Delicioso por lo suave

Nunca me gustaron los platos fuertes, copiosos o muy especiados —que le eche tabasco a la pizza cuatro quesos es una de mis excentricidades, que para nada delata mi verdadero carácter—, prefiero una salsa bechamel sobre una alcachofa fresca y cocida en su punto, o un revuelto de verduras de la huerta, o un pescado salvaje horneado acompañado de un vino blando ligero, o unas patatas fritas con su huevo, ¡madre mía!, ¡qué suerte que sea un plato tan barato! Y creo que mis gustos culinarios no son más que un reflejo más de mi personalidad. Digiero mal las emociones fuertes. Igual me pasa con la literatura, me hiere la crueldad descrita hasta la saciedad, con la intención de hacerla tan visual que las páginas terminan rezumando sangre, o el recurso de utilizar palabras groseras constantemente, que te hacen tropezar una y otra vez por el texto, o esas escenas de sexo desprovistas del mínimo de sensualidad, en las que solo se busca ir un paso más allá, generalmente con recursos pedestres, del archidescrito ayuntamiento de los seres humanos. ¡Humanos!, no lo olvidemos, las historias que escribimos los “cuentistas”, salvo excepciones, están protagonizadas por humanos, con la carga de sentimientos que ello implica.Considero una carencia de recursos utilizar impactantes efectos para conseguir que nos atiendan. No hay más que poner la televisión para comprender lo que quiero decir: el afán de los directivos por impresionarnos para que no cambiemos de canal llena la programación de un sensacionalismo que agrede, y que finalmente consigue el efecto contrario al deseado, que debería ser comunicar. Entiendo que el peregrinar de nuestra especie debería estar encaminado a agudizar nuestra sensibilidad, hasta conseguir llegar a empatizar con nuestro prójimo con un solo gesto, no al contrario, que necesitemos ser sobresaltados hasta la saciedad para comprender. Por ello cuido mi paladar, para seguir disfrutando de lo delicioso por lo suave.

Hace unos días nuestra amiga María Jesús Paradela me envió un libro: “84, Charing Cross Road”, de Helene Hanff. “Te gustará”, me dijo. ¡Ya lo creo que me gustó! Este libro es ese plato delicioso del que os hablaba. A todos aquellos que todavía penséis que un libro es mucho más que un “recipiente” lleno de efectos sin ton ni son, os lo recomiendo encarecidamente. Os sorprenderá que todavía podáis ser sorprendidos sin necesidad de hechos sorprendentes (perdonadme la licencia de utilizar estas reiteraciones). La sensibilidad de la protagonista y autora, Helene Hanff, hacia los libros es “impactante”. Lo más grato de todo ha sido saber que alguien, a través de mis letras, ha sido capaz de conocerme hasta el punto de regalarme un libro convencida de que me identificaría con la autora; aunque no podía saber que, al igual que a Helene, “Orgullo y prejuicio” también me apasionó tanto que no paré hasta conseguir un ejemplar para poder releerlo a placer, ya que la primera lectura fue “prestada”. Una prueba más de que las personas se pueden comunicar y conocer con un puñado de palabras sin necesidad de que sean estridentes.

Gracias, María Jesús.

Hasta el domingo próximo, espero.

Anuncios

29 comments

  1. La violencia, el sexo, lo escabroso y demás lindezas que citas venden, tienen gancho comercial y vivimos en una sociedad donde todo se compra y se vende. Sé que lo sabes, Mercedes, aunque te fastidie, como a mí. Cierto que no me gustan los dulces muy golosos, los merengues y cosas por el estilo. Pero creo que en el término medio está la virtud.
    Besicos y buen domingo.

  2. Hola, Mercedes, no me conoces aunque soy muy conocida en este medio.
    Te voy leyendo y me agrada, te he conocido en otro blog amigo, te invito a conocer mi espacio.
    Soy nacida en Hospitalet del Llobregat y ahora resido en Calatayud para ayudar a 6 monjas mayores para que no se cierre otro monasterio.
    En mi blog encontrarás de todo un poco,por la diversidad de mis seguidores donde abundan escritores y poetas, pero también hallarás mis sencillas pero salidas del alma poesía, prosa etc.
    Te dejo mi ternura
    Sor.Cecilia

  3. Mercedes , dejaste un comentario en el blog colectivo de Perroflautas , el mío es el de Tiempo sin verte ; gracias por pasarte y también decirte que te leo , las dos participamos en los concursos de Paradela y sé que escribes muy bien.
    Un abrazo .

  4. Querida Mercedes. No he leído el libro; tuve la oportunidad de ver la película que resultó como dices, deliciosa. Anne Bancroft y Anthony Hopkins, dos genios del cine eran los protagonistas. En general los ingleses tratan este tipo de novelas con una sensibilidad encantadora. Tengo grabada la librería en mi retina. Por si alguien le apetece, me viene a la memoria “El afinador de pianos” otra obra exquisita de Daniel Manson, ediciones Salamandra.
    Besos suaves, claro.

  5. Con esta disertación literaria y culinaria en un tiempo, para seguir en tema, te puedo decir que se me ha hecho agua la boca, me tengo que poner a buscar el libro y leerlo, pues – reconociendo mi ignorancia – no lo conozco.
    Gracias por la sugerente presentación.
    Un abrazo ligero y sin aliño ;) pero con afecto.
    Leo

  6. Pues seguiré el consejo y buscaré el libro… (el tuyo espero recibirlo esta semana que entra -ya me avisaron). :)

    No sabes cuánto disfruto desde que entré por primera vez en “Paradela”, la buena onda me atrapó y el buen hacer de sus participantes me enseñan cada día algo nuevo. Como tú. Gracias por ello

    dos abrazos (o tres, tal vez)

  7. Bueno, pues mi ignorancia tan supina me permite confundir libros y películas. Habrá que hacerse con el libro.
    Yendo al primer tema de este artículo, soy de los que cree que el arte (y todavía la literatura es arte, ¿no?) tiene que ir hacia la sugerencia explicarlo todo siempre y con todo detalle podría ser más propio de otro tipo de texto. Es difícil encontrar el límite, esa frontera entre lo que resultando escabroso o duro, sin embargo puede ser necesario. El problema es que la sensibilidad que nos imbuyen -o intentan- con calzador tiene mucho que ver con lo que dices.
    Y sobre la segunda cuestión, decir que esto de los blog tiene estas cuestiones, y a veces se producen estas sintonías. No todo es bazofia y basura… en los blog tampoco, y estas casa es prueba de ello.

  8. En esto no coincidimos. Me gustan las comidas sabrosas aunque, ciertamente, dentro de unos límites. Por ejemplo, los spaghetti con ajo y guindillas me parecen una maravilla y son los que más me gustan. En general me gusta la comida del mediterráneo. Y el allioli debería ser patrimonio de la Humanidad.

    Claro que todo tiene un límite, tanto en la comida como en la bebida y en la lectura. Pero por lo que sé de ella, María Jesús es persona de fiar, en todos esos aspectos.

    Besos.

  9. Mercedes, me ha encantado esta superposición que has hecho de la comida y la lectura. Dos placeres de la vida que alimentan. Uno mediante el sentido del gusto, el otro mediante el de la vista. Y me encantó cómo enlazas ambos con un sentimiento tan viejo como humano y es el del acercamiento entre los seres humanos. Tan lleno de emociones y vivencias que, inevitablemete, te dejan un profundo sabor a poco. Y poco a poco nos has llevado y nos has llendo de sabores, de sensibilidades y de experiencias.También de vida, de mucha vida. Tan delicioso es tu post que me ha alimentado en esta tarde de domingo. Con lo que lleva de afecto y ternura a través de tus palabras dirigidas a un estupendo regalo de María Jesús. Tanto te llenó y te movió y que te dió pie a este delicioso plato. ¡Qué bueno cuando funciona otro sentido además de los cinco que más conocemos y que ponemos en práctica!.Gracias. Te sigo leyendo.

  10. Voy a seguir tu recomendación. Porque si eres capaz de hablar así sobre un libro, sobre los acontecimientos literarios a los que te somete el buen gusto, la buena mesa literaria, seguro que será un acierto. Serás un acierto. Como lo es leerte, saberte, buscar tus puntos y tus letras y hacerlo todo, todo lo tuyo, un poco mío.

    Quiero tu destreza, también aspiro a tu constancia, sobre todo a tus maneras y a tu reloj que marca, cada cierto tiempo, una nueva entrada. Siempre llegas en buena hora, nunca tarde, nunca temprano. Y llegar a ti es un viaje fascinante. Que hoy, ya ves, ha empezado en ti y acabará en el “84, Charing Cross Road”

    Muchas gracias, otra vez.

    Mario

  11. Delicioso menú el que nos has presentado. Como a tí me rechinan mucho los textos o los diálogos llenos de frases mal sonantos o de tacos, últimamente es algo demasiado de moda, y no le veo la necesidad por ningún lado.
    Sin embargo no me importan leer historias o ver películas que tengan un tema fuerte, de hecho uno de mis géneros favoritos es el terror, me encanta. Claro que yo no me dejo impresionar por cierto tipo de escenas.
    Siempre he dicho que me impresiona mucho más una dura historia social realista que cualquier película de terror por muy gore que sea.

    Un abrazo

  12. Estoy de acuerdo con José Vicente, leerte es todo un regalo y un deleite.
    Para contar ideas, sueños o fantasías no es necesario retorcer las palabras (aunque yo :) a veces lo hago), ni siquiera convulsionar las expresiones o los vocablos para lograr el efecto deseado: sería comparable a regusto que queda tras leer tus post. En esta forma tan delicada de tratar la amistad, la sencillez, la naturalidad, la cortesía… tú eres experta, algo así le sucede a MªJesús con sus post y también a MªLuz o a J. Vicente; en todo caso, me alegro por el regalo de tu amiga; no conocía el libro, queda apuntado para futuras y próximas lecturas.

    un abrazo y feliz semana.

  13. Comparto tu opinión. Apenas veo la televisión salvo para estar mínimamente informado y en ocasiones la ligereza con la que se muestran algunas imágenes o se muestra la realidad, siempre con aires sensacionalistas, provocan el rechazo. En entradas anteriores hablabas de hijos, así que les cedo la caja tonta para reírnos con los dibujos. Con la literatura también soy selectivo, aunque intento no abandonar nunca un libro pese que alguno me vence.

    Hasta el domingo próximo, confío.

  14. Bueno Mercedillas, la culinaria. Respecto de los manjares culinarios, cada unos tiene sus gustos, y l hace como le viene en gana. De lo demas no hay que dejarse impresionar por nada, yo tengo la sana constumbre de hacer simpre justo lo contrario de lo que me dicen y me va muy bien. Un beso del Curro. Por cierto que a mi Maria jesus también me ha regalado un libro, cosa que no hiciste túa, ala.

  15. Estoy totalmente de acuerdo contigo, Mercedes. Yo creo que basta leer un párrafo de cualquier novela para saber si lo ha escrito un hombre o una mujer. Buscaré esa novela, tu recomendación y la de María Jesús me parecen suficiente garantía. Y la tuya, que no quiero dejar de leer.

  16. Como la cocina suave hay lecturas para todos los gustos.
    Un poco de picante, sin pasarse, siempre es un condimento preciado.
    Comparto ese placer de lo sutil, sin aspavientos.
    Y me apunto ese libro ;-)
    Un beso.
    Gracias por todos tus comentarios.

  17. Gracias por tu amable comentario (no es un corta y pega … L. nos/me ha influido demasiado jajaja), pero es lo que siento al leer tu comentario.

    un abrazo
    :)

  18. “84 Charing Cross Road”, es un libro escrito hace 41 años que llega al alma, una muy buena elección para regalar.
    Dos soledades que se juntan para hablar de libros, son una buena compañia.

    ¡ey!, la salsa tabasco con chiles picantes es la excepción de su elección y su gusto, de suave no tiene nada.
    Un placer seguir este blog.

    1. ¡¡Ya tengo tu libro!! ¡¡ya lo tengo en mis manos!! … espero acabar de conocer a Josué este finde y me pondré en contacto contigo ¿está el mail en este blog?… bueno si acaso mi dirección si que está en mi perfil :)

      Tengo la sonrisa de orejo a orejo mientras escribo esto ¡qué ilusión por Dior!

      beso para ti, Mercedes

  19. En la literatura pienso igual que tú, no me gusta nada el realismo sucio. En las comidas reivindico mi origen norteafricano: me encantan las especias – bien dosificadas y bien mezcladas -. Tomo nota del libro, vi la película, pero no leí el texto que dio vida a tan interesante film. Saludos a Mª Jesús por su acierto. Muchos besos.

  20. Creo que voy empezando el buen camino, me anoto el libro y os doy las gracias a ti y a M. Jesus.

    Espero también que este sea mi renacimiento como comentarista, y luego lo ponemos en común.

    Un abrazo. A

  21. I like what you guys are usually up too. This kind of clever work and exposure! Keep up the amazing works guys I’ve added you guys to my blogroll. gafcbbcdcdgk

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s