Normas básicas del novelista. 1ª La economía de la novela.

Hay una norma básica en esto de novelar que, según dicen los expertos en el tema, un buen escritor nunca debe olvidar: “Lo que puedas decir en dos palabras no lo digas con cuatro, y lo que tengas que decir con cuatro no lo digas en dos”. Y estoy de acuerdo; aunque, claro, habría que desarrollar un poco tal afirmación, para evitar malentendidos.

Pongamos un ejemplo:

Para explicar que Mario sintió sed a media noche y cuando entró en la cocina a beber agua se encontró a su esposa hablando por el móvil con su amante, el autor puede hacérselo saber al lector, básicamente, de tres maneras:

a)      De madrugada, se despertó sediento y se levantó aturdido a buscar un buen vaso de agua, siquiera se molestó en ponerse las zapatillas. Le pareció oír un susurro, que aumentaba a medida que se acercaba a la cocina. Antes de cruzar el umbral, se detuvo: María estaba hablando por su móvil. “No puedo marcharme a media noche de casa para meterme en tu cama, entiéndelo”. Fue lo único que se permitió escuchar antes de volver a su dormitorio, sin saciar su sed, para preparar la maleta.

b)      Tenía un el sueño inquieto, daba vueltas y vueltas entre las mantas, como si se hubiese acostado entre alfileres. De súbito, abrió los ojos y notó la lengua seca, pegada al paladar. Tenía una sed espantosa, no volvería a cenar fritos, y mucho menos diez minutos antes de acostarse. No tendría más remedio que levantarse a buscar agua. Miró el reloj para comprobar la hora; eran las tres de la madrugada. Cuando no dormía ocho horas sin interrupción, solía estar a medio gas al día siguiente, así que, fastidiado, se incorporó, se sentó en la cama y buscó a ciegas con los pies las zapatillas, pero desistió, debían estar bajo la cama. Ni siquiera advirtió que María no estaba a su lado… (no quiero aburriros, es fácil imaginarse que se necesitarían un par de páginas para acabar el escrito).

c)       A media noche se levantó a beber agua y se encontró a María hablando por el móvil con su amante. Cinco minutos después estaba haciendo la maleta.

Creo que está claro el texto correcto.

Es curioso cómo, incluso los autores consagrados, han caído en la tentación de no eliminar las páginas sobrantes antes de publicar. Hasta en mi “libro sagrado”, “La montaña mágica”, hay todo un capítulo —cuando Hans Castorp se pierde en la nieve— que el paciente lector no puede tragar ni con una garrafa de agua. O, para acercarnos más a nuestro tiempo, ¿no es cierto que en “Los pilares de la tierra” sobran al menos doscientas páginas centrales llenas de tecnicismos arquitectónicos que más parecen un tratado de arquitectura medieval? ¿Acaso la minuciosa descripción que nos hace Ken Follett de cómo se construye una catedral es una venganza contra el inocente leyendo por el tiempo que había dedicado a documentarse para saber de qué escribía? ¿Es que su ego no le permitió guardarse para sí los datos que no hacían más que aburrir al lector? Y yo, ¿es que en “La última vuelta del scaife” no podía haberme reservado todos los rituales de las tribus himbas? Eliminé bastante antes de publicar, pero ahora sé que no fue suficiente. Podríamos poner mil ejemplos, que con seguridad vosotros ya tenéis en la punta de la lengua.

Como todo arte, novelar tiene mucho de intuición, que, entre otras cosas, nos advierte qué falta y qué sobra en una obra.

Seguiremos hablando de las normas básicas para ser un buen novelista, ya está bien por hoy, que al final voy a romper la primera norma del buen bloguero.

Hasta el próximo domingo, espero.

Anuncios

28 comments

  1. Me parece la mar de interesante. Pero a nivel personal a partir de cierta edad se me desarrolló un problema en el proceso de lectura: me creció un enorme tumor de avidez de conocimientos y dejé de mostrar interés en leer descripciones de índole estético y circunstancial a modo de obra pictórica, para eso me prefería dirigirme directamente al sector plástico. Esto se aceleró al vivir durante 18 años con una pintora. Beso.

  2. CREO QUE EN ESO, COMO EN TODO, LO IMPORTANTE ES LA NECESIDAD, luego viene el trabajo artesano, pero lo fundamental es decir lo más exactamente y profundamente posible lo que queremos decir. Recuerdo muchas cosas que parecen superfluas en La Montaña Mágica, pero es quizá eso lo que le imprime ese carácter tan especial. Tampoco creo que le sobren cosas a tu novela en lo que se refiere al conocimiento de la tribu de la que proviene ese personaje tan noble. Un abrazo.

  3. En esto de las novelas, hay tantas opiniones como lectores y escritores.
    Existen lectores que sólo quieren hechos y les aburre cualquier descripción o disgresión. Y existen lectores que disfrutan de una buena prosa, con independencia de que lleve más o menos hechos.
    Lo mismo en el caso de los escritores: unos necesitan para explicarse varios folios y a otros les basta con un párrafo. Es cuestión de estilo, de cadencia de la obra en cuestión. Es admirable la agilidad narrativa, aunque detesto los “telegramas”. También es admirable el autor que nos lleva por meandros y sendas al margen del camino principal; nos da riqueza de visión. Sin disgresiones, ¿dónde estarían Laurence Sterne, Marcel Proust, James Joyce o el mismo Thomas Mann?
    En fin, querida amiga, que al final creo que es lo de siempre: si está bien escrito, nos llevan de la mano y nos internamos por donde haga falta. Porque, además, ni lo notaremos.

    Muy, pero que muy interesante la entrada.
    Un besazo.

  4. Grave problema ‘literario’ el que planteas. Y no sólo en el sentido en que lo planteas que, obviamente, ee el básico. Por usar el ejemplo que citas. Es evidente que, en apariencia, la segunda es la que más estorba al asunto… Pero, pregunto, ¿y si lo más importante es zambullirse en el corazón de Mario, conocer cómo llegó a esa decisión de hacer las maletas? Quiero decir que si el busilis de la historia es lo que acontece tras el descubrimiento de la infidelidad, evidentemtente sobra tanta explicación, pero si lo que importa es ese descubrimiento, ese dolor, esa puñalada, entonces habrá que entrar a saco.
    De todos modos, creo que no se puede generalizar. El lector de novelas busca que la historia fluya, que no se pierda por rincones que son sólo decorativos o ambientales; pero a veces es difícil que un escritor, cuando está abducido por su tarea, sea capaz de darse cuenta de esos errores.
    Por eso siempre son necesarios ojos ajenos al de uno mismo que sean capaces de ayudar a podar aquellas ramas que son excesivas, e incluso a extirpar las malas hierbas.

  5. Querida Mercedes. Ya sabes que disentimos un tanto en cuanto a escritores y novelas. Es evidente que lo que se puede decir con cuatro palabras, mejor sera que en ocho. Pero eso sólo me vale para textos limpios, claros, concisos para cualquiera que se acerque a la literatura y conste que esos escritores son fascinantes, por el esfuerzo de síntesis y de universalidad que persiguen. Pero yo estoy con Isabel, ¿dónde quedaría Proust?
    Cuando un escritor te engancha, todo vale, te lleve por donde te lleve, con una línea argumental consistente, todo vale. Es cuestión de estilo, es el lector quien decide si hace la obra suya al completo o elimina sin más. También, como apunta Amando, es útil la mirada de ojos ajenos por si realmente hay que podar. Hablo y hablo y tampoco sería capaz de escribir una novela ni en toda una vida. Así que sólo puedo felicitarte una vez más porque tú si lo haces y encima bien. Envidia te tengo… Besos siempre.

  6. Yo estoy en fase, primero de aprender a escribir, segundo de aprender a escribir con la economía de medios y palabras necesarias. No siempre es facil. Yo tiendo a enrollarme como las persianas, aunque algo he mejorado, jejeje.

    Me ha gfustado mucho y me ha parecido muy interesante, tanto tú exposición, como los comentarios que se han vertido. Si algún día me decido a escribir un libro (no se, no se), las tendré en cuenta.

    Un abrazo

  7. Puntualicemos, Mercedes… Todo depende del objetivo del texto.

    Intentaré explicarme: En el caso A todo se cuenta de forma amena y dando los detalles justos y necesarios para seguir el hilo de la historia… Perfecto.

    En el caso B el texto se centra en la vivencia personal del protagonista de forma íntima, como leyendo su pensamiento, haciéndolo más cercano… Ese también puede ser un recurso válido si se trata, no de contar una historia, sino de adentrar en la personalidad.

    Y en el caso C el mensaje es directo y se suele utilizar esta fórmula como encabezamiento de una historia que aún está por desentrañar… También es interesante a la hora de despertar el interés del Lector desde la primera página.

    O sea, que tienes razón… Pero no del todo.

    Y a “La Últiuma Vuelta del Scaife”, que yo sepa, ni le sobra ni le falta nada. Tus descripciones son amenas y no rompen el hilo de la historia (Que es a lo que vamos, si te he entendido bien), y de paso resulta informativo, interesante y más creíble.

    Siento ser tan crítico y desagradable ;)

    Un Beso de Alumno Bocazas, Maestra Mercedes.

  8. Querida amiga: Escribir una novela, para nada es empresa fácil.
    Hay que tener los personajes bien definidos y estructurados, y después pensar en el tema. Dejarse llevar por el argumento, y no al revés. Pienso de todos modos que no hay una sola opinión, que se ajuste correctamente para escribir una buena novela. Por ejemplo eh leído alguna cosa en plan mensaje, y lo he encontrado genial. En cambio se puede dar y se dá, que novelas que cuidan su tempo, su narrativa el mas mínimo detalle, y són unso verdaderos bodrios.
    estas de acuerdo comigo?. Ha sido un placer opinar sobre un asunto tan delicado. Saludos.

  9. Estoy contigo, Mercedes. (Independientemente de que me encante Saramago, por ejemplo, que se pierde maravillosamente en mil cosas trabajadas previamente). Creo que ese que propones es el camino del principio. Y, cuando se domina se puede uno permitir otros lujos.
    Desgraciadamente, muchos autores empiezan al revés y es ahí donde fracasan

  10. Querida Mercedes:
    Escribo poesía y de vez en cuando prosa. Una novela me resulta una Empresa gigantesca, y admiro a los que logran llegar a tal grado de independencia de la realidad. Mi opinión entonces se origina, desde el punto de vista del lector. Me gustan los textos claros, donde las palabras están al servicio de un argumento que me atrape. La extensión dependerá del autor y de lo que pretenda darnos a conocer; algunas veces complicados paisajes psicológicos, otras, atmósferas surrealistas. Lo importante es que tengan su estilo, no me importa el camino que elijan, yo busco donde me conducen… Creo amiga mía, que como en todo orden de cosas, el gusto dependerá de lo que busca el consumidor, de lo que necesitemos como producto.
    Un beso.

  11. Estoy totalmente de acuerdo contigo, Mercedes, las novelas deben de ser ágiles y no aburrir al lector con digresiones que aparten del hilo narrativo. Es fácil caer en la autocomplacencia literaria o en los entresijos psicológicos que convierten la obra en un auténtico peñazo… pero cada uno tiene su estilo y sus lectores. Tus consejos son muy actuales y oportunos, la novela decimonónica, los folletines, que parecen haber revivido con el negocio de los best-sellers ,que mueven las grandes editoriales, no son un ejemplo literario a seguir. Por eso aplaudo tu valentía al ser tan clara en lo que explicas. Te mando un fuerte abrazo.

  12. Te escribo mi opinión de lego, también en este asunto: la segunda opción está muy recargada, pero así es como disfruto de un novela jaja. No es que me gusten las novelas pomposas y algo barrocas, pero en la concreción de los detalles está la diferencia. También te escribo que no he sido capaz de comenzar ningún libro de K. Follet, solo las 1000 páginas (??) me frenan y desmotivan.
    Pero sin duda, supongo que escribir bien lleva consigo la sencillez, la claridad y la naturalidad y, tú cumples todos estos requisitos… yo aún tengo que aprender jaja.

    un abrazo

  13. Vamos a ver si lo he entendido bien: No hay que decir ni mucho ni poco sino todo lo contrario…o ni poco ni mucho ni mucho menos. Pero que se diga todo sin llegar a decir nada… Es decir yo digo :”¡Uf, que sed tengo!” y ya el lector que se imagine que su mujer está en el váter, o en la cocina (para el caso da lo mismo) poniéndole una cornamenta…
    …. jijiji le vuelvo loco….;P)
    Ahora estoy metiendo las tijeras de podar en lo mio y no veas la de forraje que estoy sacando. Ya falta menos
    Hoy estoy de holgazán en Murcia, preparando equipaje para Asturias.

    Un abrazo muy fuerte querida amiga

  14. No soy novelista, ni siquiera escritora…a lo sumo puedo considerarme bloguera…y estoy muy de acuerdo con lo que dices…las florituras a veces aburren al lector que se salta párrafos y párrafos de lectura pero aún así no pierde el hilo de lo que está leyendo…también me pasa a mi cuando escribo alguna historia o cuento para el blog, leo y releo lo que escribo y aunque no soy amante de la escritura sobrecargada, a veces me pasa que tengo que borrar cosas porque sobran o después de publicar me doy cuenta que podría haber agregado otras…escribir es un arte que siempre puede sufrir retoques….besooosss y gracias por estas enseñanzas.

  15. Querida amiga Mercedes para mi escribir poesía de corazón ,alma y sentimiento es fácil escribir un libro de novela para mi lo veo difícil.
    Aunque todo en esta vida es ponerse a ello y escribir es un arte.. .el arte de las palabras.

    Besos de luz y de color para ti de MA , mi apreciada amiga.y paisana.

  16. Hola!
    He estado un poco desconectada del cibermundo, por razones que tu ya conoces ;), y ahora me he puesto a dar un repaso de las últimas entradas. No he podido evitar pararme a comentar esta, puesto que me has dejado un poco desconcertada…. ¿Escribir novela no es un arte? ¿Parte de ese arte no es pararse a describir con detenimiento una escena, para hacer que el lector se sienta parte de la misma o que por un momento pueda imaginar o, incluso, sentir en si mismo, las emociones de los personajes? Para mí, sinceramente, la respuesta correcta no es la c.
    Espero que mi comentario no llegue demasiado tarde, porque necesito que me resuelvas este desconcierto.
    Un abrazo, con todo mi cariño :-).

  17. Creo que en el medio está la virtud.
    Los géneros literarios están muy bien definidos. Existen novelas, novelas cortas, relatos, relatos cortos e incluso microrelatos. Cada uno debe saber lo que desea, puede y sabe escribir y/o leer.
    Más arriba han aludido a Ken Follet: o bien lo leo tal cual, o me conformo y leo la solapa de la contraportada. Pero creo que no es el caso.
    La literatura es tan dúctil que cabe todo, para todos los gustos.
    Es mi modesta opinión.
    Un saludo

  18. Mas vale tarde que nunca y hoy por fin he podido recuperar este post que leí en su día pero que no comenté.

    Creo que no es fácil sintetizar en picas palabras y además darle al texto la profundidad que quisiéramos. Ese es un pico mi estilo en los relatos que publico y en ello me esfuerzo pero no hago lo mismo con lis comentarios en los que libremente me explayo y hasta me enrollo .

    Supongo que si un día acabo escribiendo ” la novela ” seré más prolija, sobre en las emociones de lis personajes.

    Resumiendo que cuando se trata de buena literatura, tanto da el estilo conciso o ampliado, si el autor lo hace bien y consigue su objetivo. Y viceversa si el autor es mediocre o malo.
    En los ” pilares de la tierra” me redultò sumamente interesante el proceso de construcción de la catedral, tanto que desde entonces veo las catedrales de otra manera. Y me encanta J Marías y Saramago ( a veces) y Sthendal, pero también Quevedo o Juan Ramón.

    Que la obra fluya y que no tengamos que adivinar algunas visas que no se cuentan. Si el escritor domina la materia ya encontrará la forma de comunicarnos lo que nos quiere decir.

    No se si le sobra algo a ” la vuelta del scaife” pero a mí me gusta así, y también Estela y su abuelo .

    Seguiría pero hoy ya me estoy pasando . Muchos besos y seguiremos hablando, de Á.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s