Normas básicas del novelista. 4ª El anacoluto

Cuando entregados e ilusionados nos disponemos a leer un texto, lo primero que deseamos fervientemente es enterarnos del contenido sin tener que apartar los tropezones; luego ya veremos qué más nos encontramos. Y cuando se trata de una novela (en la cual desde la primera página a la última hay un largo trecho por recorrer y entraña un argumento hilvanado con subtramas), poder comprender, sin la necesidad de poseer una inteligencia brillante o terminar con el intelecto seriamente perjudicado por el esfuerzo, es básico para que aquello que abordamos con entusiasmo no se convierta en una tortura. Cualquier buen cuentista ha de cumplir dos premisas fundamentales: tener algo que contar y contarlo bien, con su propio estilo, pero bien. De ahí que considere el anacoluto uno los mayores enemigos de la novela. Aunque en contadas ocasiones contribuya a dar énfasis o belleza a una oración, y escrito con toda la intención pueda tener el efecto de un tropo muy oportuno, pienso que este tipo de recursos debe ser utilizado con economía y talento; porque no podemos olvidar que entre un texto y el lector debe haber una comunicación fluida, que, repito, no por ello carente de belleza o estilo.
Dice el diccionario:
R.A.E: Anacoluto. Inconsecuente. Inconsistencia en la construcción del discurso.
elmundo.es: Anacoluto. m. GRAM. Construcción que rompe el orden lógico y gramatical de un mensaje por la falta de coherencia sintáctica entre los elementos de la oración: el anacoluto es una incorrección gramatical que debe evitarse.
O sea, el anacoluto es el resultado de una idea expresada por un incapaz para tal menester, hasta el punto de correr el riesgo de terminar diciendo lo contrario a lo desado.
Hay un célebre escritor, archibestsellerado, hiperrecononcido y megapremiado, cuyos libros son un enchorizamiento de anacolutos dignos de estudio. Podría poneros cientos de ejemplos, pero creo que para muestra un botón (si alguien está interesado puedo pasarle alguna de las muchas páginas de internet donde podrá encontrarlos).
En una de sus obras, vendida y traducida hasta la saciedad, el laureado autor dice:
“Qué desgracia saber tu nombre aunque ya no conozca tu rostro mañana, los nombres no cambian y se quedan fijos en la memoria cuando se quedan, sin que nada ni nadie pueda arrancarlos”.
Os agradecería enormemente que reflexionarais largo y tendido sobre esta frase y me sacarais de esta duda, causa del suicidio en masa de mis neuronas. ¡¿Qué puñetas quiere decirnos el escritor?! ¿Acaso que “siente saber su nombre porque sabe que mañana la perderá”? ¡Narices!, pues que lo diga. ¿O quería decir…? A saber… Nunca podremos estar seguros, porque ha sido incapaz de expresarlo. Ni esto ni tantas cosas…
Insisto encarecidamente, este es solo un ejemplo de los cientos anacolutos que plagan las obras del aludido escribidor.
Podría jurar que si en una de mis redacciones de E.G.B se me hubiese ocurrido introducir una frase remotamente parecida a la anterior, hoy no tendría el Graduado Escolar sin haberla rectificado.
Ya sé, alguno está pensando que es su manera de contar, que le gustan sus historias, que ha disfrutado leyéndolo, incluso que es un magnífico escritor. Vale, toda opinión es respetable, nada que objetar; pero, por favor, pensad en cuánto hay en todo ello de propaganda y cuánto de libre opinión.
Al igual que muchos de los que me estáis leyendo, suelo terminar el día con un buen número de textos en mi haber, vuestros, de otros blogs, de prensa, o de la última novela que me traigo entre manos. Puedo aseguraros que muchos de vosotros escribís con más claridad y sensibilidad que tantos consagrados. Cada vez estoy más convencida de que si quieres disfrutar leyendo basta con darse un garbeo por la red; las mesas de novedades de las librerías encierran desagradables y enrevesadas sorpresas.
Hasta dentro de diez días, con la sexta y última entrada para el concurso de María Jesús Paradela , espero.

Anuncios

46 comments

  1. El “arte” de no decir nada se ha convertido en la bandera de algunos de los llamados “grandes” y lo peor de todo es, el aumento de imitadores que se creen que llenar un espacio vacío con palabras ya es literatura.

    No me gustaba el padre, tampoco el hijo… pero es que yo soy una completa ignorante

    dos abrazos, Mercedes y que todo te salga bien en la mesa electoral

  2. Ya sabes Mercedes, que en algunas cosas como en este caso, diferimos. Cierto que hay personas que son especialistas en no decir nada, diciendo mucho. Tú ves al hijo de este modo; yo no. Dice mucho, diciendo mucho. Al padre le admiré tanto, que no puedo ponerle un pero. Me abrió los ojos, estudié filosofía con sus palabras y fue amigo de mi padre. Espero que lo comprendáis, también tú querida Mariluz.
    Nos enseñaron a escribir, para podernos saltar algunas reglas, como en todo en esta vida.
    Besos disidentes, pero con cariño.

  3. Anacoluto, vaya “palabros” más majos aprendo contigo, Mercedes. He releído el párrafo que nos citas y… cuesta interpretarlo, la verdad. En cualquier caso, si lo interpreto tras un esfuerzo mental, a mí me ocurre lo contrario que a tu querido autor: me quedo antes con un rostro que con un nombre. Pero espero, este vez, no olvidarme de anacoluto. Abrazo.

  4. Bueno Mercedes, la verdad es que hay mucho divo por ahí con ínfulas de escritor cuando en realidad sólo llega a juntador de letras.
    Mi opinión es que redactar bien lo puede hacer cualquiera, con un poco de estudio y práctica, está al alcance de todos. Otra cosa muy distinta es escribir bien, hacer literatura, eso no está al alcance más que de quien tiene talento literario.

    Besos.

  5. Lo cierto y verdadero es que escribir sencillo y claro es bien difícil. Al darle a las teclas, las palabras se enredan, a veces sin sentido, de ahí que sea tan necesario repasar y repasar hasta que el texto se deslice como una seda por los ojos y el espíritu del lector.
    Montar grandes frases es relativamente fácil; lo difícil es transmitir mucho con pocos medios. Todos escribimos, pero no todos llegamos igual y, en esto, el anacoluto, tiene mucha culpa.
    En fin, que estoy de acuerdo, que escribir con aspiraciones literarias no es enredar palabras, sino tener algo que decir y decirlo (algo así dijo Óscar Wilde). Y en la manera de decirlo, de escribirlo, es donde se percibe el embrujo: un escritor huye de los lugares comunes, de los tópicos y de las ideas manidas. Un escritor no se censura y expresa lo que quiere sin necesidad de amaneramientos formales, que, además, cantan que da gusto, como si leyéramos su pensamiento: “toma que frase me ha salido, ni yo mismo la entiendo, pero queda de narices”.
    Bromas aparte, por desgracia se encuentra mucha basura en las librerías. Menos mal que, también, se encuentran grandes joyas.
    Un abrazo, Mercedes.

  6. Ja, me pasó como a Pilar, que abrí el drae porque no tenía ni idea de que era anacoluto. A mí el fragmento que citas me ha recordado esa deliciosa y finísima burla de Cervantes : ” la razón de la sinrazón que a mi razón enflaquece…”, pero el escritor me gusta. Mucho. Y eso que yo prefiero siempre la claridad y la sencillez que los experimentos ;)
    Un beso, Mercedes.

  7. Consigues con tus Exposiciones hurgar en los vericuetos adormecidos de mi limitado conocimiento.

    Creo que existe un término medio… El Escritor “debe pretender” llegar al Lector, pero también escoge qué tipo de Lector es el que quiere que esté delante de sus páginas. De modo que, si desea ser leído por el máximo de Lectores, buscará un lenguaje asequible (O sea, sencillo). Pero tampoco se puede limitar a escribir como si sus historias fuesen noticias de un periódico, por lo que buscará, dentro de la sencillez, cierto toque Poético, Dramático, etc… Pero sobre todo con estilo propio (O buscándolo).

    Es el abuso de estos métodos lo que provoca el efecto del que nos hablas hoy.

    Creo que el comentario me ha quedado un tanto “Anacolútico” ;P

    CONSEJO: Si eres Escritor y no tienes mucho que contar, haz como yo… ¡NO ESCRIBAS!

    Un Beso Anacolútico, Mercedes.

  8. Uf que alivio, el principio cuando leí Anacoluto pensé, anda no sabia nada, ¿Como es posible? Ana con luto…
    Que alivio cuando seguí leyendo…
    Ya, ya lo se, es un chiste malísimo, pero me salvo, yo no soy escritor…jajaja
    Besitos y salud

  9. Bueno, no se de quien hablas , pero me llegaron tus palabras y hasta me vinieron a la mente ciertos escritores que me dejaron más de una vez “botao” con sus explicaciones que no llevaban a ninguna parte.

    ¿sabias que tus textos , los de este tipo, se los envío a mi sobrina que estudia Literatura en la Habana?
    un abrazo desde chile.
    Gino.

  10. También sabes que en este caso disentimos. Es uno de mis favoritos, aunque reconozco que a veces cuesta entenderle, y no en este parrafillo, precisamente en que más que del nombre, habla del rostro: El nombre no se olvida, aunque se olvide -mañana- el rostro de quien lo lleva, es lo que creo viene a decir.
    Cuando me pongo ante una novela, una de mis máximas pretensiones es que el escritor me conquiste por el lenguaje, por el ritmo de su fraseo, por el modo, en fin, en que utiliza la materia prima de su trabajo, o sea la lengua. Después viene la historia. En muchas ocasiones una mínima línea argumental sirve para construir una buena novela.
    Desde luego si este escritor al que nos referimos ha vendido libros como si fueran bestseller no ha sido porque cumpliera ni una sola de las ‘normas’ propias del bestseller. Entre otras la de un argumento lleno de peripecias (excepto en el último, donde es menos él que en otras ocasiones). Si algunas veces desespera es por lo contrario, por lo lento que avanzan sus historias que, en muchas ocasiones, retroceden, pues en muchas ocasiones viajan al pasado, más que al futuro.
    Creo que a veces se confunde sencillo con simple y hondo con prolijo; y me parece que la virtud literaria -cosa al alcance de muy pocos- está en mezclar con acierto sencillez en el decir y hondura en lo dicho. Algunos escriben prolijo, pero son simples. Y otros son tan hondos que se hacen plúmbeos.
    Y en último extremo, como muy bien apuntas, está el gusto de cada quien en cada momento de la vida a la hora de disfrutar de un texto.

  11. Ah, se me olvidó decirte ayer que el escritor cuyo párrafo traes, a mí me gusta desde hace muchos años. Tengo una buena cantidad de obras suyas y siempre las he disfrutado, porque escribe de narices. No es fácil, pero tampoco difícil. Reconocido, sí, porque tiene talento de sobra, mucho que decir y lo expresa de una forma muy bella.
    Por otra parte, hay que tener cuerda y no ser intransigente, pues -como dice el refrán- “hasta el mejor escribano tiene un borrón”.

  12. Madre mía cuanto nos queda por aprender. Resulta que llevo haciendo anacolutos un montón de tiempo y ni me había enterado.
    Bromas aparte, es verdad que hay muchos gandes escritores que hablan mucho para no decir nada (como los políticos), lo importante es llenar páginas y páginas, que parece que más que vender por calidad literaria se vendan a peso.

    Que tengas un día tranquilo en la mesa electoral

    Un abrazo

  13. Mercedes, me encanta esta sección, aprendo muchísimo, aunque ahora tengo que pensármelo mucho antes de poner una coma.
    Estoy de acuerdo contigo, a veces ciertos autores se enredan en las palabras y no acabas de entender lo que te querían decir, y en algunos casos, la lectura se vuelve tan aburrida que yo, si no fuera porque no puedo evitar empezar y acabar, la dejaría apartada.
    Creo que tus posts me estan ayudando a autoconvencerme que debería apuntarme a un taller de escritura, que lo iba a disfrutar.
    Te leo en 7 días ¡feliz semana!

  14. Querida Mercedes:
    Se aprende tanto contigo, que es un placer para mis sentidos leerte y asimilar de tus entradas, que para mis aprendices letras son un codiciado tesoro…Sabes, me he quedado pensando en el anacoluto, y como ese recurso es muy usado en poética. No puedes imaginar, la cantidad de veces que me derrito pensando, qué pretenden expresar mezclando elementos tan dispares, con flechazos de palabras y desaires al modernismo….Yo a veces suelo usar términos -aparentemente inconsecuentes entre si-; pero enfocado, desde el surrealismo que tanto gusto en pintura, Tal vez, entonces, los anacolutos podrían ser tomados como ¿ un compilado surrealista?.
    Besitos Mercedes

  15. jajaja , Mercedes , soy una anacolutera total;si nos atenemos a la inconsistencia del discurso jaja ; tú eres una artista,lo de la bella Isa me emocionó y encantó.
    Muchos besos.

  16. He leído varios libros y sobre todo articulos en prensa, el último de sus libros lo tengo bastante reciente, estaba ya en la biblioteca, y la verdad me he aburrido, aunque debo decir que en general me gusta. Pero si es cierto a veces me entran ganas de gritar cuando leo ese tipod e frases jeroglificas, hay formas bellas de expresarse y no necesariamente tienen que ser tan cripticas. La claridad debería ser una premisa de todo escritor. De todas maneras ya sabes: Sobre gustos no hay nada escrito.

    Besitos

  17. Mercedes mi ignorancia acerca de la palabreja “anacoluto” era absoluta. Me gusta visitarte porque siempre aprendo algo nuevo.
    Respecto a los escritores consagrados pienso que hay muchos pagados de si mismos, que utilizan la mayoria de las veces palabras y frases rimbombantes solo para pavonearse en su propia soberbia.
    Yo me quedo con ese piropo tuyo acerca de los blogs que lees en los que incluyo el mio.

  18. Me has recordado a un profe de lengua que tenía en el instituto y que nos insistía siempre en la claridad en nuestros trabajos y nos citaba la frase de Boileau :
    ” Lo que se concibe bien, se enuncia claramente
    Y las palabras para decirlo llegan facilmente”
    Y añadía mi profe:” Busquen imagenes claras y dejen las oscuridades para los poetas, que son los únicos que tienen licencia para ser imprecisos o contradictorios”

    Anacoluto… a ver qué rostro le pongo yo a esta palabra para recordarla… ;)…
    Un abrazo
    PS Tú, para las palabras “torpe informática”… lo tienes fácil :DD

  19. No sabía de esta palabra que nos muestras Mercedes. Una más que añadir en mi haber. Me gusta la expresión simple y precisa, aunque valoro otros tipos de expresión. Reconozco que debo seguir mi aprendizaje. Y en la práctica, tal vez, uno llegue a su propio estilo sin necesidad de artificialidades. Me sigue gustando lo que escribes. Me sigues instruyendo. Gracias. Un abrazo.

  20. – Hay escritores que tienen fama de escribir bien, pero a nadie interesa lo que narran.
    – Hay escritores que tienen fama de escribir bien, porque resultan ininteligibles.
    – Yo creo que escribir, es contar una historia y, si no te entienden, es que no sabes hacerlo. Todo lo contrario a lo que a ti te ocurre.

    Un saludo, Novelista.

  21. Hola amor de mis amores!!!
    Varias cosillas que decirte…
    Sé de qué escritos nos hablas porque creo que tú y yo ya le dimos un repasito a este señor en una de nuestras conversaciones telefónicas… ;)
    Tener claro lo que se quiere contar, y saber contarlo, no es tan sencillo como parece al proponerlo, es algo que requiere una seguridad en sí mismo y un pulso exquisitos, de ahí que muchos lo intentemos pero pocos lo consigan.
    Con el tema de las entregas del concurso tendré que hacer como en su día hice con maldita, copiar y pegar en un word y ponerme al día, porque ya sabes como soy y te mentiría si te digo que las he seguido. Pero lo haré, porque, otra vez, ya sabes como soy jejeje
    Besitos amiga, te llamaré para lo que tu y yo ya sabemos.
    Cita

  22. Tampoco es santo de mi devoción, pero he de reconocerle su talento. Me gustan más sus artículos y columnas que algunos de sus libros.
    Ese anacoluto lo practicamos todos… a veces se nos escapan de las manos y no sólo literariamente hablando ;)
    Una excelente entrada, Mercedes.
    Besos.

  23. Firmaría el comentario de Amando.
    Y también el de los que dicen que les encanta. También a mi.
    Ya me gustaría escribir la milésima parte de bien que él
    Y creo que no es solamente una cuestión de gusto: no se llega casualmente ni por herencia a donde él está.
    Y quisiera aclarar que me gusta leer facilmente, pero también me gusta tener que pensar. Que yo también creo que no es lo mismo simplicidad que simpleza.

  24. Hola Mercedes: Escribir anacolutos. Lo sé porque tu me lo has explicado. Yo no tenia ni idea de lo que era eso. Menos mal que tu me vas sacando de mi ignorancia, literaria. ¿Sabes tu lo que es un trampantojo? Esta, y otras palabras se encuentran en algunos, textos y tienes que ir corriendo buscar un buen diccionario, y en algunos ni sale. Pienso que cuando lees una obra para disfrutar con el tema y de como está escrita, si de entrada tienes que ir a viquipedia, cada momento, corriendo porque no se sabe de lo que se está hablado, la verdad, no me interesa. Y si encuentro muchos anacolutos como tu los llamas,tengo la sensación de que me están tomando el pelo. Que pierdo mi tiempo.
    Aunque hay algunos casos, que sin contar nada especial, simplemente narrar un estado de ánimo de quién sea, esta tan bien dibujado, usando hermosas palabras, ligadas en una perfecta armonia, escritas sobre un pentagrama de colores, que me enamoran.
    En los blogs hay mucho ejemplos. Gracias de nuevo por tu lección magistral.

  25. jajaja

    bueno yo, al igual que muchos de tus comentaristas por ejemplo J. Vicente o Reyes, soy una perfecta inacoluta e inconsecuente totalmente.
    ahora bien que me considere una incongruente en mi escritura me compara con J. Mª jajaja… no, de veras no es me que sienta orgullosa por ello solo que es otra visión jajaja.

    Me gustan leer tus textos de enseñanza tipo taller de literatura, porque yo tampoco conocía esta palabra (anacoluto) y el exceso de retórica con tropo incluido. Escribir es explicar con claridad y llaneza lo que se trata de exponer y sin duda, tú lo haces.

    un abrazo
    :)

  26. ¡Oh, dios…! Por todo eso, prefiero el infantil cuento.
    Pienso, me siento, divago, discuto, naufrago, y me agarro al dibujo simple del viento.
    “Bis dat qui cito dat…” ¿A qué, demonios, a qué, tánto tanto?
    “Pepe, me tiene harto “, oiría yo, y, acto seguido, por tener la fiesta en paz, me acostaría con quien, novelada, calzase medias (pantys, no) color canela suave, y fuese… ¡eso!, ¡herrera!

    Un beso previo a la aventura que me espera, Mercedes.

  27. Creo que en los textos entra y cabe todo a la hora de escribir y cada cual tiene su estilo…y desde luego hay donde escoger, comunicar no siempre es fácil e incluso a veces ni se consigue; cuando leo un texto y lo entiendo de primera intención sin recurrir a consultas, me es muy agradable, pero cuando me resulta difícil, también me lo parece, porque me gusta consultar y consultando aprendo, como contigo con esta figura literaria del anacoluto, que desconocía como tantas cosas en literatura…
    Volveré para aprender, que ahora tengo más tiempo y soy “jubilada forzosa”.
    Recibe mis saludos.

  28. No conocía este ‘palabro’, pero ya que lo has explicado tan bien, creo que he podido utilizar anacolutos por la sencilla razón de que los desconocía, o por el simple hecho de que quería que no se me entendiera, pero eso ha sido pocas veces.

    Con respecto al texto, yo he podido entender que este personaje no olvida un nombre, a pesar de que pase el tiempo, en cambio su cara desaparecerá de su memoria a través del tiempo, y de las huellas que deja el tiempo en el rostro de las personas. Esa es mi interpretación.

    Del autor no he leído nada, aunque ¿debería?. No sé.

    Un abrazo fuerte.

  29. Mira tú, yo tenfo un anacoluto en casa y ni sabía que lo teníaaaaaa……pero me da pena tirarlo, lo he comenzado no se cuantas veces, desde hace años lo intento, mi mayor perplegidad es como es poisble que se lo editaran????

    Cariños

  30. Pues no hay día que no se acueste una sin aprender algo, Anacoluto, te aseguro que nunca habia leido esta palabra, y directamente pasa a la libreta de palabras, bonitas, curiosas, furiosas, arrebatadoras etc, etc, Ahora digo yo que de anacolutos habre ido sembrando cada texto, jajajaja, cosas del aprendizaje, pero si un escritor, escritor lo hace… pues quedamos el resto de los mortales disculpados.
    Contigo si que se aprende.
    Un abrazo Mercedes y continua ilustrandonos que nosotros anotaremos.
    Un abrazo.

  31. Hola Mercedes,
    admiro tu nivel cultural y me siento “pequeñita” hasta para comentar.
    Te diré que yo observo que cuando busco a quién presentaros, con qué texto sorprenderos, ese sentirme cómoda mientras interpreto, me voy encontrando con algunas personas que yo pienso que le dan vueltas y unas palabras dignas de pasapalabra para deslumbrar (eso pienso yo) y salgo corriendo. Me gusta la gente sencilla, que sabe transmitir situaciones, pensamientos y logra introducir al lector hasta lo más profundo de los sentimientos.
    Bueno, esta es mi opinión.
    Un abrazo cariñoso.

  32. (gracias M.
    solo se trata de eso: educar, ir cambiando entre todos -mujeres y hombres- el modo de pensar, de aceptar al otro, romper estereotipos, poner el empeño en transformar lo que se ha hecho hasta ahora -algo muy complicado y difícil, puesto que exige que todos/as actuemos por igual…-).

    un abrazo y gracias por tu comentario
    :)

  33. Soy un ignorante, Mercedes, y no se de quién hablas. En cuanto a la palabreja, creí que era un taco. Nada tiene que ver el éxito con la calidad…basta comparar la literatura, la música o la pintura con la programación televisiva -no sé ahora, pues hace años que no veo tv, pero antes, mientras los programas se acercaban más a la tele-basura, más éxito tenían. El tiempo va poniendo las cosas en su sitio…Un abrazo.

  34. Supongo que el autor de esta frase, quiere decir que es como una maldición recordar su nombre, cuando haya olvidado su cara, o algo así.
    No conocía la palabra “anacoluto”, pero me alegra que lo hayas contado tan bien, eres un taller de narrativa maravilloso.

    Besitos.

  35. Mercedes, gracias por tu visita. Por preocuparte y por saber que sigo igual… de no ausente. Voy llegando.
    Pero bueno, vine a disfrutarte. Ya no sé si disfruto más con tus cosas, o aprendo con tus definiciones, con tus entradas.

    Muchas gracias por todo, también.

    Un abrazo, un abrazo…

    Mario

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s