Normas básicas del novelista. 6º Las reiteraciones

WP_000078

Los escritores, a causa de la concentración que requieren la trama y los personajes, solemos incurrir en errores sintácticos de todo tipo, que subsanamos a poco que echemos la vista atrás en el texto. Pero hay algunos muy persistentes, que obviamos una y otra vez, y que para ser encontrados requieren una lectura fría y distante; que nos separemos de la historia. Estos son, más que errores, defectos de forma causados por falta de vocabulario y maestría principalmente, como en el caso de la reiteración. Bueno, no quiero meterme con nadie, pero sé de algún “académico”, al que se le supone el oficio, cuyos textos son una cadena de reiteraciones sin fin, más propios de un alumno de primaria.

Considero las reiteraciones muy molestas y disonantes; me impiden la lectura fluida, además de sufrir la sensación de estar leyendo a un amateur, con lo que a medida que avanzo en el texto voy perdiendo confianza en su contenido y autor.

Estos errores de sintaxis se eliminan corrigiendo, corrigiendo y corrigiendo de nuevo, siempre con un diccionario de sinónimos a mano. Con lo que conseguimos dos objetivos: un texto impecable y aumentar nuestro vocabulario y habilidad para encontrar palabras similares a las sustituidas.

Pero para muestra “algunos botones” (siento mucho haber echado mano de estos ejemplos que igual reconocéis, pero es que el autor siempre me lo pone muy fácil):

—“…supe más tarde que sucedería, sucedió cuando…”

—“…sin atreverme a pensar, volví a pensar”.

—“…y terminarán de caerse y caer al agua”.

—Esta es muy buena, atentos: “Como si fuese yo quien las recordara… pero no es posible que las recuerde… me resulta imposible recordar. Sin embargo, recuerdo…”

—“Pensar en mi pensamiento…”

En definitiva, un texto puede quedar deslucido por muchos motivos, pero si queremos que nos tachen de auténticos principiantes, las reiteraciones son una opción segura.

Un abrazo para cada uno y hasta dentro de dos semanas, espero.

Anuncios

38 comments

  1. Me encantas cuando te pones guerrera, si fueses crítica literaria yo sería tu fiel seguidora.
    No casarse con nadie, valorar incluso lo negativo sin corporativismo, es cosa de valientes.
    Y aquí paro, no me quiero reiterar.

    Besos Mercedes.

  2. Mercedes, amiga: ¿Qué te parece esto? Yo nunca pienso y cuando pienso no pienso en nada…¿No te parece una frase llena de sentido y que habita en la mente de la mayoría de los escritores? Fernando.

  3. Bueno, que los profesionales lo tengan en cuenta es lo suyo, porque yo, tan de a pié que ni siquiera entro en ningún escalafón, escribo lo mejor que puedo y trato, no demasiado, de no ser reiterativo, pero ya se sabe, el que no sabe…jajajaja
    Perdona no pude evitar la broma.
    Besos y salud

  4. Es cierto, suelo pecar mucho de reiteraciones cuando tengo en mente hacer hincapié en algún concepto. Luego, cuando lo releo, me ofenden y las corrijo con sinónimos y demás. Bs.

  5. Gracias Mercedes, es una critica muy constructiva para quien gusta de escribir, son herramientas para enriquecer.

    Otro abrazo para ti, que tengas un lindo fin de semana.

  6. Las reiteraciones es verdad que deslucen mucho y quedan muy “pobres” con respecto al texto. Una buena hstoria queda en muchas ocasiones ensombrecida por ver algunas palabras repetidas una y otra vez. Yo se algo de eso. A mi me ocurre, intento repasar mchas veces los textos y cada vez corrigo algo nuevo, aun así siempre se escapa algo (y con las comas ya ni te cuento, ¡como les gusta bailar!. Como bien dices es la lectura fria y distante lo único que muchas veces te hace dar cuenta de los errores. O pedir a alguien que te eche un cable claro.

    Como siempre Mercedes todo un placer aprender cosas nuevas. Para los que queremos mejorar viene de lujo lo que explicas y como lo explicas.

    Un fuerte abrazo

  7. Tienes toda la razón. Esta es una de las primeras normas que se aprenden incluso antes de saber si uno se quiere dedicar a la escritura, con más o menos constancia. En más de una ocasión leyendo determinados textos como los que señales u otros más escandalosos, uno piensa que las prisas han cercenado algún proceso de corrección. Y es que para algunos nunca hay tiempo, y otros tenemos años y años y años para releer y corregir nuestros textos.
    Pero seamos claros: cuántos lectores caen en la cuenta de estos errores? ¿Cuántos lectores tienen conciencia de que esto es un error o, al menos, un gazapo?
    Cada día se lee con menos hondura, como quien bebe vasos de agua. Es decir cada día se lee menos y se lee más superficialmente, o sea menos al cuadrado.
    También podría echarse en falta la misión de los correctores de textos, esos abnegados profesionales que se dejaban las pestañas en las editoriales. Con la generalización unánime de los tratamientos de texto, es como si alguien hubiera decidido que esta tarea la puede desempeñar una máquina. Digo esto porque, por mucho que un autor dé vueltas a su texto, se aleje de la historia, etcétera, siempre hay más detalles de este tipo que le pasan desadvertidos. Bien lo sé por propia experiencia. En esta misma semana una buena amiga común, después de varias lecturas, correcciones y nuevas versiones, aún me señalaba alguna palabra repetida que quedaba muy próxima. Y si en prosa es reprochable, en verso (salvo que se trate de una reiteración buscada a propósito), excuso decirte.

  8. Sabes Mercedes tengo una amiga que está estudiando Filología Hispánica, y en una ocasión me comentó que tuvo que leerse un libro por exigencias de la asignatura que ponía los sinónimos en la categoría de estudio y crítica. Algunos autores defendían la repetición de algunas palabras en el texto si así la contrucción escrita lo requería, en cambio otros autores estaban en contra de eso, defendían el rico vocabulario que tiene el idioma español. Otra crítica que se le hacían a los sinónimos era que a pesar de ser similares, algunos distaban de ser así y que el contenido nunca era equiparable al cien por cien unos sinónimos de otros. Este un buen tema para tratar, yo como aficionada en esto de escribir trato por todos los medios de corregir en todo lo que pueda, pero como tú bien dices, en frío, cuando ya la historia a reposado.

    Un buen trabajo estas entradas tuyas, me gustas mucho.

  9. Alguien nos da aquí un ejemplo de reiteración bien aprovechada que intensifica lo expresado. Yo no censuro nada, creo que todo puede ser un recurso -eso sí, debe de ser utilizado con inteligencia-. Un abrazo.

  10. Las reiteraciones son como piedrecillas en el camino, para los pies calzados con fuertes botas y que avanzan a grandes zancadas, son inapreciables; pero para los pies desnudos de los lectores más sensibles, se convierten en insufribles. Cuidarlas depende, en mi modesta opinión, de saber muy bien a quien va dirigida la obra literaria. Y cuidado, por idéntica razón, un exceso de sinónimos puede provocar el mismo efecto: hacer poco fluida y/o tediosa la lectura.
    Muchas gracias por estas lecciones.
    ibso

  11. Muy interesante tu reflexión, mercedes. Causa un pobre efecto el encontrar palabras repetidas hasta la saciedad. Y mira, no he pillado quién es el autor de esos textos que pones como ejemplo, quizá es que de principio no he tenido interés por él… Saludos cordiales.

  12. Estoy de acuerdo contigo, leer repetidamente una misma palabra produce una sensación de poca experiencia… y te lo escribo yo que tengo el diccionario de sinónimos y antonónimos permanentemente en una de la muchas pestañas que tengo abiertas.

    Me alegro de leerte y continuar aprendiendo de ti.

    un abrazo Mercedes

  13. A veces pueden ser parte del estilo, no? Quiero decir que estoy de acuerdo con lo que dices_¿cómo no?_ pero, por ejemplo en lo que has dicho: me resulta imposible recordar, sin embargo recuerdo…no sé, a mí me parece una expresión la mar de contundente…igual también es porque yo tengo poca idea, jaja. De cualquier modo suscribo la primera opinión. A mí también me gustas mucho cuando te pones guerrera. Beso, chula

  14. Pues estando de acuerdo, hago una salvedad; hay planteamientos que se enriquecen con la reiteración, pero hay que usarlas tan bien, tan bien, que pase totalmente desapercibida. En mi humilde opinión, una historia no tiene por qué ser un diccionario de sinónimos y antónimos o su autor demostrar que sabe utilizarlo… el “preciosismo” en las palabras nace de la situación que narra y no a la inversas; sigue siendo mi humilde opinión.

    abrazos ¡maestra!

  15. Gracias por la lección, Mercedes. Aunque estoy de acuerdo con el comentario de Mariluz, a veces la reiteración enriquece un texto, siempre que el autor la haga de modo premeditado y con esa finalidad. Sigo aprendiendo (Por cierto, leí tu “última vuelta del scaife”, que me prestó Noche)

  16. Aprovechar la riqueza de vocabulario… sí pero… a veces la palabra repetitiva le puede dar un cierto ritmo, enfasis al texto, recurso poético, indicio de lo obsesivo del escritor en un punto concreto ¿no?… dificil de poner en práctica: arte de escritores experimentados el conseguir este ritmo sin hacer caer al lector en el aburrimiento.
    Seguimos tomando nota.
    Un abrazo. y otro, sin temor a repetir ;)

  17. Feo vicio, desde luego.
    Sin embargo, en un lenguaje lírico pueden tener mucha fuerza si se las usa con sabiduría y conscientemente. Pero en prosa, si no está patente la intención de reiterar de forma machacona una idea por cuestiones argumentales, suelen dar sensación de dejadez absoluta.
    Un fortísimo abrazo, Mercedes.

  18. Quizás se pueden perdonar muchas cosas en literatura, pero la reiteración ¡uff! estropea todo, es un frenazo en la lectura como si en medio de una escena brillante alguien dijera un taco, no sé…
    Exclente esta entrada, Mercedes y además con buenos ejemplos.

    Besitos

  19. Querida Mercedes:
    Cuanta razón tienes. A veces los textos se sienten tan monótonos, cuando se centran en un par de palabras que se reiteran una y otra vez…Definitivamente contigo se aprende admirada escritora.
    Un beso

  20. Ya me estan cargando tantas normas. Yo se que sabes escribir muy bien, pero ¿Porque no saltarse esas normas?. ¿Porque hay que seguirlas?. Siempre tenemos que hacer lo que nos dicen o nos imponen. Me niego a seguir todo es, Hay que escribir como a uno le venga en gana. POrque todo lo demás ya esta elaborado. No es lo mismo hacer una ristra de longanizas, que hacer una por una y diferentes todas de sabor, color, tamaño etc. Todo eso de escribir asi, en el fondo no vale para nada, es como los politicos no dicen nada, con lo facilque es concretar y decir las cosas como a uno le vanga en gana, pero claro eso ya no es correcto. Un abrazo Doña Mercedes la Chica.

  21. Joe! todo lo que se puede aprender de tí, amiguita!
    Se me cae la baba contigo, desde luego….
    Ahora estoy leyendo “la canción de los maoríes” de Sara Lark y anoche, precisamente, leí esto y me rechinó bastante “sabía que terminaría cayendo en su trampa, y terminé cayendo”.
    Es a algo así a lo que te refieres, no?
    Me encanta aprender de tí!
    Muchos besos amorcito

  22. Metidas en una sola frase la verdad es que pueden resultar bastante molestas, a mí también me hacen soltar un suspiro cuando veo que se repiten sin cesar.
    Por cierto me has dado una buena idea con lo del diccionario, estoy convencida que existen miles de palabras que desconocemos, y que suenan preciosas a nuestros oídos que enriquecerían nuestra lengua si nos atreviéramos a usarlas sin pereza.
    Felices dos semanas.

  23. Paso a saludarte, porque te saludo para aprender que aprendo, que la vida está llena, llenísima de buenos momentos,muy buenos, buenísimos momentos, en contraste con otros que mejor se olvidan, porque merecen eso, olvidarse.
    Mercedes aprender no sé si aprendo, pero me he sonreído.
    Un abrazo repetitivo y reiterativo.

  24. Ante la imposibilidad de Tanci de publicar en mi blog (creo que es un problema que tenéis varios de los que me seguís), me ha enviado el comentario por correo y me ha pedido que lo deje en su nombre:

    Hola Mercedes. Cada vez que publicas algo sobre el buen hacer del oficio del escritor, así como ejemplos directos sobre este noble arte de escribir, me dejas pensativa. Es bueno porque de la reflexión uno siempre saca buenos aprendizajes que luego incorpora uno a su bagaje. Sin embargo no sé si el acto de la repetición hay normas estrictas. A veces, parece, o a mi me da la impresión que se necesita más de un vocablo para expresar algo con más fuerza o contundencia. Entonces podría entender como reiterativo cuando lo que el autor quería era hacer resaltar esa situación, evento o actividad. O incluso llenarlo de florituras para que quede algo más bello. Y sin embargo, a pesar de que existe la norma, se le permite a escritores más o menos consagrados, e incluso se piensa que de esta manera hasta llegan a tener un punto más original… Por todo ello, me vale lo que escribes y lo que expones, a menudo, como reflexión y aprendizaje. Gracias por estas entregas que nos vas dando y que nos sirven para refrescar el pensamiento. Un abrazo.

    De Tanci.

  25. Querida Mercedes:

    Ya te dije que soy alérgica a la palabra “norma” -nunca cogería un libro o entraría en un blog con éste título, a no ser el tuyo; es decir, únicamente si el autor me interesa porque me guarda siempre alguna sorpresa -. Las normas se deben aprender de niño y, cuando uno crece, leyendo, leyendo mucho, y llega a ser escritor, olvidarlas para crear las propias. El escritor es un creador, no sólo de historias, también de lenguaje. En cualquier caso, aplaudo tu generosa labor didáctica.

    Tampoco comparto la opinión de mi querido Amando, cuando se lamenta de la superficialidad del lector. Eso me parece tirar el balón fuera. Como dice Ramón Irigoyen, un sabio escritor en varias lenguas amigo mío, los lectores son nuestros clientes y “el cliente siempre tiene razón”. Si no profundiza en el texto, mala cosa.
    Besos para ambos.
    Elvira

  26. Gracias una vez más por tus consejos, el debate es siempre enriquecedor. Mi punto de vista con respecto a la reiteración es que mal usada molesta, pero que si se afina, puede llegar a convertirse en una valiosa herramienta.
    Por analizar uno de los ejemplos que mencionas —“…sin atreverme a pensar, volví a pensar”. En este caso me parece un gui~o al lector; aquí la repetición podría representar las situaciones en las que nos ponemos autoritariamente autocríticos ;) y cuanto más nos empe~amos en dejar de hacer algo menos podemos evitar hacerlo.
    Un abrazo!

    1. Primera correción,

      Gracias una vez más por tus consejos, el debate es siempre enriquecedor. Mi punto de vista con respecto a la reiteración es que mal usada molesta, pero que si se afina, puede llegar a convertirse en una valiosa herramienta.
      Por analizar uno de los ejemplos que mencionas —“…sin atreverme a pensar, volví a pensar”. En este caso me parece un gui~o al lector; aquí la repetición podría representar las situaciones en las que nos ponemos autoritariamente autocríticos ;) en las que cuanto más nos empe~amos en dejar de hacer algo menos podemos evitar hacerlo.
      Un abrazo!

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s