Sobre por qué escribo

Numerosas veces me han hecho esta pregunta: ¿Por qué escribo? Al principio, tal vez porque me cogía de sorpresa, contestaba un simple “porque me gusta”, que por otro lado no es ni mucho menos una tontería. Naturalmente, escribo porque me gusta. El problema surgía cuando el entrevistador era un inconformista y volvía a preguntar: ¿Y por qué te gusta? Ello me obligó a reflexionar, para poder dar en sucesivas ocasiones una respuesta que satisficiera mejor las curiosidades. Creo que ya lo sé. En mi caso, y es posible que muchos escritores se identifiquen conmigo, escribo básicamente por cobardía. Me explico: pertenezco a esa generación de mujeres a las que solo se le estaba permitido soñar, poner en práctica los sueños era cosa de heroínas, y yo no lo soy. Siempre fui una “buena” chica; pero con una imaginación que no cabía en el cielo.  Muy pronto descubrí aquello de que “el papel lo aguanta todo”, con la ayuda de la gran autora Enid Blyton, ¿os acordáis de las aventuras de los cinco? Naturalmente, me identificaba con Ana y su prima Jorge. La primera aventura de estos chicos cayó en mis manos el día que me operaron de las amígdalas, fue un regalo de mi padre por lo bien que me había portado en tan duro trance. Así fue como descubrí que la niña rebelde que vivía en mí podía realizarse. A partir de entonces fue un no parar: me escapé de casa, fui guerrera y princesa, luché contra las injusticias, me enamoré de quien quise —incluso de algún que otro canalla—, viajé a los polos y a los desiertos, tuve poderes… Todo desde mi cómodo escritorio, y, lo mejor de todo, ¡siguen pensando que soy una niña buena! No es cierto, en el fondo siempre fui muy intrépida y traviesa, pero soy una cobarde con suerte, con la suerte de que me gusta escribir.

Hasta el próximo domingo, espero.

Anuncios

23 comments

  1. Preciosa entrada. Esa es una pregunta que siempre me hice, aunque siempre supe que escribía de pequeña para no olvidar de mayor cómo sentían los niños. Yo creía que eso era escribir, en realidad eran los primeros pasos de una especie rara de filósofa. La apariencia, parecida a tu niña buena, el fondo….. bastante atormentado por las injusticias que percibía alrededor de su vida, y por supuestísimo, cobarde. Beso.

  2. Querida Mercedes: yo siempre respeto la finalidad que persigue el escritor al escribir. En tu caso creo que tienes una necesidad interior de hacerlo, te exiges escribir, reflejar tus pensamientos, comunicarlos a los posibles lectores. El haber sido una “niña buena” que no te permitía investigar ideas y buscar matices a tu expresión escrita, tiene poco que ver con esa sensación interior que te hace escribir y comunicar desde siempre, desde tu infancia. Los auténticos buenos escritores lo hacen sin ningún objetivo especial. Escriben y comunican. Y cuanto más escriben, más nacen las nuevas ideas y expresiones, más cultivan la palabra, mejor se comunican. Eso creo que haces. Sigue el camino que te has trazado. Por cierto, no importa que haya o no editores, lo importante es que el lector te haya encontrado. Siempre le tendrás atento a tus escritos. Un cordial saludo.

  3. Sí, también me he leído todos y cada uno de los libros de “Los cinco”. Obviamente mi personaje era Julián, porque el de mi hermano era Dick; pero nunca he sido como Jualián. Cuando empecé a leerlos con 10 años no estoy seguro de saber que quería escribir, pero antes de la mitad de la colección ya sabía que algún día escribiría. Pero por qué… Nunca lo he sabido, en el sentido racional de la expresión. Siempre lo he sentido. He sentido de un modo casi corporal esa necesidad, que llega a verdaderos extremos absurdos. Creo que puestos a buscar una ‘razón’ la única importante y determinante es que escribiendo entiendo un poco mejor el mundo, y, sobre todo, al ser humano, porque escribir me obliga a entrar en el interior de los corazones.
    Hermosa entrada, sí señora.

  4. Así como te viste identificada con Enid Blyton, yo me veo (salvando las distancias) identificada contigo. Porque sí, yo también pienso que el papel todo lo aguanta, aguanta muchísimo mas que nuestra propia imaginación, incluso, cuando escribiendo cae alguna lágrima el papel se arruga, pero aguanta.
    Es magnífico ser cobarde de la forma en que lo eres, porque sólo así y después de un trabajo bien hecho será tu valentía la que se escriba entre tapas.

    Besos princesa.

    Cita

  5. Me gusta mucho tu respuesta a esa recurrente pregunta que nos hacen a quienes escribimos. Fundamentalmente, si se escribe es porque gusta, cada uno desde sus distintas ópticas y vivencias. Es cierto que sobre el papel se puede vivir una doble vida, sembrada de historias que nunca viviríamos de otra manera. También leí Las Aventuras de los Cinco, pero mi primer libro fue una antigua edición de Las Mil y Una Noches, cuando mis abuelos no sabían que yo había aprendido a leer, en cuanto se dieron cuenta, ese maravilloso libro desapareció y me dieron La cabaña del tío Tom, con el que lloré muchísimo. Supongo que fue entonces cuando me di cuenta de lo fácil que era pasar de un mundo a otro, solamente había que cambiar de libro…
    Es precioso lo que dices de tu “cobardía”, pues en realidad es una gran valentía. Escribir con tu imaginación, con tu amena forma de contar historias y conseguir engancharnos a ellas y disfrutarlas a tope, es un verdadero don, que sabes acompañar con tu tesón y esfuerzo. Y ahí tienes, por ejemplo, La última vuelta del scaife, que se ha vendido en toda España. Y creo que tienes otro en capilla… y algunos más de los que ya nos contarás. Te mando un enorme abrazo.

  6. Hola Mercedes:
    Me gustó mucho tu reflexión; nunca lo había visto así. En mi caso, también tengo algo de niña buena, pero me tocaron demasiadas aventuras. Sólo espero poder parar para escribirlas todas aderezadas con una buena dosis de imaginación. Escribo porque, si no lo hiciera, el día de mi muerte pensaría que hice todo menos lo que en verdad debía hacer.

  7. Hace dias que entro en tu blog, y percibo una sensación de orden, que con otros blogs no siento. Hoy viendo tu fotografía he comprendido todo: tienes una sonrisa amplia, inteligente, y cautivadora. Amplia porque das cabida a todos los temas abordándolos desde las raices. Inteligente porque si no lo fueras no serias dueña dueña de un bloc tan bien estructurado, ejecutado, y porque si no lo fueras no escribirías de la manera que lo haces. Y cauativadora perque tú eres así, moderna, guapa y con muhco don de gentes.
    Jo también leí Los Cinco de Enid Blyton. eran los que le regalban a mi hijo, en sus primeros aniversarios. Si,me parece que tú y el debeis ser de una gneración muy igual. Yo vengo de Jurásico,(68) y esto tienes también sus ventajas e inconvenientes. Lo segundo, es que jo tengo un bírria de blog, y que se puede decir que ni siquiera sé como manejarlo. mis temas son fáciles personales y nada cultos. i por fín tiene las mismas ventanas que inconvenientes, Como no se, hacer funcionar mi blog, me lo perdonan por la edad, como también me perdonan…. Bueno, me perdonan todo. Que te puedo decir! Mira si són buenos los pocos que me siguen, que hasta me comprenden o me disculpan por mi cabezonería de publicar en catalan!!! Contestar lo hago siemptre en español.
    Por poco te cuento mi vida, y mis batallitas. Disculpa que me haya extendido tanto y recibe un buen apretón de manos y un abrazo.

  8. Muy buena respuesta, Mercedes, porque mira que es difícil saber el motivo por el cual alguien escribe. Pero tengo claro que lo esencial es porque gusta. En tu caso, si no te gustara, no lo harías y dejarías volar la imaginación sin necesidad de ver las palabras escritas. Porque las palabras nos llevan de la mano por caminos que desconocemos, nos los abren, nos cuentan otras perspectivas de la realidad, nos confortan como madres, nos asilan como casas. También, porque nos agrada trajinar con la lengua (malo al escritor que no le guste).
    ¿Sabes? Como tú, era una fan de Enid Blyton, en concreto de “Los cinco”. Desde que cayó en mis manos un libro de esta autora, quise leerlos todos, y así fue. Jorge era mi heroína particular.
    ¡Qué tiempos me has hecho recordar!
    Un grandísimo abrazo.

  9. Mi pregunta es otra…¿Por qué no escribo? Uff, difícil me lo pongo; a veces en algunas contestaciones a vuestras entradas (a la de los blogs amigos que sigo) he escrito verdaderos microrelatos…pero tadavía no he dado el paso de escribir algo por mi cuenta. Te admiro igual que a los Amando, Ángeles, Paloma, ARO…

    Un abrazo.

  10. Para ser Escritor no hay que ser Cobarde, sino Embustero-Convincente… ¿Acaso tú no nos cuentas Mentiras que están llenas de Verdades?

    Y, como Flamenco Rojo, yo me hago otra pregunta… ¿Por qué me gusta escribir y no lo hago?… Creo que es por Inseguridad Perezosa. Pero cuando la venzo y escribo, me convierto en un Mentiroso compulsivo incapaz de decir una sola mentira.

    Un Beso de Verdad, Mercedes.

  11. No me voy a hacer la pregunta.me basta con leer lo que nos cuentas, Mercedes. A veces es estupendo llegar tarde, porque observo que todos los que han comentado llevan su parte de razón. Salvo en una cosa, de cobarde nada, querida Una valiente es lo que eres y encima nos lo cuentas como si fuera fácil. Jsé y Flamenco, todo es empezar o seguir.
    Besos muy próximos ya.

  12. Sigue viviendo esas aventuras, Mercedes, sigue viéndolas y contàndolas, pues lo haces muy bien.
    Yo, más bien escribo para desahogarme de lo cotidiano, de esas cosas que veo y siento que, si no las escribo, me hacen explotar, aunque lleguen periodos como el que estoy atravesando donde las palabras se esconden y todo me da vueltas sin que logre escribir nada.
    Te mando un abrazo.
    Leo

  13. Hola Mercedes; yo siempre he tenido mi cabeza llena de ideas y me daban ganas de escribir; pero tambien es cierto que me percataba que habia que tener un mucho de formacion para poder plasmar en papel toda tu imaginacion y las cosas que necesitabas escribir.
    Te admiro y me gusta mucho todo lo que escribes, tambien es verdad que leyendo estoy aprendiendo mucho, reconozco que desde que empece con el blog y entrando a leer a todos mis amigos me encuentro mas…..no se como explicarme, pero soy algo mas feliz.
    Un beso Mercedes

  14. Pues yo creo que escribes por necesidad.
    Por necesidad de hablar de tus maravillosos mundos interiores, por tu necesidad de comunicar y por tu necesidad de, mientras escribes, vivirlos. Porque reconoce que muchas veces el escrito te lleva y no tu a él…y esa sensación es única.

  15. Aclarada la motivación que provoca recrear el intelecto para activar el teclado, sino la pluma, debo decir que es de los no muchos espacios que encuentro una forma sencilla de expresarse y de una calidad destacable, en contra de lo que muchas bitácoras ofrecen creyendo estar redescubriendo la literatura.
    Una vez realicé una disertación irónica al respecto que me permito enlazar: http://superehore.blogspot.com/2011/02/poema.html y que por supuesto no se ajusta al estilo de las línea que leo.
    Un abrazo, me quedo leyendo por aquí.

  16. Muchas gracias por tu gentil comentario, que me ha facilitado el conocer una persona tan interesante y vocacional como tú. Seguiré tu blog, por supuesto. Tu eres novelista, pero estoy seguro de que tienen mucho de poeta, aunque no lo manifiestes de forma directa.
    Un abrazo muy cordial desde Madrid.
    Antonio Porpetta.

  17. Muchas gracias por tu gentil comentario, que me ha facilitado el conocer una persona tan interesante y vocacional como tú. Seguiré tu blog, por supuesto. Tu eres novelista, pero estoy seguro de que tienes mucho de poeta, aunque no lo manifiestes de forma directa.
    Un abrazo muy cordial desde Madrid.
    Antonio Porpetta.

  18. Me siento totalmente identificada con tu escrito, aunque yo era más de Los hermanos Hollister (yo era Pam).También leí alguna vez a Los cinco y casi cualquier cosilla que caía en mis manos. Mi madre me decía que leía hasta los envoltorios de los chicles y ya podían llamarme cuando estaba inmersa en una lectura, que no me enteraba . Ahora escribo poemas… porque me gusta escribirlos, y porque quizá sea cobarde y no me atreva a vivir diciendo todo lo que en ellos muestro.
    Gracias por esta gran lección, tan sencilla pero tan especial. Un abrazo, tocaya.

  19. Una frase encontrada en “El libro de los abrazos ” de Eduardo Galeano: “¿Para qué escribe uno si no es para juntar sus pedazos?”
    Un pedazo de niña buena, otro de soñadora, otro de rebelde, otro de poeta, otro de aventurero… y así hasta el infinito… somos un puzzle infinito
    Ya entiendo el comentario que me dejaste sobre “Los cinco” ;) Experimenté lo mismo con “Las Mil y una noches”… y te repito mi comentario de entonces: los lectores de hoy y los escritores de hoy se fraguan en las lecturas-vivencias de su infancia.

    Un abrazo… puzzle ;)

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s