendo juntos la manera de publicitar tu obra y tu prometedora carrera de escritor. Pero eso será en próximos post.

¡Suerte!

Anuncios

One comment

Los comentarios están cerrados.