Irene Némirovsky, “Suite Francesa”

Hoy quiero hablaros de alguien muy, muy especial, Iréne Némirovsky. Sé que lo era, especial, digo, porque sé de su vida y, particularmente, porque la he leído. Nació en Kiev en 1903 y murió en Auschwitz en 1942. Hija de un adinerado judío, huyó de Rusia con su familia tras la revolución del 17 para establecerse en París. En 1929, después de que el editor Grasset, que recibió su manuscrito, publicara un anuncio para buscarla (ella no incluyó, por miedo al rechazo, su nombre en el sobre), se editó su primera novela “David Golder”. Éste fue el comienzo de la carrera de una de las escritoras de mayor prestigio de Francia. Hasta que el 13 de julio fue detenida por los gendarmes y enviada a Auschwizt, donde murió asesinada el 17 de agosto. Gracias a ella, sus dos hijas sobrevivieron escondidas.

La conocí leyendo “Suite francesa”, y quedé cautivada por su maestría literaria y su personalidad. Recomiendo esta novela por mil motivos, entre los que destaco:

• Es un relato en el que la autora, a pesar de narrar los crudos momentos de la ocupación alemana en Francia, huye de sentimentalismos y autocomplacencia.

• Nos da una visión muy realista de cómo fue la huida de los parisinos durante la invasión. No necesita hurgar en la herida para hacer sentir cada drama, cada escena. Irene no quiere hacernos llorar, quiere hacernos comprender. Pero…

• Nos muestra la relación alemanes-franceses con verosimilitud y honestidad. Imaginaos una mujer parisina cuyo marido está en el frente luchando contra los alemanes, enemigos acérrimos, conviviendo en su propio hogar con un joven militar alemán. ¿Qué sentiría? ¿Hasta dónde podría llegar su odio hacia el enemigo teniéndolo en su propia mesa?

• Está escrita con tal dinamismo y maestría que fluyes por sus 472 páginas casi sin respirar.

• Es la historia de sus últimos días, todo vivido en primera persona, lo que da un valor añadido a esta excelente obra.

• Es una obra literaria excepcional de una mujer excepcional.

He leído muchos libros, como la mayoría de vosotros, pero pocos de ellos los he releído y forman parte de mi memoria, Suite Francesa es uno de ellos. Os animo a ponerlo en la lista de los imprescindibles, creo que me lo agradeceréis.

Nota: este post está rescatado de mi anterior blog “Pienso, luego escribo”.

Hasta el próximo domingo, espero.

Anuncios

27 comments

  1. Muchas gracias Mercedes. Lo cierto es que no se si mi corazón está para recordar tanto dolor, últimamente ando demasiado sensible, pero cuando me reponga seguro que lo busco para leerlo. Beso.

  2. Mercedes, amiga, admirada escritora: muchas gracias por darnos esta valiosa información. Tiene que ser una novela muy bien escrita. La verdad es que no me gusta leer novelas sobre guerras, resistencias o revoluciones, porque me causan dolor y ya no quiero más reflexiones sobre las barbaridades que entrañan. Te creo cuando dices que merece la pena leer lo escrito por esa excelente escritora. Preguntaré a mis amigos si tienen algún ejemplar. No creo que lo tengan en la biblioteca de Torrelodones, pero preguntaré también allí. Un saludo muy cordial.

  3. He leído “El baile”, una novelita muy corta pero dura. Y “Suite francesa” has expresado muy bien lo que es esta obra. Como tú seguramente lo volveré a leer porque me enganchó de tal manera que no podía parar de leer, y ahora quiero disfrutar con su forma de escribir, aunque el tema es demasiado doloroso.

    Besitos

  4. Una recomendación para tener en cuenta.
    Releer a veces nos da una dimensión diferente de la obra, será porque nosotros mismos cambiamos con el tiempo, será que encontramos matices diferentes de cuando leimos la obra la primera vez porque era otro momento de nustra vida.
    Tragedia excelentemente descrita que, aunque fue obra inacabada, relata las situaciones, los enfrentamientos,la barbarie, las vilezas de los seres humanos.
    Un placer.

  5. Pués mira, te voy a hacer caso. Estoy acabando un libro en frances, por hacer los deberes de mi profa, pero que no me esta gustando demasiado. Me irá bien cambiar de
    aires. Deseo un libro que me enganche, porque, leyendo es cuando me siento mas feliz.
    Gracias, mercedes.Un beso.

  6. Me gusta leer a los que leen (tengo una enorme sonrisa ante los comentario de Mariluz y José Vicente).
    Te haré caso. Tan pronto como vaya a Ourense, hablaré con un amigo que me hace “recaditos”…

  7. Me sonaba el post, y creo que en el otro blog comenté que era una de mis lecturas pendidentes. Una más de mi extensa columna del debe… Bueno, pues sigo en el mismo punto. ¿En qué se nos va la vida? Sigo haciendo propósito de la enmienda :(

  8. Mercedes, yo no la conocía. Pero iré a por ella, a por su lectura, en cuánto acabe con lo que tengo entre manos. te agradezco el comentario que haces de su historia, de sus capacidades y desde el punto de vista que nos puede enganchar. Ese punto me vale. Así que escribo su título y lo buscaré. Un fuerte abrazo.

  9. Hola Mercedes,
    Disculpa mi ausencia veraniega :-) Yo tampoco la conocía pero pienso remediarlo y, si no tardo demasiado en ponerme con él, ya te daré mi opinión. Creo que coincidiremos. Muchas gracias por recomendárnosla y un fuerte abrazo

  10. Gracias, Mercedes. Sigues descubriéndome nuevas escritoras. Y sigo descubriendo que nuestros gustos se parecen (excepto Javier Marías, cuyo mañana en la batalla a mí me entusiasmó :)

  11. “Mi llegada a Francia después de la Gran Guerra me había convencido de que allí no existía el antisemistismo. Nosotros los extranjeros nos habíamos hecho de aquel país una idea muy elevada: era la tierra de la Revolución, de la libertad, de los derechos humanos”. “Nosotros, los laicos, que considerábamos el judaísmo una reliquia del pasado, pensábamos que, dejando a un lado a un puñado de extremistas, la Francia de las Luces a partir de ahora vería las cosas como nosotros. Jamás habríamos creído que pudiera traicionarnos”.

    Es una reseña que sin duda invita a leer este libro. No lo conocía por tanto, queda pendiente.

    un abrazo

  12. Gracias por la referencia, ahora estoy leyendo ‘La Montaña Mágica’ que la anoté desde tu blog porque leí una entrada tuya que hablaba de ella. Y me picó la curiosidad, pero he tenido que esperar a acabar otros libros que tenía pendientes. Y ya llegó el momento.

    Un beso.

  13. Debe de ser parecido al Diario de Ana Frank, las penalidades que debieron pasar en el campo de concentración. Debió de ser muy duro y hay que tener mucho coraje para relatar eso.

  14. No es una novela de guerra, que va, es una fértil y lucida observación sobre como afectan los cambios de la guerra a LOS PERSONAJES distintos y según su pasado, su manera de ser, y sus recursos materiales y humanos . Es un libro delicioso de sucesos, detalles, coincidencias, e incluso de como puede el enemigo oficial convertirse en un apuesto y educado ser , tan apartado de los estereotipos.

    Es un libro de personas que viven circunstancias que les pillan de sorpresa a las que tienen que responder . Y también la parte final , verdaderamente biográfica , son documentos aportados por sus herederas que encontraron el libro sin publicar hace picos años. Esas cartas y esas facturas, que no son exactamente literatura, y no están escritas por Nemirowsky , son quizás la parte mas dura y mas dolorosa. Y además sabemos que es verdad.
    Las dos cartas a sus hijas de tres o cuatro líneas pidiendo las gafas, son emocionantes. Allí están en el libro, haced caso a mi jefa y no os lo perdáis .

    Voy cogiendo carrerilla , eh?

    Un abrazo. A.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s