un cuento sencillo

Un cuento sencillo: “Si eres tan listo ¿por qué no sonríes?”

—Hola, María.
¿Qué haces ahí sentada en la acera?

—Estoy
esperando a mi papá, vamos a ir a darle de comer a las gallinas. ¿Quieres
venir?

—No puedo, yo
también estoy esperando al mío, llega hoy de Nueva York. Dice mamá que vamos a
ir a comer con unos amigos muy interesantes.

—¡Hala!, de
Nueva York. Eso está muy lejos, me imagino que te contará historias increíbles.
Yo le vi una tarde entrar en tu casa, es muy guapo. Aunque me pareció que
estaba un poco triste y cansado.

—Claro, es
que mi padre tiene un puesto muy importante, ¿sabes? Tiene mucha
responsabilidad y muchos problemas. Siempre dice que la gente que sonríe mucho
es porque es vaga o inconsciente.

—¿Inco… qué?

—Inconsciente,
María, que no tiene ni idea de lo mal que está el mundo de las finanzas y esas
cosas. Vamos, que son tontos. Por eso mi padre es tan serio.

—¡Ah!

—Laura, entra
en casa y cámbiate, te vas a poner perdida. Al final no iremos a esa comida, tu
padre ha tenido que coger otro vuelo urgentemente.

—¿Nos vamos,
María?

—Sí, papá, que
seguro que las gallinas están hambrientas. ¡Hasta luego, Laura!

—Adiós.

—¿Sabes,
papá? Yo creo que tú eres el padre más listo del mundo.

—¡Ah, sí! ¿Y
eso por qué?

—Porque
sonríes todo el tiempo.

—Tú sí que
eres lista, pequeña.

Hasta el próximo domingo, con la 6ª entrega del concurso de María Jesús Paradela, espero.

Web Mercedes Pinto Maldonado

(Si quieres saber más sobre mis obras y sobre mí te invito a pasarte por mi web oficial http://www.mercedespinto.com/picando en la imagen. ¡Gracias!)

Anuncios

45 comments

  1. Esa alegría de la vida, del momento, de lo simple en apariencia… es de las cosas más fructíferas que nos propicia el pasar por este mundo. Sin esa risa, tan propia del ser humano, lo deshumaniza para colocarlo en la cúspide del no ser. También reí, jugué y exploré mi infancia con las gallinas. Si hay tiempo, ganas y algo de curiosidad http://yotanci.blogspot.com/2008/06/quines-son-ellas.html
    Tiena entrada que nos hace pensar en lo auténtico y verdadero. Un abrazo.

  2. Siempre andamos tan atareados que se nos olvida el valor de lo esencial, el de las cosas pequeñas que nos iluminan la vida. Como la del poder de la sabiduría que con el paso del tiempo aún no ha logrado arrancarnos la sonrisa. Y esperemos seguir así porque los cementerios están llenos de gente imprescindible.

    Besos, Mercedes.

  3. “Yo creo que tú eres el padre más listo del mundo.” la verdad sale siempre de la boca de los niños

    Y sin embargo, no hace falta ser muy listo para ganarte, de tus hijos, una apreciación tan bonita… sólo saber poner orden en tus prioridades.
    Muy bonito, Mercedes.

    Un abrazo

  4. Opino igual que Marluz, debo ser muy tonta, porque intento reir. Qué manía tenemos en clasificar rapidamente a los demás: sonríe es boba, está seria tiene problemas, si es natural está medicada… no exagero ni saco de contexto una expresión, hay muchos/as que creen que si alguien es feliz o no está permanentemente disgustado/a le falta algo…

    me encantó tu cuento, sencillo, hermoso, directo y franco.
    así eres tú?? jaja

    un abrazo

  5. Un cuento de aparente ingenuidad que nos deja reflexionando sobre el sentido del verbo “vivir”. A veces, nos olvidamos de vivir para conseguir- tremenda paradoja- un mayor nivel de vida. Olvidamos aquello que tantas veces hemos escuchado: no es más feliz quien más tiene, sino quien menos necesita. Y no hay bienes materiales que puedan pagar el valor de una sonrisa… Un abrazo muy fuerte.

  6. Soy padre. En mi casa tiene mi esposa un bicho de esos que cacarea poco, soy un gallina. Mi hijo me quiere.
    ______________________________________________________

    Eres amabilísima. Es cierto; buena parte de tus amig@s virtuales son viejos amigos míos, con algun@s me codeo bien cercano. Sé de ti, por supuesto. Por eso ya te tengo en mi casa a perpetuidad, así sabré mejor.

    Un abrazo bien fuerte.

  7. Saltando de blog en blog he llegado hasta aquí y me encuentro como en una familia.
    Una niña inteligente y orgullosa de un padre inteligente.
    La risa debiera de practicarse siempre y provocarla, menos violencia habría cuando uno se rie de uno mismo y se sonrie con los demás.
    Es un placer leerla.
    Reciba mis saludos.

  8. Que bonito relato y que bien lo cuentas..nos dejas unas palabras para reflexionar sobre ello.
    Las sonrisas de los padre son lo mas importante que hay..debemos sonreír mas y darle importancias a las cosas que verdaderamente merecen la pena
    un abrazo

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s