NO HAY ATAJOS PARA LLEGAR A LOS LECTORES

imagesCABYT3OE

Hace más de diez años que me decidí a editar mis obras y puedo decir que tengo alguna experiencia. El tiempo me ha enseñado que no hay atajos, que la única forma de tener quien escuche tus historias es contándolas bien y, muy importante, a tu manera. El lector rechaza las malas imitaciones, incluso las buenas, quiere saborear la historia a golpes de emociones y descubrir secretos y sentimientos nuevos de sí mismo y del mundo, que no estén en ningún otro libro. Quiere ser sorprendido mientras se evade y descubrir el universo sin esfuerzo, como los niños.

Esta mágica pericia no se consigue con atajos, sino con perseverancia, esfuerzo y vocación. Compruebo día a día cómo los nuevos escritores, llevados por la ilusión de encontrar oídos atentos para sus cuentos, se precipitan y publican obras menores, por decirlo de algún modo, que no están pulidas o que no las ha madurado la experiencia (también yo presté atención a estos cantos de sirenas). Es cierto que hoy proliferan los escritores “juanpalomo” (también yo lo fui, y no descarto volver a serlo), incluso muchos de ellos llegan a posicionarse en las listas y vender un buen número de ejemplares, no sin un esfuerzo ciclópeo de promoción. Como también es cierto que otros muchos son tocados por la suerte y se abren un amplio horizonte con una sola obra; luego habrán de llegar otras que justifiquen su éxito.

Se puede llegar a una masa crítica de lectores con una obra mediocre y mal acabada, bien lo sé. Vivimos una época en la que todo aquel que quiera “vender” algo puede utilizar el increíble escaparate que la red ha puesto a nuestro servicio: “el mundo”. Los blogs, Facebook, Twitter… bien utilizados son herramientas increíbles. Pero esto es un arma de doble filo que se puede volver contra nosotros. Si lo que ofreces es bueno, poco a poco las posibilidades se irán multiplicando, pero si no… Entonces verás que de repente comienzan a cerrarse puertas.

Al final lo único que ha cambiado son los instrumentos, cada vez más sofisticados y rentables. Pero no nos engañemos, no hay atajos. Las grandes obras son siempre fruto del silencio y de la obsesión de un hombre o una mujer, que encerrados en sí mismos olvidaron cómo pasa el tiempo.

Anuncios

8 comments

  1. Hay algunos escritores con muchas prisas, que sacan un texto plagado de faltas ortográficas, incorrecciones lingüísticas, mala sintaxis y luego se molestan (o sus adláteres defensores del pobrecito escritor novato) si manifiestas tu disgusto por lo que no dejan de ser patadas contra nuestra lengua en alguien que aspira a vivir de eso.

  2. Aunque mi opinión no sea muy valiosa porque tengo de escritor lo que de cura, pienso que tienes razón, tienes también la inestimable ventaja de la veterania, como decíamos en el ejército, “la veterania es un grado :))
    Besos y salud

  3. ¡Cuánta razón tienes en esto de precipitarse! Yo creo que, la mayoría de veces, ese “ansia” por publicar se alimenta de la ignorancia y, por qué no decirlo, de la vanidad del escritor en ciernes. Aunque aún estoy gateando en este mundo de las letras, he tenido la oportunidad de compartir mis escasos conocimientos con alguna que otra persona, y evitar así que dieran este “paso en falso” a ciegas.

    Como digo, yo estoy en pleno proceso de aprendizaje, y me parece maravilloso encontrar estos blogs e ir siguiendo el rastro de quienes tienen más experiencia y están dispuestos a compartirla.

    Un saludo.

  4. También hay otras que piensan que nunca llegarán al público, todo en esta vida tiene su tiempo así que paciencia es la recta, pero también confianza. Sé tu misma y triunfarás.

  5. Vengo emocionado de leer “El fotógrafo de paisajes”..
    Ya sé que no es el sitio adecuado para decir esto, pero quería que lo supieras tú antes que nadie. Y tampoco quería contártelo de modo privado, porque quiero que los demás se enteren. Y pronto, muy pronto escribiré sobre esta novela.
    No puedo decir que me sorprenda, pues es la cuarta novela tuya que leo.
    Sólo decir, por si a alguien le interesa, que la he leído en un par de días.
    Tienes razón cuando dices: ” Las grandes obras son siempre fruto del silencio y de la obsesión de un hombre o una mujer, que encerrados en sí mismos olvidaron cómo pasa el tiempo.”
    Enhorabuena… y gracias

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s