El don de la imaginación

Según el dicho popular “Todo el mundo tiene un don”. Pero tal afirmación desvirtúa la palabra “don” en sí misma: si todo el mundo tienen un don, ¿qué tiene de particular tenerlo? Y esta pregunta me lleva a otras: ¿Acaso Mozart habría podido componer “La flauta mágica” de haber nacido en La Ciudad de la Alegría de Dominique Lapierre? ¿Y Alejando Magno?, ¿habría conquistado medio mundo de haber sido hijo de una de las doncellas de su madre? ¿Habría llegado Obama a presidente de los EEUU de haber crecido en uno de los poblados kenianos donde vive parte de su familia paterna? Deberíamos preguntarnos: ¿es posible que en dicho poblado alguno de sus primos esté más dotado que el mismo Obama para solucionar los graves problemas del mundo? Entonces, qué es el don sino el resultado de la excelencia y suerte de algunos concentradas en un solo individuo.

Pongamos el caso de un niño que nace con tres brazos perfectamente funcionales. ¿Es esto un hecho insólito o un don? Depende: si nace en una familia burguesa con posibles, en cuyo círculo un tercer brazo fuese considerado una aberración, se le amputaría sin lugar a dudas; en cambio, de ser hijo de un matrimonio circense, su mutación sería recibida como una gracia de valor incalculable para la supervivencia del grupo, el cual le ayudaría a potenciar habilidades únicas en su especie. Nadie pondría en duda que tener tres brazos es una gracia extraordinaria.

Todo lo anterior nos lleva a la conclusión de que tener un don no es más que el resultado del esfuerzo de otros. Es más, se puede adquirir un don incluso estando en desventaja con la mayoría. Tenemos numerosos ejemplos: músicos sordos, pintores con problemas de visión, o deportistas impedidos físicamente. Muchos de ellos ejemplos asombrosos en su profesión. Es indiscutible, no estaban dotados. De manera que, el único don que hace posible que un ser humano vaya a la cabeza con respecto a su especie es el de la imaginación: creer que lo aparentemente imposible puede ocurrir. Tal vez sea a este don al que se refiere el dicho popular “Todo el mundo tiene un don”. Aunque habría que hacer una puntualización: cambiar “un” por “el”, o sea, “Todo el mundo tiene el don”, el de la imaginación. Lo demás son ensayos reiterados de la naturaleza para la mera supervivencia de las especies. Y es el hombre, con su gracia común, el único ser vivo que demuestra ser capaz de superar las limitaciones que le impone su propio medio, haciendo posible hechos prodigiosos.

No es la imaginación el sexto sentido, es el sentido extraordinario del hombre; el don por excelencia. Cuyo desarrollo es directamente proporcional, como explicábamos con anterioridad, al amor recibido. Cuanto más generosos son con nosotros desde el principio de nuestra educación, más creemos en lo imposible; cuanto más amor recibimos, más imaginamos y, por lo tanto, más obviamos los límites de la realidad. Ésta es la gracia con la que todos nacemos.

Amemos a los niños, estimulemos su imaginación por el bien de todos.

Hasta la primera semana de Agosto, con la tercera entrega para el concurso de María Jesús Paradela, espero.

Anuncios

24 comments

  1. Hola Mercedes. Me gusta esta entrada porque nos hace reconsiderar muchas cuestiones que damos por hechas. Estoy de acuerdo contigo, peeero sin embargo, estoy lejos de creer que todo el mundo dispone de imaginación y fuerza necesaria para reconvertir-se o re-crearse. Aunque nos han enseñado que todos somos iguales……. más bien diría que parecidos con muuchísimas diferencias, injustas si, pero hay unas leyes que nos superan y para aplicarlas hay que tener un potente discernimiento y un duro corazón. Cosa harto difícil.
    Los afortunados que hemos nacidos bajo condiciones favorables quizás no lo seamos tanto a la hora de aplicar la necesidad del esfuerzo a nuestras acciones. Beso.

  2. Lo realmente cierto es que la imaginación nos juega muy buenas, y muy malas, pasadas. Gracias a ella anticipamos situaciones deseadas y nos pone en movimiento la voluntad. Lo terrible es cuando lo imaginado no se hace real a pesar de todo nuestro esfuerzo. Por eso conviene estar preparado para que no se concreten las ensoñaciones de nuestra imaginación.
    Imaginar es buenísimo y nos abre caminos insospechados. Pero creo que debemos ser conscientes, y transmitirlo a la infancia, que no todo depende de nosotros, que no todo es posible, porque así les evitaremos frustraciones futuras. Y que conste que, desde siempre, soy de las ilusas que creen que todo es posible.
    Una preciosa entrada, Mercedes.
    Besicos.

  3. Pues coincido con prácticamente todo lo que dices. Un don no es más que el resultado de muchos factores, pero el primordial desde luego es poseerlo. Después vendrá aprovecharlo y para ello hay que tener en cuenta una suma de factores más o menos elevada: entorno familiar, educación, trabajo (porque de este aspecto no has hablado: ¿cuántos seres humanos perfectamente dotados para algo, sin embargo no han alcanzado metas superiores por pura abulia?)
    Buena entrada para la reflexión, sí señora.
    Por cierto, feliz y merecido descanso estival.

  4. Desarrollar “el don” con el que todos nacemos depende del entorno de cada uno, es cierto. Por eso me apunto a potenciar las habilidades de nuestros niños… yo alucinaba cuando mi sobrino-nieto Jensen -con dos años y medio- usaba el iphone de su madre y sabía buscar las películas de Pocoyo y Lazy Town, pero ahora alucino con su hermano Oliver que -no cumple dos años hasta octubre- viéndolo hacer lo mismo. Es la generación de la tecnología…

    Magnífica reflexión

    un abrazo :)

  5. Me ha encantado tu reflexión, Mercedes. Un día, en el programa de Punset, hablaban precisamente de que la nueva educación, la que se adecuaba a las transformaciones constantes de nuestra era, debía consistir en estimular la creatividad y la imaginación de los niños, para que pudieran hacer frente a todos los retos que plantea el mundo en la actualidad.
    La nuestra fue una educación adecuada para una era industrial, pero ya está obsoleta.
    Creo sinceramente que nuestros hijos vivirán en un mundo mejor que el nuestro por mérito de ellos mismos.
    Un abrazo, Carmen.

  6. Entrada que hacer reflexionar, Mercedes, el hecho de nacer con un don y la posibilidad real de desarrollarlo dependen del ambiente en que se crece. Seguramente la cosa importante es hacer que los niños, vengan estimulados a usar imaginación por el bien de todos – como bien dices y sobre todo, que sean amados.
    Un abrazo fuerte.
    Leo

  7. Mercedes, interesante entrada. Pienso que todos nacemos con algún talento especial, la capacidad de éxito o de ser líderes dependerá si logramos reconocer nuestras habilidades y flaquezas.Si logramos desarrollar nuestra inteligencia emocional, reconoceremos de inmediato nuestras capacidades, y podremos ejercer liderazgo en el momento y lugar adecuados. Las personas que han logrado éxito, es porque han logrado visualizar su don y perfeccionarlo. Estoy segura que Obama sería un líder natural en Kenia o EE UU.
    Un beso.

  8. Es muy interesante lo que dices y es seguro que tu tienes una maravillosa imaginación que nos recreará en esa tercera entrega del concurso. Y es curioso que tu te refieres (creo ) a imaginación creadora ( o fantasía) e Isabel se refiere a sueños que ansía se conviertan en realidad.
    Yo creo que efectivamente todos tenemos un don, pero algunos lo descubrimos y potenciamos y otros no tienen esa suerte porque han carecido de posibilidades para verlo y desarrollarlo. Porque al don hay que dotarlo de esa fuerza interior que nos ayuda a luchar cada día .
    Tengo varios lemas, ya sabes, porque lo he dicho varias veces en mi blog: “querer es poder” es uno y el otro es ” lo hicieron porque no sabían que era imposible”.

    El don de la imaginación se desarrolla, pero no te quepa duda de que hay que nacer con él y, en su ámbito de fantasía, hay pocos dotados…

  9. Al nacer empezamos a mostrar ciertas habilidades (el don a que te refieres) que si son detectadas por el entorno familiar o educadores, deberían de potenciarse y perfeccionarse. No siempre es así.
    Cuando se es adulto cada uno sabe o ha de saber su destreza, pero ha de trabajarla para desarrollarla, tal vez motivado por la complacencia y el gusto sabiéndose conocedor de esa facilidad.
    La imaginación es para los privilegiados.
    Recibe mis saludos y hasta la próxima semana en la participación al C.Paradela.

  10. Mercedes,
    esta entrada me deja pensando. Además de la influencia innegable del amor y la motivación de nuestro entrono desde luego son necesarias ciertas características personales (puede que tus padres te animen indeciblemente a componer y tú, perezoso entre los perezosos, decidas que la posesión de un Ipod nano es suficiente para tus aspiraciones artísticas). Pero nunca había pensado en “el don” tal y como tú lo enfocas… Gracias por compartirlo y muchos besos

  11. Querida Mercedes: Estoy de acuerdo que la estimulación parenteral, de la que vendrá la autoestima, es fundamental, pero el don, el que sea, necesita de inteligencia emocional a raudales.Conocerse y sacar ese don es labor de cada uno, con la voluntad y esfuerzo consiguiente. Me ha gustado mucho tu reflexión.
    Besos imaginanta (palabro, que me acabo de inventar)

  12. El relativismo te persigue. ¡Qué digo! Ya te ha alcanzado, y quiere algo de ti.

    Una vez dijeron en ‘ER’ lo siguiente: “Tu don es el regalo que Dios te hace. Lo que haces con él es el regalo que tú le haces a Dios”.

    La verdá ej que un tercer brazo no estaría del todo mal. Trabajar en el circo, tampoco.

    Biquiños sin pintar.

  13. Coincido bastante contigo, yo también estoy convencido de que practicamente todos nacemos con algún don determinado, lo que ocurre es que no todos tenemos la capacidad y/o la oportunidad y los medios para desarrollarlo, algo fundamental.
    Una reflexión y una entrada muy interesante

    Un abrazo

  14. Muy grato leerte.
    De estar cercanas estariamos en una charla de tées o meriendas.
    Y sería más facil expresar , en lo personal, los sentires.
    Te dire que tienes el don de saber expresarte y llegar a otros a traves de….tus palabras.
    No todos lo pueden hacer.
    Asi hayan sido nacidos en hogares donde fueron amados y cuidados.
    Entre mi hermano y yo fuimos bendecidos con el pais y el hogar a donde nuestros ojos vieron la luz.
    Y sin tener el sexo como comentario, te dire que somos iguales pero…tambien diferentes.
    Por algo nacemos donde nacemos y, tenemos las viviencias .
    Lo que me hace pensar que….hay algo más.

    Gratisimo visitarte y compartir.

    Mis cariños van hacia tí.

  15. Es cierto: lo que expresa la mayoría de comentaristas y por supuesto, tus palabras. Tener la fortuna de nacer en un ambiente adecuado, con todas las necesidades básicas cubiertas (me temo que en Somalia tienen otras prioridades, lamentablemente), con una idea básica en la mente: atender el desarrollo de las máximas capacidades del niño, se puede desarrollar y favorecer la inteligencia y muy unida a ella, la imaginación. Creo (me puedes corregir si estoy equivocada) que inteligencia e imaginación van de la mano, de acuerdo que cada habilidad tiene sus propias características pero dependen una de otra para progresar. Con el don de la expresión (sea corporal, oral, mediante el dibujo…) un niño llegará a ser una persona imaginativa e incluso, resolutiva (entiendo que no tiene porqué ser igual, pero es un buen arma para desenvolverse). Espero no haber divagodo mucho… me gustan tus reflexiones.

    un abrazo

  16. Ya habíamos comentado es texto tu y yo y no acababa de pillaros la onda aunque si compartía contigo la idea de que el amor el estimulo cuidadoso y la aceptación en los primeros años de la vida, facilitabanucho la expresión y manifestación de las cualidades y capacidades que todos tenemos. Si no de dan circunstancias favorables , el desarrollo de las pitencialidades puede permanecer oculto o incluso crear problemas de comprensión en el medio.

    Cuando uno se mueve en la vulgaridad mas mediocre, puede llegar el momento en el que pregunte ¿Que es aquello en lo que soy bueno y que me gusta hacer? ¿ En que rincón profundo lo escondo o como podré diferenciaron de tantas visas a las que me dedico ?

    Busco una misión para seguir , pero he de ser cauta para encontrar , dentro y fuera de mi, aquello en lo que soy realmente buena, en lo que pueda aportar mis máximas capacidades para poner mi granito de arena, sin perderme en el laberinto de ofertas y de capacidades donde mas o menos salgo airosa .

    Sigo buscando y me voy acercando, en este camino de selección que también implica renuncia. A

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s